Intervenciones no legislativas para la promoción del uso de casco para ciclistas por los niños

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Muchos niños sufren traumatismos craneoencefálicos mientras andan en bicicleta. Esta revisión se centró en estimular a los niños a que usen casco, a diferencia de obligarlos a usarlos por medio de leyes. Los revisores querían determinar qué tipo de programas de promoción del uso de casco funcionan mejor, en particular con niños de familias pobres, que tienen menor probabilidad de tener casco. Se hallaron 29 programas de promoción del uso de casco que habían sido estudiados. Los programas diferían ampliamente con respecto al lugar en que se realizaron, la edad de los niños, los métodos del programa, etc. Los resultados también fueron muy diversos pero, en términos generales, 11 estudios encontraron que fue más probable observar a los niños usando casco después de un programa que en el caso de otros niños. Todavía se necesita más investigación, pero parece probable que los mejores programas sean los comunitarios e incluyan educación y provisión de cascos gratuitos. También parece ser efectiva la promoción de casco en las escuelas. La promoción del casco parece ser más efectiva en el caso de los niños más pequeños (de 12 años o menos) que en el de los niños mayores y los jóvenes. Los estudios examinados no consideraron el impacto de los programas de promoción del uso de casco sobre las tasas de lesiones, ni evaluaron si los programas tuvieron efectos negativos como la disminución del ciclismo. La mayoría de los estudios se realizaron en países de ingresos altos y no se exploró el efecto adicional de la promoción del casco más allá de la legislación existente. Se requiere más investigación para establecer si la provisión de cascos subsidiados es igual de efectiva que la provisión de cascos gratuitos y si los programas realizados en ámbitos de asistencia sanitaria son igual de efectivos que los realizados en las escuelas o las comunidades. Deben desarrollarse y probarse otros programas (p.ej. los que incluyen educadores pares, los destinados a desarrollar conductas seguras, incluida la capacidad de tomar decisiones y de resistir la presión de los compañeros, o a mejorar la autoestima o la autoeficacia), en particular para los jóvenes de 11 a 18 años de edad. El efecto de los programas de promoción del casco en los países que cuentan con legislación sobre cascos para ciclistas y en los países de ingresos medios y bajos también requiere investigación.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones no legislativas parecen ser efectivas para incrementar el uso observado de casco, en particular las intervenciones comunitarias y las que proporcionan cascos gratuitos. Las intervenciones escolares parecen ser efectivas pero posiblemente menos que las intervenciones comunitarias. Las intervenciones que incluyen sólo educación son menos efectivas que las que proporcionan cascos gratuitos. En la actualidad, no hay pruebas suficientes para recomendar la provisión de cascos subsidiados. Las intervenciones pueden ser más efectivas si se proporcionan a niños más pequeños en lugar de niños mayores. Hay evidencia de que las intervenciones ofrecidas en ámbitos de asistencia sanitaria pueden aumentar el uso autonotificado de casco.

Se requieren más estudios de alta calidad para investigar si las intervenciones no legislativas incrementan el uso de casco y, en particular, el efecto de proporcionar cascos subsidiados en comparación con cascos gratuitos, y de realizar intervenciones en el ámbito de la asistencia sanitaria en comparación con las escuelas o las comunidades. Deben desarrollarse y probarse otras intervenciones (p.ej. las que incluyen educadores pares, las destinadas a desarrollar conductas seguras, incluida la capacidad de tomar decisiones y de resistir la presión de los compañeros, o las intervenciones destinadas a mejorar la autoestima o la autoeficacia), en particular para los jóvenes de 11 a 18 años de edad. El efecto de las intervenciones en los países que cuentan con legislación sobre el uso de casco en ciclistas y en los países de ingresos medios y bajos también requiere investigación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cascos reducen los traumatismos craneoencefálicos relacionados con el ciclismo, en particular en los choques con un solo vehículo y los choques en los cuales la cabeza golpea contra el suelo. Se procuró identificar las intervenciones no legislativas para promover el uso de casco en los niños, de manera que las campañas futuras puedan estar diseñadas sobre una base de pruebas firmes.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones no legislativas en el aumento del uso de cascos para ciclistas entre los niños; identificar las posibles razones de las diferencias en la efectividad de las intervenciones; evaluar la efectividad en lo que se refiere al grupo social; identificar las consecuencias adversas de las intervenciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Lesiones (Cochrane Injuries Group); el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL); MEDLINE; EMBASE; PsycINFO (Ovid); PsycEXTRA (Ovid); CINAHL (EBSCO); ISI Web of Science: Science Citation Index Expanded (SCI-EXPANDED); Social Sciences Citation Index (SSCI); Conference Proceedings Citation Index-Science (CPCI-S); y en PubMed desde su inicio hasta abril 2009; TRANSPORT hasta 2007; y búsquedas manuales en otras fuentes de datos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados con asignación aleatoria (ECAs) y los estudios controlados tipo antes y después (ECADs) Los estudios incluyeron participantes de cero a 18 años, describieron intervenciones para el uso de cascos que no requerían la promulgación de leyes e informaron el uso observado de casco, la propiedad autonotificada de casco o el uso autonotificado de casco.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión independientes seleccionaron los estudios para la inclusión y extrajeron los datos. Se emplearon modelos de efectos aleatorios para calcular los odds ratios (OR) agrupados (con intervalo de confianza [IC] del 95%). Se investigó la heterogeneidad mediante análisis de subgrupos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 29 estudios en la revisión, de los cuales 21 fueron incluidos en al menos un metanálisis. Las intervenciones no legislativas aumentaron el uso observado de casco (11 estudios: OR 2,08; IC del 95%: 1,29 a 3,34). El efecto fue más marcado entre las intervenciones comunitarias (cuatro estudios: OR 4,30; 95%: 2,24 a 8,25) y en las que proporcionaron cascos gratuitos (dos estudios: OR 4,35; IC del 95%: 2,13 a 8,89). También se encontraron efectos significativos entre las intervenciones escolares (ocho estudios: OR 1,73; IC del 95%: 1,03 a 2,91), en las cuales se halló un efecto más pequeño en el caso de las intervenciones que sólo proporcionaron educación (tres estudios: OR 1,43; IC del 95%: 1,09 a 1,88). No se encontraron efectos significativos entre las intervenciones que proporcionaron cascos subsidiados (siete estudios: OR 2,02; IC del 95%: 0,98 a 4,17). Las intervenciones destinadas a niños más pequeños (menores de 12 años) pueden ser más efectivas (cinco estudios: OR 2,50; IC del 95%: 1,17 a 5,37) que las destinadas a niños de todas las edades (cinco estudios: OR 1,83; IC del 95%: 0,98 a 3,42).

Las intervenciones que proporcionaron cascos gratuitos sólo fueron efectivas para aumentar la propiedad autonotificada de casco (tres estudios: OR 11,63; IC del 95%: 2,14 a 63,16).

Las intervenciones fueron efectivas para aumentar el uso autonotificado de casco (nueve estudios: OR 3,27; IC del 95%: 1,56 a 6,87), incluidas las intervenciones realizadas en escuelas (seis estudios: OR 4,21; IC del 95%: 1,06 a 16,74), las que proporcionaron cascos gratuitos (tres estudios: OR 7,27; IC del 95%: 1,28 a 41,44), las que proporcionaron sólo educación (siete estudios: OR 1,93; IC del 95%: 1,03 a 3,63) y las realizadas en ámbitos de asistencia sanitaria (dos estudios: OR 2,78; IC del 95%: 1,38 a 5,61). 

Share/Save