Intervenciones para la infección cutánea impétigo

El impétigo causa úlceras similares a ampollas. Las ampollas pueden llenarse de pus y formar costras, y rascarse puede propagar la infección. El impétigo es causado por bacterias. Es contagioso y generalmente ocurre en niños. Es la infección bacteriana de la piel más común que presentan los niños a los médicos de atención primaria. Las opciones de tratamiento incluyen antibióticos tópicos (cremas antibióticas), antibióticos orales (antibióticos orales) y soluciones desinfectantes. No existe un tratamiento estándar generalmente aceptado y la evidencia sobre qué intervención funciona mejor no está clara.

Se identificaron 68 ensayos controlados aleatorizados que compararon diversos tratamientos para el impétigo. En total, estos estudios evaluaron 26 tratamientos orales y 24 tratamientos tópicos, incluyendo placebo, y se describieron los resultados de 5708 participantes.

En general, los antibióticos tópicos mostraron mejores tasas de curación que el placebo tópico.

Dos cremas antibióticas, mupirocina y ácido fusídico, son al menos tan efectivas como los antibióticos orales cuando la enfermedad no es extensa. No hubo evidencia clara de que alguno de estos antibióticos tópicos estudiados con mayor frecuencia fuera más efectivo que el otro.

La mupirocina tópica fue superior al antibiótico oral, la eritromicina oral.

Se encontró que el antibiótico oral, penicilina oral, no es efectivo para el impétigo, mientras que otros antibióticos orales (p.ej., eritromicina y cloxacilina) pueden ayudar.

No está claro si los antibióticos orales son superiores a los antibióticos tópicos en los pacientes con impétigo extenso.

Falta evidencia para indicar que el uso de soluciones desinfectantes mejora el impétigo. Cuando se agruparon dos estudios con 292 participantes, los antibióticos tópicos fueron significativamente mejores que los tratamientos con desinfectantes.

Los efectos secundarios informados de los tratamientos tópicos fueron leves y de baja frecuencia; los tratamientos a veces causaron prurito, ardor o manchas. Los antibióticos orales produjeron molestias gastrointestinales, como náuseas y diarrea, en el 2% al 30% de los participantes, en dependencia del antibiótico específico.

A nivel mundial, las bacterias que causan el impétigo muestran tasas crecientes de resistencia a los antibióticos habitualmente utilizados. De un tratamiento tópico recientemente desarrollado, la retapamulina, todavía no se ha informado resistencia.

Conclusiones de los autores: 

Existe evidencia convincente de que la mupirocina tópica y el ácido fusídico tópico son igualmente o más efectivos que el tratamiento oral. Debido a la falta de estudios en pacientes con impétigo extenso, no está claro si los antibióticos orales son superiores a los antibióticos tópicos en este grupo. El ácido fusídico y la mupirocina tienen una eficacia similar. La penicilina no fue tan efectiva como la mayoría de los demás antibióticos. Falta evidencia para apoyar las medidas de desinfección para controlar el impétigo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El impétigo es una infección cutánea bacteriana superficial y común, que se encuentra con mayor frecuencia en los niños. No existe un tratamiento estándar generalmente aceptado y las guías de tratamiento difieren ampliamente. Las opciones de tratamiento incluyen muchos antibióticos orales y tópicos diferentes, así como desinfectantes. Ésta es una versión actualizada de la revisión original publicada en 2003.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los tratamientos para el impétigo, incluidas las intervenciones no farmacológicas y la "espera de la resolución natural".

Métodos de búsqueda: 

Se actualizaron las búsquedas en las siguientes bases de datos hasta julio de 2010: el registro especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE (desde 2005), EMBASE (desde 2007) y LILACS (desde 1982). También se realizaron búsquedas en los registros de ensayos en línea de ensayos en curso y se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de los nuevos estudios encontrados en la búsqueda actualizada.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de tratamientos para el impétigo no bulloso, bulloso, primario y secundario.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores independientes realizaron todos los pasos en la recolección de los datos. Las evaluaciones de calidad y la recolección de los datos se realizaron en dos etapas separadas.

Resultados principales: 

Se incluyeron 57 ensayos en la primera versión de esta revisión. En esta actualización se excluyó uno de estos ensayos y se agregaron 12 ensayos nuevos. Por lo tanto, el número total de ensayos incluidos fue 68 con 5578 participantes e informaron sobre 50 tratamientos diferentes, incluido placebo. La mayoría de los ensayos fueron sobre impétigo primario o no se especificó.

De muchos de los ítems que se evaluaron para determinar el riesgo de sesgo, la mayoría de los estudios no proporcionaron suficiente información. Quince estudios informaron el cegamiento de los participantes y de los evaluadores de resultados.

El tratamiento con antibióticos tópicos mostró mejores tasas de curación que placebo (riesgo relativo [RR] agrupado 2,24; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,61 a 3,13) en seis estudios con 575 participantes. En cuatro estudios con 440 participantes, no hubo evidencia clara de que alguno de los antibióticos tópicos más frecuentemente estudiados (mupirocina y ácido fusídico) fuera más efectivo que el otro (RR 1,03; IC del 95%: 0,95 a 1,11).

En diez estudios con 581 participantes, la mupirocina tópica demostró ser ligeramente superior a la eritromicina oral (RR agrupado 1,07; IC del 95%: 1,01 a 1,13). No hubo diferencias significativas en las tasas de curación del tratamiento con los antibióticos tópicos versus otros antibióticos orales. Sin embargo, hubo diferencias en el resultado del tratamiento con diferentes antibióticos orales: la penicilina fue inferior a la eritromicina, en dos estudios con 79 participantes (RR agrupado 1,29; IC del 95%: 1,07 a 1,56) y a la cloxacilina, en dos estudios con 166 participantes (RR agrupado 1,59; IC del 95%: 1,21 a 2,08).

No hubo evidencia del beneficio del uso de soluciones desinfectantes. Cuando se agruparon dos estudios con 292 participantes, los antibióticos tópicos fueron significativamente mejores que los tratamientos con desinfectantes (RR 1,15; IC del 95%: 1,01 a 1,32).

El número informado de efectos secundarios fue bajo, y la mayoría de ellos fueron leves. Los efectos secundarios fueron más frecuentes con el tratamiento con antibióticos orales en comparación con el tratamiento tópico. Los efectos gastrointestinales representaron la mayor parte de la diferencia.

A nivel mundial, las bacterias que causan el impétigo muestran tasas crecientes de resistencia a los antibióticos habitualmente utilizados. De un tratamiento tópico recientemente desarrollado, la retapamulina, todavía no se ha informado resistencia.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save