Contacto piel a piel temprano para las madres y sus recién nacidos sanos

¿Cuál es el problema?

Los recién nacidos suelen ser separados de sus madres al nacer. En la atención hospitalaria estándar, los recién nacidos pueden ser sostenidos envueltos o vestidos en los brazos de su madre, colocados en cunas abiertas o bajo calentadores. El contacto piel a piel (CPP) consiste en colocar al recién nacido desnudo en posición decúbito ventral sobre el torso desnudo de la madre, poco después del parto o poco tiempo después. El CPP inmediato significa dentro de los diez minutos del parto, mientras que el CPP temprano significa entre diez minutos y 24 horas después del parto. Se deseaba conocer si el CPP inmediato o temprano mejora la lactancia para las madres y los recién nacidos, y mejora la transición al mundo exterior para los recién nacidos.

¿Por qué es esto importante?

Son bien conocidos los efectos beneficiosos de la lactancia materna para las mujeres y sus recién nacidos. Se deseaba conocer si el CPP inmediato o temprano podría mejorar las posibilidades de las mujeres de lactar con éxito. El contacto temprano también puede ayudar a mantener a los recién nacidos calientes y tranquilos y mejorar otros aspectos de la transición del recién nacido a la vida fuera del útero.

¿Qué evidencia se encontró?

El 17 de diciembre 2015 se buscaron estudios controlados aleatorizados de CPP inmediato y temprano. Se encontraron 38 estudios con 3472 mujeres que proporcionaron datos para el análisis. La mayoría de los estudios compararon el CPP temprano con la atención hospitalaria estándar para mujeres con recién nacidos sanos a término. En ocho estudios las mujeres dieron a luz por cesárea, y en seis estudios los recién nacidos estaban sanos pero nacieron prematuros a las 35 semanas o más. Más mujeres que tuvieron CPP con sus recién nacidos mantuvieron la lactancia entre uno y cuatro meses después de dar a luz (14 estudios, 887 mujeres, evidencia de calidad moderada). Las madres que tuvieron CPP también lactaron a sus hijos por más tiempo, como promedio más de 60 días más (seis estudios, 264 mujeres, evidencia de calidad baja). Los recién nacidos mantenidos en CPP tuvieron más probabilidades de ser amamantados con éxito durante su primera lactancia (cinco estudios, 575 mujeres). Los recién nacidos mantenidos en CPP tuvieron niveles de glucosa en sangre más altos (tres estudios, 144 mujeres, evidencia de calidad baja), pero una temperatura similar a la de los recién nacidos con cuidados estándar (seis estudios, 558 mujeres, evidencia de calidad baja). Hubo muy pocos recién nacidos en los estudios incluidos y la calidad de la evidencia fue demasiado baja para poder confiar en los resultados para los recién nacidos.

Las mujeres que dan a luz por cesárea se pueden beneficiar de una cesárea temprana, ya que más mujeres lactan con éxito y mantienen la lactancia de uno a cuatro meses (catorce estudios, 887 mujeres, evidencia de calidad moderada), pero no hubo suficientes mujeres estudiadas para poder confiar en este resultado.

No se encontraron efectos beneficiosos claros con el CPP inmediato en lugar del CPP después de que el recién nacido fuera lavado y examinado. Tampoco se encontraron ventajas claras de una mayor duración del CPP (más de una hora), en comparación con menos de una hora. Los ensayos futuros con más mujeres y recién nacidos pueden ayudar a responder estas preguntas con confianza.

El CPP se definió de varias maneras y se utilizaron diferentes escalas y tiempos para medir diferentes resultados. Las mujeres y el personal sabían que estaban bajo estudio, y las mujeres de los grupos de atención estándar tuvieron diferentes niveles de apoyo a la lactancia. Estas diferencias dan lugar a una amplia variación en los hallazgos y a una menor calidad de la evidencia. Muchos estudios fueron pequeños y participaron menos de 100 mujeres.

¿Qué significa esto?

