Cirugía para el dolor de codo (codo de tenista)

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce de la investigación sobre el efecto de la cirugía para el dolor lateral del codo, también conocido como codo de tenista. La revisión muestra lo siguiente.

En personas con dolor en el codo lateral:

- la cirugía percutánea (incisión más pequeña) puede mejorar ligeramente la capacidad de usar el brazo normalmente, en comparación con la cirugía abierta (en personas que han tenido dolor durante un año o más y no han logrado mejorar con tratamientos no quirúrgicos);

- la microtenotomía por radiofrecuencia aplicada al tendón afectado probablemente da lugar a una mejora más rápida del dolor a corto plazo, pero los resultados son los mismos a largo plazo en comparación con la cirugía abierta;

- no hubo suficiente información en los estudios incluidos para decir si la cirugía haría una diferencia en la calidad de vida en comparación con no tener cirugía o en comparación con los tratamientos no quirúrgicos.

No hubo información sobre los efectos secundarios en los estudios incluidos. Los efectos secundarios de la cirugía pueden incluir infección, daño nervioso o pérdida de la capacidad de enderezar el brazo.

¿Qué es el dolor lateral del codo y qué es la cirugía?

El dolor lateral del codo, o codo de tenista, puede ocurrir sin razón o ser causado por demasiada tensión en el tendón del codo. Puede causar que la parte exterior del codo (epicóndilo lateral) y la parte superior del antebrazo se vuelvan dolorosas y sensibles al tacto. El dolor puede durar de 6 meses a 2 años y puede mejorarse por sí solo. Se han utilizado muchos tratamientos para tratar el dolor de codo, pero no está claro si estos tratamientos funcionan o si el dolor simplemente desaparece por sí solo.

Si el dolor no desaparece por sí solo o con varios tratamientos como las inyecciones de esteroides o la fisioterapia o ambos, se puede realizar una cirugía. La cirugía en el codo puede incluir hacer un pequeño corte en el brazo y recortar el tejido dañado del tendón que une el extensor carpi radialis brevis (ECRB) al hueso del codo (llamado tenotomía ECRB), o liberar el tendón del hueso con un bisturí (llamado liberación ECRB). La tenotomía puede hacerse "percutáneamente", con una incisión mucho más pequeña (1 cm) en la piel, o artroscópicamente desde el interior de la articulación. El tendón de la ECRB también puede ser detenido más abajo en la mitad del antebrazo con una tenotomía de alargamiento en Z. Otro tipo de cirugía que no trata directamente el tendón ECRB implica la liberación del nervio interóseo posterior (NIP) que podría estar siendo comprimido por el músculo (descompresión del NIP).

La mejor estimación de lo que le sucede a las personas con dolor lateral en el codo que se someten a una cirugía

Dolor (las puntuaciones más altas significan peor dolor o más intenso):

- las personas que se sometieron a una cirugía percutánea (incisión más pequeña) con ondas de radio aplicadas a la parte adolorida del codo (microtenotomía por radiofrecuencia) en comparación con la cirugía abierta (incisión más grande) calificaron su dolor con 3 puntos menos en una escala de 0 a 10 después de 3 semanas (28% de mejora absoluta);
- las personas que se sometieron a una cirugía percutánea calificaron su dolor como 3.5 en una escala de 0 a 10 después de 3 semanas;
- las personas que se sometieron a una cirugía abierta calificaron su dolor con un 6,5 en una escala de 0 a 10.

Función física e incapacidad (un puntaje más alto significa peor función física o más incapacidad):

- las personas que se sometieron a una cirugía percutánea (incisión más pequeña) en comparación con la cirugía abierta (incisión más grande) calificaron su discapacidad con 4 puntos menos en una escala de 0 a 100 después de 12 meses (4% de mejora absoluta);
- las personas que se sometieron a una cirugía percutánea calificaron su discapacidad como 49 en una escala de 0 a 100;
-- las personas que se sometieron a una cirugía abierta calificaron su discapacidad con 53 en una escala de 0 a 100.

Conclusiones de los autores: 

Debido al reducido número de estudios, la gran heterogeneidad de las intervenciones entre los ensayos, el pequeño tamaño de las muestras y la deficiente información sobre los resultados, no hubo evidencia suficiente para apoyar o refutar la eficacia de la cirugía para el dolor lateral del codo. Se necesitan más ensayos controlados aleatorizados bien diseñados y el desarrollo de medidas de resultado estándar.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A veces se recomienda la cirugía para el dolor lateral persistente en el codo cuando otras intervenciones menos invasivas han fallado.

Objetivos: 

Para determinar los beneficios y la seguridad de la cirugía para el dolor lateral del codo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (The Cochrane Library), MEDLINE, EMBASE, CINAHL y Web of Science sin restricciones de fecha o idioma (hasta el 15 de diciembre de 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorizados y controlados que evalúan una intervención quirúrgica comparada con ningún tratamiento u otra intervención que incluya una intervención quirúrgica alternativa, en adultos con dolor lateral en el codo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores seleccionaron de forma independiente los ensayos para la inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos con 191 participantes con síntomas persistentes de al menos cinco meses de duración y que fracasaron en el tratamiento conservador. Tres ensayos compararon dos procedimientos quirúrgicos diferentes y dos ensayos compararon la cirugía con un tratamiento no quirúrgico. Todos los ensayos fueron altamente susceptibles de sesgo. El metaanálisis se excluyó debido a que los grupos de comparación y las medidas de resultado eran diferentes. Un ensayo (24 participantes) no informó diferencias entre la cirugía de extensión abierta del carpi radialis brevis (BCRE) y la microtenotomía por radiofrecuencia, aunque el nuevo análisis encontró que el dolor era significativamente menor en el último grupo a las tres semanas (DM -2,80 puntos en una escala de 10 puntos, IC del 95%: -5,07 a -0,53). Un ensayo (26 participantes) no informó de ninguna diferencia entre la cirugía abierta de ECRB y la descompresión del nervio interóseo posterior en cuanto al número de participantes con mejoría del dolor en la actividad, o la sensibilidad en la palpación después de un promedio de 31 meses después de la cirugía. Un ensayo (45 participantes) encontró que en comparación con la liberación abierta del músculo ERCB, la liberación percutánea resultó en una función ligeramente mejor. Un ensayo (40 participantes) encontró resultados comparables entre la liberación quirúrgica abierta de la BCRE y la inyección de toxina botulínica a los dos años, aunque no se pudieron extraer datos para esta revisión. Un ensayo (56 participantes) encontró que el tratamiento con ondas de choque extracorpóreas (TOCE) mejoraba el dolor nocturno en comparación con la tenotomía percutánea a los 12 meses (DM 5 puntos en la EAV de 100 puntos, IC del 95%: 1,12 a 8,88), pero no hubo diferencias en el dolor en reposo o el dolor al aplicar la presión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save