Usos médicos de cannabis para la reducción de la morbilidad y mortalidad en pacientes con VIH/SIDA

El uso de cannabis (marihuana), su ingrediente activo o las formas sintéticas como el dronabinol se ha recomendado en pacientes con infección por VIH/SIDA, para mejorar el apetito, promover el aumento de peso y mejorar el estado de ánimo. El dronabinol se ha registrado para el tratamiento de la anorexia asociada con el SIDA en algunos países. Sin embargo, las pruebas de los efectos positivos en los pacientes con infección por VIH/SIDA son limitadas, y algunas de las existentes pueden estar sujetas a los efectos del sesgo. Los estudios realizados han incluido números pequeños de participantes y se han centrado en los efectos a corto plazo. Existe una falta de datos a más largo plazo, y de datos que muestren un beneficio en cuanto a la supervivencia. Actualmente no se dispone de datos suficientes para justificar cambios generales en el estado reglamentario actual del cannabis o los cannabinoides sintéticos.

Conclusiones de los autores: 

A pesar de que el dronabinol fue registrado al menos por algunas autoridades reguladoras de medicamentos para el tratamiento de la anorexia asociada con el SIDA, y algunas jurisdicciones permiten el uso "médico" de la marihuana por parte de los pacientes con infección por VIH/SIDA, existe una falta de pruebas de la eficacia y la seguridad del cannabis y los canabinoides en este contexto. Los estudios como los realizados han sido de corta duración, en números pequeños de pacientes y se han centrado en medidas de eficacia a corto plazo. Aún deben presentarse datos a largo plazo, que muestren un efecto sostenido sobre la morbilidad y la mortalidad relacionadas con el SIDA y la seguridad en los pacientes que reciben un tratamiento antirretroviral efectivo. No se conoce si las pruebas disponibles son suficientes para justificar una revisión general de la práctica reglamentaria de los medicamentos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El uso de cannabis (marihuana) o de su ingrediente psicoactivo delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) como una medicación ha sido sumamente controvertido en muchos ámbitos. Se ha afirmado que fumar o ingerir cannabis, ya sea en su forma natural o artificial (fármaco elaborado de forma farmacéutica como dronabinol), mejora el apetito en los pacientes con SIDA, da lugar a un aumento de peso y mejora el estado de ánimo, y por lo tanto mejora la calidad de vida.

Objetivos: 

Los objetivos de esta revisión fueron evaluar si el cannabis (en su forma natural o producido artificialmente), ya sea al fumarlo o ingerirlo, reduce la morbilidad o la mortalidad de los pacientes infectados por VIH.

Estrategia de búsqueda (: 

La estrategia de búsqueda se llevó a cabo hasta julio de 2012 y se basó en la del Grupo de Revisión Cochrane de VIH/SIDA (Cochrane HIV/AIDS Review Group). Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: CENTRAL/CCTR, MEDLINE y EMBASE. Además, cuando fue necesario, la búsqueda se realizó en revistas, listas de referencias de artículos y actas de congresos.

Criterios de selección: 

La revisión incluyó ensayos controlados aleatorios (ECA) de cualquier intervención con cannabis, en cualquier forma, y administrado por cualquier vía, en adultos con VIH o SIDA, en comparación con placebo o con un tratamiento efectivo conocido, y realizados en un hospital, un consultorio ambulatorio, o el contexto de la atención domiciliaria. También se incluyeron los estudios cuasialeatorios que utilizaron cualquier forma de cannabis como una intervención en pacientes con VIH o SIDA.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos de los estudios aptos fueron extraídos y codificados de forma independiente por dos investigadores, mediante un formulario estandarizado de extracción de datos. Los datos fueron analizados mediante RevMan 5.0. No se realizaron metanálisis.

Resultados principales: 

Un total de siete estudios relevantes se incluyeron en la revisión, informados en ocho publicaciones. Todos fueron estudios controlados aleatorios, de los cuales cuatro utilizaron un diseño de grupos paralelos, dos una asignación al azar en el mismo sujeto y dos un diseño cruzado. Todos los estudios fueron de duración bastante corta y variaron de 21 a 84 días. En sólo cuatro documentos (de hecho, tres estudios) la generación de la secuencia y la ocultación de la asignación se consideraron adecuadas. El uso de cannabis y canabinoides de acción rápida planteó retos considerables en cuanto al cegamiento, debido a que se espera que los efectos psicoactivos sean rápidamente discernibles en los participantes del estudio, en particular en los que anteriormente han consumido dichos productos. Se previó que el cegamiento del dronabinol sería más fácil. Los resultados medidos fueron variables, incluido el cambio en el peso, el cambio en la grasa corporal (medido como un porcentaje de peso corporal total), el cambio en el apetito (medido en una escala analógica visual), el cambio en la ingesta calórica (medido en Kcal/kg/24hr), el cambio en las náuseas y los vómitos (medido en una escala analógica visual), el cambio en el rendimiento (medido con la puntuación de rendimiento Karnofsky o pruebas específicas para la memoria y la destreza) y el cambio en el estado de ánimo (medido en una escala analógica visual). Las pruebas de los efectos considerables sobre la morbilidad y la mortalidad actualmente son limitadas. Los datos de sólo un estudio relativamente pequeño (n= 139; de los cuales sólo 88 fueron evaluables), realizado en el período anterior al acceso al tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARGA), mostró que los pacientes que recibieron dronabinol tuvieron el doble de probabilidades de ganar 2kg o más en el peso corporal (CR 2,09), aunque el intervalo de confianza para esta medida (IC del 95%: 0,72 - 6,06) incluyó la unidad. El aumento de peso medio en el grupo de dronabinol fue sólo de 0,1kg, comparado con una pérdida de 0,4kg en el grupo de placebo. Sin embargo, no fue posible evaluar la calidad de la generación de la secuencia y la ocultación de la asignación en este estudio, en el cual los participantes fueron asignados al azar por centro.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save