Recuento de los movimientos fetales para la evaluación del bienestar fetal

No hay suficiente evidencia sobre el recuento de los movimientos del feto en el útero para comprobar su bienestar.

Las madres suelen sentir a sus fetos moviéndose en sus vientres desde las 16 a las 20 semanas. Las actividades de los fetos en el útero pueden variar considerablemente, algunos son muy activos y otros no tanto. Una disminución en el patrón normal de movimientos del feto puede ser una señal de que está luchando por alguna razón y podría ser mejor para el feto nacer antes de tiempo. Por lo tanto, se ha indicado que si la madre cuenta los movimientos del feto cada día, y hay varias maneras de hacerlo, puede ser capaz de identificar una disminución en los patrones de movimiento normales del feto. Se ha indicado además que si la madre informa de ello a los cuidadores, éstos pueden hacer evidencia adicionales y se puede evitar que algunos fetos mueran antes de nacer. Sin embargo, a veces las pruebas del recuento de movimientos fetales pueden causar una ansiedad considerable a las mujeres y pueden no ser fáciles para algunas mujeres, especialmente cuando la madre está ocupada en el trabajo o cuida a otros niños pequeños, por lo que es importante evaluar si estas pruebas son útiles para identificar a los fetos con dificultades a tiempo para intervenir.

La revisión de los ensayos encontró cinco estudios, con 71 458 mujeres, que compararon dos métodos de recuento de movimientos fetales, el recuento de movimientos fetales versus el análisis hormonal y el recuento de movimientos fetales sistemático en comparación con la atención prenatal estándar, como lo definieron los autores de los ensayos. En los estudios que compararon el recuento sistemático de los movimientos fetales con el recuento mixto o indefinido, no hubo diferencias en cuanto al parto de mortinatos, la cesárea, el peso al nacer inferior al 10o percentil y el apego madre-recién nacido; hubo una reducción de la ansiedad de las mujeres en el grupo que contó movimientos fetales. Hubo una tendencia a más ingresos prenatales. Cuando se comparó el recuento de los movimientos fetales con el análisis hormonal, hubo menos visitas al hospital entre las mujeres que los contaban y menos recién nacidos en el grupo de análisis hormonal tuvieron puntuaciones de Apgar bajas, que evalúan el estado del recién nacido. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a las cesáreas realizadas y otros resultados. No se informó sobre la "muerte perinatal o morbilidad grave". Cuando se compararon diferentes tipos de métodos de recuento de los movimientos fetales (una vez al día en comparación con más de una vez al día), las mujeres se mostraron más conformes con el método de recuento de una vez al día, y citaron como una de las razones una menor interrupción de las actividades diarias; la incidencia de la cesárea no difirió y no se informaron muertes perinatales o enfermedades graves. El número y la calidad metodológica de los estudios no fueron suficientes para evaluar con precisión los mortinatos. Se recomienda la realización de ensayos adicionales, y sería muy importante evaluar la ansiedad y las opiniones de las mujeres, además de la capacidad del recuento para prevenir los partos de mortinatos.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión no proporciona evidencia suficiente para influir en la práctica. En particular, ningún ensayo comparó el recuento de los movimientos fetales con ningún recuento de los movimientos fetales. Solo dos estudios compararon los movimientos fetales sistemáticos con la atención prenatal estándar, como lo definieron los autores de los ensayos. La evidencia indirecta de un ECA grupal grande indicó que se identificaron más fetos con riesgo de muerte en el grupo de monitorización fetal sistemática, que no se tradujo en una reducción de la mortalidad perinatal. Se necesitan urgentemente estudios de investigación sólidos que comparen el recuento de movimientos fetales, particularmente sistemáticos, con el recuento de movimientos fetales selectivos, ya que es una práctica habitual introducir el recuento de movimientos fetales solo cuando ya se sospecha que hay un compromiso fetal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El recuento de movimientos fetales es un método por el cual una mujer cuantifica los movimientos que siente para evaluar el estado del feto. El propósito es tratar de reducir la mortalidad perinatal al alertar a los cuidadores de que el feto puede estar comprometido. Este método se puede utilizar de forma sistemática o solo en mujeres que se considera que tienen un mayor riesgo de complicaciones que afecten al feto. El recuento de los movimientos fetales puede permitir al médico implementar intervenciones apropiadas a tiempo para mejorar los resultados. Por otra parte, el recuento de los movimientos fetales puede causar una ansiedad innecesaria a las mujeres embarazadas, o provocar intervenciones innecesarias.

