Suplementos alimenticios para el eccema atópico establecido en adultos y niños

El eccema es una enfermedad de la piel caracterizada por un sarpullido rojo que pica y que afecta a entre el 5% y el 20% de la población mundial. No tiene cura, aunque hay muchos tratamientos que pueden ayudar a mejorar la afección de la piel, haciéndola más llevadera. En las personas en las que estos tratamientos no funcionan bien o que temen los efectos a largo plazo, a menudo existe la creencia de que hay algo en su dieta, o algo que falta en su dieta, que hace empeorar el eccema.

Esta revisión consideró los siguientes suplementos alimenticios (productos que agregan principios activos a la dieta): aceite de pescado, zinc, selenio, vitamina D, vitamina E, piridoxina (vitamina B6), aceite de espino amarillo, aceite de semillas de cáñamo y aceite de girasol.

Existen tres suplementos alimenticios utilizados de manera frecuente (aceite de onagra, aceite de borraja y probióticos) que son el tema de otras revisiones Cochrane (Boehm 2003; Boyle 2008).

Se buscaron los ensayos que compararan los suplementos con placebo (simulación). Se incluyeron 11 ensayos controlados aleatorizados (596 participantes) cuando estuvo claro que los niños o los adultos que participaron presentaban eccema atópico. Al examinar los ensayos, los desenlaces principales buscados estuvieron relacionados con evidencia de una mejoría en los síntomas del eccema, como el picor o la pérdida del sueño, a corto plazo (es decir seis semanas). A más largo plazo, se buscó evidencia de una reducción en la necesidad de tratamiento para el eccema o una reducción del número de brotes. También se buscó evidencia de cualquier mejoría general en el eccema y en los síntomas individuales.

En general, no se encontró evidencia convincente de que la administración de suplementos mejorara el eccema en las personas afectadas. En general, los estudios fueron pequeños, con un número reducido de participantes y una calidad deficiente en cuanto a la forma en que se realizaron. Dos ensayos de aceite de pescado encontraron una mejoría leve en los participantes en cuanto al grado de picor y la calidad de vida. Sin embargo, estos ensayos tuvieron un escaso número de participantes, lo que significa que había pocas probabilidades de encontrar diferencias reales, de haber. Por este motivo, se necesitan ensayos más grandes antes de poder hacer alguna recomendación. No se encontró evidencia de efectos adversos (perjudiciales) en las personas que participaron en los ensayos. A veces se piensa que los suplementos pueden al menos no hacer daño; sin embargo, las altas dosis de vitamina D, por ejemplo, pueden causar graves problemas médicos, por lo que no se debe suponer la seguridad de los suplementos alimenticios. El costo de los suplementos también puede ser elevado.

Conclusiones de los autores: 

No existe evidencia convincente del efecto beneficioso de los suplementos alimenticios para el eccema, y actualmente no se pueden recomendar para el público o en la práctica clínica. Aunque se puede argumentar que al menos los suplementos no producen efectos perjudiciales, las dosis altas de vitamina D pueden dar lugar a problemas médicos graves, y el costo de los suplementos a largo plazo también puede ser elevado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchas personas con eccema atópico son reacias a utilizar los tratamientos más recomendados porque temen los efectos sobre la salud a largo plazo. Como resultado, muchas recurren a los suplementos alimenticios como un posible enfoque terapéutico, a menudo con la creencia de que "falta" algún ingrediente esencial en su dieta. Se han propuesto varios suplementos, pero no está claro si alguna de estas intervenciones es efectiva.

Objetivos: 

Evaluar los suplementos alimenticios para el tratamiento del eccema atópico establecido/dermatitis.

El aceite de onagra, el aceite de borraja y los probióticos se analizan en otras revisiones Cochrane.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta julio de 2010: el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, MEDLINE (desde 2005), EMBASE (desde 2007), PsycINFO (desde 1806), AMED (desde 1985), LILACS (desde 1982), ISI Web of Science, la base de datos GREAT (Global Resource of EczemA Trials) y las listas de referencias de los artículos. Se hicieron búsquedas en registros de ensayos en curso hasta abril de 2011.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) de suplementos alimenticios para el tratamiento de las personas con eccema atópico establecido/dermatitis.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores revisaron los títulos y los resúmenes, leyeron el texto completo de las publicaciones, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 estudios con un total de 596 participantes. Dos estudios evaluaron el aceite de pescado versus aceite de oliva o aceite de maíz placebo. En estudio individuales se analizaron los siguientes: sulfato de zinc oral en comparación con placebo, selenio versus selenio más vitamina E versus placebo, vitamina D versus placebo, vitamina D versus vitamina E versus vitaminas D y E juntas versus placebo, piridoxina versus placebo, aceite de semilla de espino amarillo versus aceite de pulpa de espino amarillo versus placebo, aceite de cáñamo versus placebo, aceite de girasol (ácido linoleico) versus aceite de pescado versus placebo y DHA versus control (ácidos grasos saturados del mismo valor energético). Dos estudios pequeños sobre el aceite de pescado indican la posibilidad de un efecto beneficioso moderado, aunque se exploraron muchos desenlaces. Es necesario obtener un resultado convincentemente positivo de un estudio mucho más grande con un protocolo registrado públicamente antes de poder influir en la práctica clínica.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save