Corticosteroides para la parálisis de Bell

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos de los corticosteroides en la parálisis de Bell?

Antecedentes

La parálisis de Bell es una parálisis o debilidad de los músculos de la cara, habitualmente de un lado, sin causa conocida. Los síntomas se suelen revertir, aunque no siempre. Se cree que la reducción de la inflamación del nervio facial mediante el uso de fármacos corticosteroides (esteroides) limita el daño nervioso. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2002 y actualizada por última vez en 2010.

Características de los estudios

Se identificaron siete ensayos clínicos en los que participaron 895 pacientes con parálisis de Bell unilateral leve, moderada o grave de causa desconocida. Todos estos ensayos informaron sobre las tasas de recuperación incompleta (la proporción de pacientes que permanecieron con debilidad facial) y fue posible combinar los resultados. Los pacientes de los estudios tenían entre dos y 84 años. Fueron tratados con corticosteroides o placebo (tratamiento inactivo), ya sea solo o en combinación con otras terapias. Un ensayo sólo involucró a niños, de 24 a 74 meses de edad. La duración de los estudios incluidos de adultos y niños varió entre 157 días y 12 meses.

Resultados clave y calidad de la evidencia

Recuperación incompleta

Según evidencia de calidad moderada a alta, los corticoides redujeron el número de pacientes que permanecieron con debilidad facial después de la parálisis de Bell, en comparación con placebo (un fármaco falso). Este hallazgo se basó en los datos de siete estudios que involucraron a 895 participantes con parálisis de Bell de diversos grados de gravedad. Se calculó que para evitar que un paciente quede con debilidad facial, hay que tratar a diez pacientes.

Cinco estudios proporcionaron datos sobre las secuelas a largo plazo de la parálisis de Bell después del tratamiento. Dos de los estudios (75 participantes) examinaron los efectos persistentes sobre la apariencia facial después de seis meses o más. El efecto fue casi el mismo para los corticosteroides y placebo, lo que muestra que los participantes que recibieron corticosteroides se beneficiaron ligeramente, aunque esta evidencia fue de calidad baja. Los datos de tres estudios (485 participantes) mostraron claramente que los pacientes que recibieron corticosteroides desarrollaron menos sinquinesia motora (movimientos faciales no deseados) y lágrimas de cocodrilo (ojos llorosos al comer o masticar), en comparación con los pacientes que recibieron sólo placebo. Este hallazgo se basó en evidencia de calidad moderada.

Efectos secundarios

Tres estudios informaron de que no se pudieron atribuir efectos secundarios al tratamiento con corticosteroides. Según evidencia de calidad moderada de tres estudios (715 participantes), el número de pacientes que presentaron efectos secundarios fue similar al de los que recibieron corticosteroides y placebo.

La evidencia está actualizada hasta marzo de 2016.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia disponible, de moderada a alta, de ensayos controlados aleatorizados mostró un efecto beneficioso significativo del tratamiento de la parálisis de Bell con corticosteroides.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La inflamación y el edema del nervio facial están relacionados con la parálisis de Bell. Los corticosteroides tienen una potente acción antiinflamatoria que pueden disminuir el daño nervioso. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2002 y actualizada por última vez en 2010.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad del tratamiento con corticosteroides en pacientes con parálisis de Bell.

Métodos de búsqueda: 

El 4 de marzo de 2016 se realizaron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane Neuromuscular (Cochrane Neuromuscular Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, EMBASE y LILACS. Se revisaron las bibliografías de los ensayos aleatorizados y se estableció contacto con expertos conocidos en el área para identificar ensayos adicionales publicados o no publicados. También se realizaron búsquedas de ensayos en curso en registros de ensayos clínicos.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados y cuasialeatorizados que compararon diferentes vías de administración y esquemas de dosis del tratamiento con corticosteroides u hormona adrenocorticotrópica versus un grupo control que no recibió un tratamiento considerado efectivo para esta afección, a menos que el mismo tratamiento se haya administrado de manera similar al grupo experimental.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizó la metodología Cochrane estándar. El principal resultado de interés fue la recuperación incompleta de la función motora facial (es decir, la debilidad facial residual). Los resultados secundarios fueron secuelas cosméticamente incapacitantes persistentes, desarrollo de sinquinesia motora o disfunción autonómica (es decir, espasmo hemifacial, lágrimas de cocodrilo) y efectos adversos del tratamiento con corticosteroides manifestados durante el seguimiento.

Resultados principales: 

Se identificaron siete ensayos con 895 participantes evaluables para esta revisión. Todos proporcionaron datos adecuados para el metanálisis de los resultados primarios. Uno de los ensayos fue nuevo desde la última versión de esta revisión sistemática Cochrane. El riesgo de sesgo en los estudios pequeños más antiguos incluyó algunas evaluaciones poco claras o de alto riesgo, mientras que se consideró que los estudios más grandes tuvieron bajo riesgo de sesgo. En general, 79/452 (17%) de los participantes asignados a los corticosteroides tuvieron una recuperación incompleta de la función motora facial a los seis meses o más después de la asignación al azar; significativamente menos que 125/447 (28%) del grupo control (riesgo relativo [RR] 0,63; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,50 a 0,80). El número de pacientes que necesitan ser tratados con corticosteroides para evitar una recuperación incompleta fue 10 (IC del 95%: 6 a 20). La reducción de la proporción de participantes con secuelas cosméticamente incapacitantes a los seis meses después de la asignación al azar fue muy similar en los grupos de corticosteroides y placebo (RR 0,96; IC del 95%: 0,40 a 2,29; dos ensayos, n = 75, evidencia de calidad baja). Sin embargo, hubo una reducción significativa de la sinquinesis motora durante el seguimiento en los participantes que recibieron corticosteroides (RR 0,64; IC del 95%: 0,45 a 0,91, tres ensayos, n = 485, evidencia de calidad moderada). Tres estudios registraron explícitamente la ausencia de efectos adversos atribuibles a los corticosteroides. Un ensayo informó que tres participantes que recibieron prednisolona presentaron trastornos temporales del sueño y dos ensayos proporcionaron de forma detallada los efectos adversos que ocurrieron en 93 participantes, todos sin gravedad; el análisis combinado de los datos de estos tres ensayos no encontró diferencias significativas en las tasas de efectos adversos entre los pacientes que recibieron corticosteroides y los pacientes que recibieron placebo (RR 1,04; IC del 95%: 0,71 a 1,51; n = 715).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save