Suplementación con vitamina E para la prevención de la morbilidad y la mortalidad en recién nacidos prematuros

La administración de vitamina E adicional a recién nacidos prematuros puede brindar algunos beneficios, pero aumenta el riesgo de infecciones potencialmente mortales.

Los recién nacidos prematuros (nacidos antes de las 37 semanas) pueden desarrollar un rango de complicaciones debido a la inmadurez de sus órganos. La vitamina E puede ayudar a prevenir o limitar algunos de estos problemas, pero también puede tener efectos perjudiciales. La leche materna de una mujer que ha tenido un parto prematuro tiene niveles de vitamina E más elevados que lo normal. A los recién nacidos prematuros se les puede administrar vitamina E adicional en gotas, en leche de fórmula enriquecida con vitamina E, en líquidos intravenosos o mediante inyecciones intramusculares. Sin embargo, esta revisión de estudios de suplementación con vitamina E encontró que aunque la vitamina E adicional disminuye las probabilidades de desarrollar algunas complicaciones (incluso la enfermedad de la retina), aumenta el riesgo de infección potencialmente mortal. El riesgo de hemorragia cerebral aumenta con la administración intravenosa de vitamina E adicional pero disminuye con otras vías de administración.

Conclusiones de los autores: 

La suplementación con vitamina E en recién nacidos prematuros redujo el riesgo de hemorragia intracraneal pero aumentó el riesgo de sepsis. En los lactantes de muy bajo peso al nacer la suplementación con vitamina E aumentó el riesgo de sepsis y redujo el riesgo de ceguera y retinopatía severa entre aquellos examinados. Las pruebas no apoyan el uso sistemático de la suplementación con vitamina E por vía intravenosa en dosis altas, o dirigido a niveles de tocoferol séricos mayores a 3,5 mg/dl.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha propuesto el tratamiento de lactantes de muy bajo peso al nacer (MBPN) con dosis farmacológicas de vitamina E como agente antioxidante para prevenir o limitar la retinopatía del prematuro, la hemorragia intracraneal, la anemia hemolítica y la enfermedad pulmonar crónica. Sin embargo, las dosis excesivas de vitamina E pueden provocar efectos secundarios.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión sistemática fue evaluar los efectos de la suplementación con vitamina E sobre la morbilidad y la mortalidad en los recién nacidos prematuros.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE (octubre de 2002), EMBASE (marzo de 2002), el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (CCTR) de la Cochrane Library, 2003, Número 1 y en archivos personales de ensayos clínicos que evaluaron la vitamina E en recién nacidos prematuros.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos que analizaron los resultados primarios (mortalidad o morbilidad a largo plazo combinada) o los resultados secundarios (otra morbilidad) en lactantes con edad gestacional menor de 37 semanas o con peso al nacer inferior a 2500 gramos. La intervención fue la asignación a la suplementación sistemática con vitamina E en el grupo de tratamiento versus placebo, ningún tratamiento o de otro tipo, dosis o vía de administración de vitamina E.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar de la Colaboración Cochrane y del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group).

Resultados principales

Veintiséis ensayos clínicos aleatorios cumplieron con los criterios de inclusión. Ningún estudio evaluó la morbilidad combinada a largo plazo. La suplementación sistemática con vitamina E aumentó significativamente la concentración de hemoglobina en una cantidad pequeña. La vitamina E redujo significativamente el riesgo de hemorragia intraventricular/de la matriz germinal y aumentó el riesgo de sepsis; sin embargo, la heterogeneidad limita la firmeza de estas dos últimas conclusiones. La vitamina E no afectó significativamente otros tipos de morbilidad o mortalidad. En los lactantes de MBPN, la suplementación con vitamina E aumentó significativamente el riesgo de sepsis y redujo el riesgo de ceguera y retinopatía severa entre los pacientes examinados.
Los análisis de subgrupos demostraron (1) una asociación entre la suplementación intravenosa de dosis altas de vitamina E y un aumento del riesgo de sepsis y hemorragia cerebral parenquimatosa; (2) una asociación entre la suplementación con vitamina E por una vía de administración distinta a la intravenosa y una reducción del riesgo de hemorragia intraventricular/de la matriz germinal y de hemorragia intraventricular grave; y (3) una asociación entre los niveles de tocoferol sérico mayores a 3,5 mg/dl y un aumento del riesgo de sepsis y una reducción del riesgo de retinopatía severa entre los pacientes examinados.

Conclusiones de los autores

La suplementación con vitamina E en recién nacidos prematuros redujo el riesgo de hemorragia intracraneal pero aumentó el riesgo de sepsis. En los lactantes de muy bajo peso al nacer la suplementación con vitamina E aumentó el riesgo de sepsis y redujo el riesgo de ceguera y retinopatía severa entre aquellos examinados. Las pruebas no apoyan el uso sistemático de la suplementación con vitamina E por vía intravenosa en dosis altas, o dirigido a niveles de tocoferol séricos mayores a 3,5 mg/dl.

Esta revisión debería citarse como:Brion LP, Bell EF, Raghuveer TSLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Veintiséis ensayos clínicos aleatorios cumplieron con los criterios de inclusión. Ningún estudio evaluó la morbilidad combinada a largo plazo. La suplementación sistemática con vitamina E aumentó significativamente la concentración de hemoglobina en una cantidad pequeña. La vitamina E redujo significativamente el riesgo de hemorragia intraventricular/de la matriz germinal y aumentó el riesgo de sepsis; sin embargo, la heterogeneidad limita la firmeza de estas dos últimas conclusiones. La vitamina E no afectó significativamente otros tipos de morbilidad o mortalidad. En los lactantes de MBPN, la suplementación con vitamina E aumentó significativamente el riesgo de sepsis y redujo el riesgo de ceguera y retinopatía severa entre los pacientes examinados.
Los análisis de subgrupos demostraron (1) una asociación entre la suplementación intravenosa de dosis altas de vitamina E y un aumento del riesgo de sepsis y hemorragia cerebral parenquimatosa; (2) una asociación entre la suplementación con vitamina E por una vía de administración distinta a la intravenosa y una reducción del riesgo de hemorragia intraventricular/de la matriz germinal y de hemorragia intraventricular grave; y (3) una asociación entre los niveles de tocoferol sérico mayores a 3,5 mg/dl y un aumento del riesgo de sepsis y una reducción del riesgo de retinopatía severa entre los pacientes examinados.

Tools
Information
Share/Save