Tratamientos para la anemia en el embarazo que se cree que se debe a la deficiencia de hierro

Cuando la sangre no tiene suficientes glóbulos rojos, o los glóbulos rojos no llevan suficiente hemoglobina para suministrar el oxígeno suficiente a los tejidos, esto se llama anemia. Normalmente hay una reducción de las concentraciones de hemoglobina en la sangre de la madre durante el embarazo, y esto permite un mejor flujo de sangre alrededor del útero y al bebé. A veces esto se llama anemia fisiológica y no necesita tratamiento. Sin embargo, la verdadera anemia puede ser leve, moderada o grave y puede causar debilidad, cansancio y mareos. La anemia grave hace que las mujeres corran el riesgo de sufrir una insuficiencia cardíaca y es muy habitual en los países de bajos ingresos. La anemia tiene muchas causas, entre ellas la falta de hierro, ácido fólico o vitamina B12. Todos ellos son necesarios para la producción de glóbulos rojos y están disponibles en una buena alimentación. Sin embargo, la falta de hierro es la causa más habitual de anemia durante el embarazo. El tratamiento con hierro puede administrarse por vía oral, mediante una inyección en el músculo (intramuscular) o una inyección en la vena (intravenoso). La transfusión de sangre o administrar algo que estimule al cuerpo a producir más glóbulos rojos (eritropoyetina) también son posibles tratamientos.

En esta revisión, se identificaron 23 ensayos que incluían a 3198 embarazadas. Muchos de los ensayos se realizaron en países de bajos ingresos y se estudiaron muchas variaciones de tratamiento. El hierro oral redujo la incidencia de la anemia, pero se sabe que a veces causa estreñimiento y náuseas. Aunque las vías intramuscular e intravenosa produjeron mejores niveles de glóbulos rojos y reservas de hierro que la vía oral, no se evaluaron resultados clínicos (como preeclampsia, nacimientos prematuros, hemorragia posparto) y no hubo datos suficientes sobre los efectos adversos. El tratamiento intravenoso puede causar trombosis venosa (obstrucciones en las venas) y el tratamiento intramuscular causa un importante dolor y decoloración en el lugar de la inyección. No estuvo claro si las mujeres y los bebés estaban más sanos cuando las mujeres recibían hierro para la anemia leve o moderada durante el embarazo. No hubo estudios sobre el uso de transfusiones de sangre.

En general, no hubo evidencia suficiente para decir cuándo o cómo debe tratarse la anemia en el embarazo.

Conclusiones de los autores: 

A pesar de la elevada incidencia y carga de enfermedad asociada a esta afección, hay una escasez de ensayos de buena calidad que evalúen los efectos clínicos maternos y neonatales de la administración de hierro en mujeres con anemia. El tratamiento diario con hierro por vía oral mejora los índices hematológicos pero causa frecuentes efectos adversos gastrointestinales. El hierro parenteral (intramuscular e intravenoso) mejora la respuesta hematológica, en comparación con el hierro oral, pero plantea dudas por posibles efectos adversos importantes (para el tratamiento intravenoso la trombosis venosa y las reacciones alérgicas, y para el tratamiento intramuscular el dolor, la decoloración y las reacciones alérgicas importantes). Se requieren ensayos grandes y de buena calidad, en los que se evalúen los resultados clínicos (incluidos los efectos adversos), así como los efectos del tratamiento en función de la gravedad de la anemia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La deficiencia de hierro, la causa más común de anemia en el embarazo en todo el mundo, puede ser leve, moderada o grave. La anemia grave puede tener consecuencias muy graves para las madres y los bebés, pero existe controversia sobre si el tratamiento de la anemia leve o moderada proporciona más beneficios que daños.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los diferentes tratamientos de la anemia en el embarazo atribuidos a la deficiencia de hierro (definida como la hemoglobina inferior a 11 g/dl u otros parámetros equivalentes) en la morbilidad y la mortalidad materna y neonatal.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (7 de junio de 2011), CENTRAL (2011, número 5), PubMed (1966 hasta junio de 2011), la Plataforma de Registro Internacional de Ensayos Clínicos (ICTRP) (2 de mayo de 2011), Health Technology Assessment Program (HTA) (2 de mayo de 2011) y LATINREC (Colombia) (2 de mayo de 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que comparan los tratamientos para la anemia en el embarazo atribuida a la deficiencia de hierro.

Obtención y análisis de los datos: 

Se identificaron 23 ensayos con 3198 mujeres. Se evaluó su riesgo de sesgo. Se han identificado tres estudios más que están a la espera de ser clasificados.

Resultados principales: 

Muchos de los ensayos procedían de países de bajos ingresos; por lo general eran pequeños y con frecuencia eran metodológicamente deficientes. Abarcaban una muy amplia gama de diferentes fármacos, dosis y vías de administración, lo que dificultaba la agrupación de datos. El hierro oral en el embarazo mostró una reducción de la incidencia de anemia (riesgo relativo 0,38; intervalo de confianza del 95%: 0,26 a 0,55; un ensayo, 125 mujeres) y mejores índices hematológicos que el placebo (dos ensayos). No fue posible evaluar los efectos del tratamiento por la gravedad de la anemia. Se encontró una correlación entre la dosis y los efectos adversos comunicados. La mayoría de los ensayos no informaron acerca de resultados clínicamente relevantes ni de efectos adversos. Aunque las vías intramuscular e intravenosa produjeron mejores índices hematológicos en las mujeres que la vía oral, no se evaluaron resultados clínicos y no hubo datos suficientes sobre los efectos adversos, por ejemplo, sobre la trombosis venosa y las reacciones alérgicas graves. Los suplementos diarios de hierro en dosis bajas pueden ser eficaces para tratar la anemia en el embarazo con menos efectos secundarios gastrointestinales en comparación con dosis más altas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save