La evidencia de esta revisión actualizada apoya el uso del CPP inmediato o temprano para promover la lactancia materna. Lo anterior es importante porque se conoce que la lactancia materna ayuda a los recién nacidos a evitar enfermedades y mantenerse sanos. Las mujeres que dan a luz por cesárea se pueden beneficiar con el CPP temprano, pero se necesitan más estudios para confirmarlo. Todavía no se conoce si la aplicación temprana del CPP a los recién nacidos sanos les ayuda a hacer la transición al mundo exterior de una manera más fácil después del parto, pero los estudios futuros de buena calidad pueden mejorar nuestra comprensión. A pesar de la preocupación por la calidad de los estudios, y debido a que no se encontró evidencia de daño en los estudios incluidos, se concluye que la evidencia apoya que el CPP temprano debe ser una práctica normal para los recién nacidos sanos, incluidos los nacidos por cesárea y los recién nacidos prematuros a las 35 semanas o más.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia apoya el uso del CPP para promover la lactancia materna. Es necesario realizar estudios con muestras de mayor tamaño para confirmar los efectos beneficiosos fisiológicos para los recién nacidos durante la transición a la vida extrauterina y para establecer los posibles efectos de respuesta a la dosis y el momento óptimo de iniciación. La calidad metodológica de los ensayos aún es problemática, y los ensayos pequeños que informan sobre diferentes resultados con diferentes escalas y datos limitados limitan la certeza en los efectos beneficiosos del CPP para los recién nacidos. Esta revisión solo incluyó recién nacidos sanos, lo que limita la variedad de parámetros fisiológicos observados y dificulta su interpretación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La separación de la madre y el hijo después del parto es habitual. En la atención hospitalaria estándar, los recién nacidos son sostenidos envueltos o vestidos en los brazos de su madre, colocados en cunas abiertas o bajo calentadores radiantes. El contacto piel a piel (CPP) comienza idealmente en el parto y debe durar de manera continua hasta el final de la primera lactancia. El CPP implica colocar al recién nacido seco y desnudo boca abajo sobre el pecho desnudo de la madre, a menudo cubierto con una manta caliente. Según la neurociencia de los mamíferos, el contacto íntimo inherente a este lugar (hábitat) evoca comportamientos neurológicos que aseguran la satisfacción de las necesidades biológicas básicas. Este marco de tiempo inmediatamente después del parto puede representar un "período sensible" para programar la fisiología y el comportamiento futuros.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la aplicación inmediata o temprana del CPP en los recién nacidos sanos en comparación con el contacto estándar, sobre el establecimiento y mantenimiento de la lactancia materna y la fisiología del recién nacido.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (17 de diciembre 2015), se estableció contacto personal con los autores de los ensayos, se consultó la bibliografía sobre la atención canguro materna (ACM) que mantiene la Dra. Susan Ludington y se revisaron las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon el CPP inmediato o temprano con la atención hospitalaria habitual.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 46 ensayos con 3850 mujeres y sus recién nacidos; 38 ensayos con 3472 mujeres y sus recién nacidos aportaron datos para los análisis. Se realizaron ensayos en 21 países, que en su mayoría reclutaron muestras pequeñas (solo 12 ensayos asignaron al azar a más de 100 mujeres). Ocho ensayos incluyeron mujeres que tuvieron CPP después de un parto por cesárea. Todos los recién nacidos reclutados para los ensayos estaban sanos, y la mayoría estaban a término. Seis ensayos estudiaron recién nacidos prematuros tardíos (de más de 35 semanas de gestación). Ningún ensayo incluido cumplió todos los criterios de buena calidad con respecto a la metodología y la presentación de los informes; en ningún ensayo el cegamiento fue adecuado, y todos los análisis fueron imprecisos debido al pequeño tamaño de la muestra. Muchos análisis presentaron heterogeneidad estadística debido a las considerables diferencias entre los grupos CPP y atención estándar control.

