Tratamientos para la depresión en la enfermedad de Parkinson

Los tratamientos antidepresivos pueden ayudar a aliviar la depresión en pacientes con enfermedad de Parkinson, pero se necesita más investigación sobre su seguridad y efectividad.

La enfermedad de Parkinson puede causar no sólo síntomas físicos sino también psiquiátricos, el más común de estos últimos es la depresión. Actualmente, los antidepresivos orales, la terapia electroconvulsiva o la terapia conductual se utilizan para el tratamiento de la depresión en la enfermedad de Parkinson. No se encontraron ensayos que estudiaran la eficacia de la terapia electroconvulsiva o la terapia conductual. Se identificaron tres ensayos que estudiaron fármacos antidepresivos. La revisión halló que, a partir de los ensayos, no existen pruebas suficientes sobre los efectos de los fármacos antidepresivos para el tratamiento de la depresión en pacientes con enfermedad de Parkinson. Hasta el momento, los efectos adversos observados en los ensayos no han sido graves e incluyeron alucinaciones visuales y confusión.

Conclusiones de los autores: 

No hay suficientes datos disponibles acerca de la efectividad y la seguridad de los tratamientos antidepresivos en la enfermedad de Parkinson como para hacer recomendaciones sobre su uso. Se necesitan con urgencia más ensayos controlados aleatorios a gran escala en esta área.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La depresión es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más comunes en la enfermedad de Parkinson. El 40% de la variación observada en la calidad de vida se debe a la depresión. Sin embargo, hay pocas pruebas concretas de la eficacia y la seguridad de los tratamientos antidepresivos en la enfermedad de Parkinson.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los tratamientos antidepresivos en la enfermedad de Parkinson idiopática. La seguridad se refiere tanto a los efectos secundarios directos del tratamiento como también a las interacciones del tratamiento con los síntomas de la enfermedad de Parkinson y con los fármacos antiparkinsonianos.

Estrategia de búsqueda (: 

La identificación de los ensayos clínicos pertinentes se realizó mediante búsquedas electrónicas en las bases de datos del Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) (la Cochrane Library, Número 3, 2001), MEDLINE (1996 a 2001), EMBASE (1974 a 2001), PsychLit (1800 a 2001), CINAHL (1982 a 2001). Se analizaron las listas de referencias de todos los informes de ensayos y revisiones. Se enviaron consultas a todos los fabricantes y distribuidores de antidepresivos del RU para solicitar información sobre cualquier ensayo clínico pertinente.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que estudiaron los antidepresivos orales autorizados, la terapia electroconvulsiva (TEC) o la terapia conductual para el tratamiento de la depresión en la enfermedad de Parkinson idiopática.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres de los autores obtuvieron y evaluaron los datos de forma independiente. Los desacuerdos se resolvieron por discusión.

Resultados principales: 

Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios de fármacos antidepresivos orales en la enfermedad de Parkinson en un total de 106 pacientes. No se encontraron ensayos elegibles de la TEC o la terapia conductual. En el primer brazo del ensayo cruzado (cross-over) de Andersen 1980 los pacientes (n = 22) del grupo de nortriptilina demostraron una mejoría más importante que el grupo de placebo en la puntuación mediana de depresión en una escala de calificación de la depresión de 31 elementos, elaborada por los autores de este ensayo, después de 16 semanas de tratamiento, pero no se calculó la significación estadística. Un ensayo de grupos paralelos realizado por Wermuth 1998 (n = 37) no demostró diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de citalopram y de placebo en la escala de depresión de Hamilton después de 52 semanas de tratamiento. El tercer estudio de Rabey 1996 (n = 47) era un ensayo aleatorio abierto que comparó la fluvoxamina versus la amitriptilina. Los números similares de pacientes en los grupos de amitriptilina y de fluvoxamina (60% versus 55%) presentaron una reducción del 50% en la puntuación de Hamilton después de 16 meses de tratamiento. Sin embargo, no fue posible realizar una evaluación adicional de este ensayo debido a que sólo había resultados disponibles de un resumen y los intentos para establecer contacto con los autores resultaron infructuosos. Se había informado la presencia de alucinaciones visuales o confusión en los pacientes con fluvoxamina y amitriptilina. Además de eso, no se encontraron otros efectos secundarios graves en los otros dos ensayos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save