Vacunación contra la hepatitis B durante el embarazo para la prevención de la infección en lactantes

No hay evidencia suficiente para evaluar si la administración de la vacuna neumocócica durante el embarazo puede prevenir las infecciones infantiles.

Aunque la incidencia de la enfermedad neumocócica invasiva es variable en todo el mundo, la tasa de enfermedad grave o muerte es alta en los niños que desarrollan esta infección. El organismo Streptococcus pneumoniae (neumococo) coloniza las vías respiratorias superiores y puede causar bacteriemia, meningitis, neumonía y otras infecciones de las vías respiratorias inferiores, así como infecciones de las vías respiratorias superiores, incluidas la otitis media y la sinusitis. Los programas de vacunación de los recién nacidos con tres dosis primarias, con una dosis de refuerzo, podrían reducir el impacto de la enfermedad neumocócica en los niños inmunizados, pero estas vacunas no tienen un efecto protector en los lactantes menores de tres meses de edad. La inmunización antineumocócica materna durante el embarazo puede ser una forma de prevenir la enfermedad neumocócica durante los primeros meses de vida del lactante. Se incluyeron siete ensayos controlados aleatorizados. En total 919 mujeres embarazadas participaron en los seis ensayos controlados aleatorizados que aportaron datos a esta revisión. Los ensayos compararon la vacuna neumocócica polisacárida de 23 valencias con una vacuna control. Todas las mujeres recibieron una única inyección de vacuna neumocócica o control (cuando se utilizó). La edad gestacional media de las mujeres en el momento de la inmunización fue entre 27 y 38 semanas, según lo declarado. Solo dos ensayos con 241 embarazos informaron sobre infecciones neonatales. Esta información no fue suficiente para determinar si la vacunación antineumocócica durante el embarazo dio lugar a menos infecciones infantiles. Dos ensayos con 146 embarazos informaron sobre la carga nasal de neumococos en los lactantes (colonización neumocócica), que no fue evidencia suficiente para mostrar un efecto sobre la reducción de la colonización a los dos o tres meses de edad o a los seis o siete meses de edad. Los ensayos incluidos fueron de calidad razonable. No hubo diferencias entre la vacuna neumocócica y la vacuna control para la sensibilidad en el lugar de la inyección. No se informaron eventos adversos en los ensayos.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente para evaluar si la vacunación antineumocócica durante el embarazo podría reducir las infecciones infantiles.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aproximadamente 450 000 niños en todo el mundo mueren de infecciones neumocócicas cada año. El desarrollo de resistencia bacteriana a los antimicrobianos aumenta la dificultad del tratamiento de las enfermedades y pone de relieve la necesidad de un enfoque preventivo. Los esquemas de vacunación de los recién nacidos podrían reducir considerablemente el impacto de las enfermedades neumocócicas en los niños inmunizados, pero no tienen efecto en la morbilidad y la mortalidad de los niños menores de tres meses de edad. La vacunación antineumocócica durante el embarazo puede ser una forma de prevenir la enfermedad neumocócica durante los primeros meses de vida, antes de que la vacuna antineumocócica administrada al lactante comience a producir protección.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de la vacunación antineumocócica durante el embarazo para prevenir la infección infantil.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de julio 2014) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados en mujeres embarazadas que compararon la vacuna neumocócica con placebo o ninguna intervención, o con otra vacuna para prevenir infecciones infantiles.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos, pero solo seis (919 participantes) proporcionaron datos. No hubo evidencia de que la vacunación antineumocócica durante el embarazo redujera el riesgo de infección neonatal (riesgo relativo [RR] 0,66; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,30 a 1,46; dos ensayos, 241 embarazos, evidencia de calidad baja). Aunque los datos indican un efecto sobre la reducción de la colonización neumocócica en los lactantes a los 16 meses de edad (RR promedio 0,33; IC del 95%: 0,11 a 0,98; un ensayo, 56 embarazos), no hubo evidencia de este efecto en los lactantes a los dos o tres meses de edad (RR promedio 1,13; IC del 95%: 0,46 a 2,78; dos ensayos, 146 embarazos, evidencia de calidad baja), ni a los seis o siete meses de edad (RR promedio 0,67; IC del 95%: 0,22 a 2,08; dos ensayos, 148 embarazos, evidencia de calidad baja). Ninguno de los ensayos incluidos en esta revisión informó de muertes neonatales como resultado de una infección neumocócica.

Los niveles de anticuerpos neonatales se informaron como media geométrica e IC del 95%. Los resultados no fueron consistentes entre los estudios. Dos estudios mostraron niveles de inmunoglobulina G (IgG) significativamente más altos en la sangre del cordón umbilical en el grupo de la vacuna neumocócica para todos los serotipos, en comparación con el grupo control. En cambio, otro ensayo no mostró diferencias en los niveles de anticuerpos neonatales entre el grupo de vacuna neumocócica y el grupo control.

Los niveles de anticuerpos maternos también se informaron como media geométrica e IC del 95%. Un estudio mostró niveles de IgG significativamente más altos en el suero materno en mujeres inmunizadas con la vacuna neumocócica, en comparación con la vacuna control, independientemente de cualquier serotipo. Otro estudio mostró niveles de anticuerpos maternos significativamente más altos solo para el serotipo 14, pero no hay evidencia de un efecto para otros serotipos.

El porcentaje de mujeres con seroprotección se midió en un ensayo en el momento del parto y a los 12 meses posteriores al mismo. En el momento del parto, los resultados favorecieron al grupo de intervención para el serotipo 6 (RR 1,49; IC del 95%: 1,31 a 1,69), el serotipo 14 (RR 1,40; IC del 95%: 1,25 a 1,56) y el serotipo 19 (RR 2,29; IC del 95%: 1,89 a 2,76). No se observaron diferencias entre los grupos a los 12 meses posteriores al parto para los serotipos 6 ó 14 (RR 1,06, IC del 95%: 1,00 a 1,12 y RR 1,06, IC del 95%: 0,98 a 1,15, respectivamente), pero los resultados favorecieron al grupo de intervención para el serotipo 19 (RR 1,59, IC del 95%: 1,37 a 1,85).

No hay diferencias significativas en cuanto a la sensibilidad en el lugar de la inyección entre las mujeres que recibieron la vacuna neumocócica y las que recibieron la vacuna control (RR promedio 3,20; IC del 95%: 0,32 a 31,54; dos ensayos, 130 mujeres).

La calidad general de la evidencia es baja para los resultados primarios. La mayoría de los resultados tuvieron intervalos de confianza amplios que cruzaron la línea de ningún efecto, y la mayoría de los ensayos incluidos tuvieron un número pequeño de participantes y pocos eventos. lo que dio lugar a que la calidad de la evidencia se disminuyera debido a la imprecisión de los hallazgos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save