Resultados para las mujeres

Las mujeres con CPP tuvieron más probabilidades que las mujeres con contacto estándar de lactar entre uno y cuatro meses después del parto, aunque hubo cierta incertidumbre en esta estimación debido a los riesgos de sesgo en los ensayos incluidos (riesgo relativo [RR] promedio 1,24; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,07 a 1,43; participantes = 887; 14 estudios; I² = 41%; GRADE: calidad moderada). Las mujeres con CPP también lactaron a sus hijos durante más tiempo, aunque los datos fueron limitados (diferencia de medias [DM] 64 días; IC del 95% 37,96 a 89,50; participantes = 264; seis estudios; GRADE: calidad baja); este resultado se obtuvo a partir de un análisis de sensibilidad que excluyó un ensayo que proporcionó toda la heterogeneidad del análisis primario. Las mujeres con CPP probablemente tuvieron más probabilidades de lactar exclusivamente desde el alta hospitalaria hasta un mes después del parto y desde seis semanas a seis meses después del parto, aunque en ambos análisis hubo heterogeneidad sustancial (desde el alta hospitalaria RR promedio 1,30; IC del 95%: 1,12 a 1,49; participantes = 711; seis estudios; I² = 44%; GRADE: calidad moderada; desde seis semanas RR promedio 1,50; IC del 95%: 1,18 a 1,90; participantes = 640; siete estudios; I² = 62%; GRADE: calidad moderada).

Las mujeres del grupo de SCC tuvieron puntuaciones medias más altas en cuanto a la efectividad de la lactancia materna, con una heterogeneidad moderada (puntuación IBFAT [Infant Breastfeeding Assessment Tool] DM 2,28; IC del 95%: 1,41 a 3,15; participantes = 384; cuatro estudios; I² = 41%). Los recién nacidos con CPP tuvieron más probabilidades de lactar con éxito durante su primera alimentación, con una alta heterogeneidad (RR promedio 1,32; IC del 95%: 1,04 a 1,67; participantes = 575; cinco estudios; I² = 85%).

Resultados para los recién nacidos

Los recién nacidos de CPP tuvieron mayores puntuaciones de SCRIP (estabilidad del sistema cardio-respiratorio) en general, lo que indica una mejor estabilización en tres parámetros fisiológicos. Sin embargo, hubo pocos recién nacidos, y la importancia clínica de la prueba no fue clara porque los investigadores informaron promedios de múltiples puntos temporales (diferencia de medias estandarizada [DME] 1,24; IC del 95%: 0,76 a 1,72; participantes = 81; dos estudios; GRADE calidad baja). Los recién nacidos con CPP tuvieron niveles de glucosa en sangre más altos (DM 10,49; IC del 95%: 8,39 a 12,59; participantes = 144; tres estudios; GRADE: calidad baja), pero una temperatura similar a la de los recién nacidos en la atención estándar (DM 0,30 grados centígrados [°C]; IC del 95%: 0,13 a 0,47 °C; participantes = 558; seis estudios; I² = 88%; GRADE: calidad baja).

Mujeres y recién nacidos después de un parto por cesárea

Las mujeres que practican el CPP después de un parto por cesárea probablemente tuvieron más probabilidades de lactar de uno a cuatro meses después del parto y de lactar con éxito (puntuación IBFAT), pero los análisis solo se basaron en dos ensayos y pocas mujeres. La evidencia no fue suficiente para determinar si el CPP podría mejorar la lactancia materna en otros momentos después de la cesárea. Los ensayos individuales contribuyeron a la frecuencia respiratoria infantil, el dolor materno y la ansiedad del estado materno, y no fue posible detectar diferencias entre los grupos.

Subgrupos

No se encontraron diferencias para los resultados cuando se compararon los tiempos de inicio (inmediato menos de diez minutos después del parto versus diez minutos tempranos o más después del parto), o las duraciones del tiempo de contacto (60 minutos o menos de contacto versus más de 60 minutos de contacto).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save