Objetivos: 

Evaluar los resultados del embarazo en los casos en los que el recuento de los movimientos fetales se realizó de forma sistemática, selectiva o no se hizo, y comparar los diferentes métodos de recuento de los movimientos fetales.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de mayo 2015) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ECA grupales en los que se evaluó el recuento de los movimientos fetales como método de monitorización del bienestar fetal.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad de los estudios, evaluaron la calidad metodológica de los estudios incluidos y extrajeron los datos de los estudios. Los efectos de las intervenciones se compararon mediante los riesgos relativos (RR) y se presentaron con los intervalos de confianza (IC) del 95%. La calidad de la evidencia de los resultados claves se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron cinco estudios (71 458 mujeres); 68 654 en un ECA grupal. Ninguno de estos cinco ensayos se evaluó como bajo riesgo de sesgo en los siete criterios de riesgo de sesgo. Todos los estudios incluidos, excepto uno (que incluyó mujeres de alto riesgo), incluyeron mujeres con embarazos sin complicaciones. Dos estudios compararon el recuento de movimientos fetales con la atención estándar, como lo definieron los autores de los ensayos. Dos estudios compararon dos tipos de recuento de movimientos fetales; el recuento de movimientos fetales una vez al día (recuento de Cardiff hasta diez), con métodos de recuento de movimientos fetales más de una vez al día. Un estudio comparó el recuento de movimientos fetales con la evaluación hormonal.

(1) Recuento de movimientos fetales sistemático versus recuento de movimientos fetales mixtos o indefinidos

Ningún estudio informó sobre el resultado primario "muerte perinatal o morbilidad grave". En un ECA grupal grande no hubo diferencias en cuanto a las tasas medias de mortinatos por grupo (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,23; IC del 95%: -0,61 a 1,07; participantes = 52 grupos; estudios = uno, evidencia de calidad baja). El otro estudio no informó muertes fetales. No hubo diferencias en la tasa de cesáreas entre los grupos (RR 0,93; IC del 95%: 0,60 a 1,44; participantes = 1076; estudios = uno, evidencia de calidad baja). La ansiedad materna se redujo significativamente con el recuento sistemático de los movimientos fetales (DME -0,22; IC del 95%: -0,35 a -0,10; participantes = 1013; estudios = uno, evidencia de calidad moderada). El apego materno-fetal no fue significativamente diferente (DME -0,02; IC del 95%: -0,15 a 0,11; participantes = 951; estudios = uno, evidencia de calidad baja). En un estudio se incrementó el ingreso prenatal después de informar una disminución de los movimientos fetales (RR 2,72; IC del 95%: 1,34 a 5,52; participantes = 123; estudios = uno). En otro hubo una tendencia a más ingresos prenatales por grupo en las participantes que realizaron el recuento que en el grupo control (DME 0,38; IC del 95%: -0,17 a 0,93; participantes = 52 grupos; estudios = uno, evidencia de calidad baja). El peso al nacer inferior al 10o percentil no fue significativamente diferente entre los grupos (RR 0,98; IC del 95%: 0,66 a 1,44; participantes = 1073; estudios = uno, evidencia de calidad baja). La evidencia fue de calidad baja debido a la imprecisión de los resultados y a la preocupación de que el riesgo de sesgo fue incierto.

(2) Recuento formal de movimientos fetales (método de Cardiff modificado) versus análisis hormonal

No hubo diferencias entre los grupos en cuanto a la incidencia de cesárea (RR 1,18; IC del 95%: 0,83 a 1,69; participantes = 1191; estudios = uno). Las mujeres del grupo de recuento formal de movimientos fetales tuvieron significativamente menos visitas al hospital que las asignadas al azar a análisis hormonal (RR 0,26; IC del 95%: 0,20 a 0,35), mientras que hubo menos puntuaciones de Apgar menores de 7 a los cinco minutos para las mujeres asignadas al azar a análisis hormonal (RR 1,72; IC del 95%: 1,01 a 2,93). Ningún otro resultado mostró diferencias estadísticamente significativas. No se informó sobre la "muerte perinatal o morbilidad grave".

3) Recuento formal de los movimientos fetales una vez al día (recuento hasta diez) versus método formal de recuento de movimientos fetales en el que el recuento se hizo más de una vez al día (después de las comidas)

La incidencia de cesárea no difirió entre los grupos de esta comparación (RR 2,33; IC del 95%: 0,61 a 8,99; participantes = 1400; estudios = uno). No se informó sobre la muerte perinatal o la morbilidad grave. Las mujeres cumplieron más con el método de recuento hasta diez que con otros métodos de recuento de movimientos fetales, y citaron como una de las razones una menor interrupción de las actividades diarias (RR para el incumplimiento 0,25; IC del 95%: 0,19 a 0,32).

Con excepción de un ECA grupal, los estudios incluidos fueron pequeños y utilizaron diferentes comparaciones, lo que dificulta la medición de los resultados mediante un metanálisis. La naturaleza de la intervención medida tampoco permitió cegar a los participantes y a los médicos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save