Topiramato como complemento para la epilepsia focal farmacorresistente

Antecedentes

La epilepsia es una enfermedad en la que se producen ataques recurrentes causados por descargas eléctricas anormales del cerebro. La mayoría de las convulsiones se pueden controlar con un solo medicamento antiepiléptico. Desafortunadamente, algunas personas requieren más de un fármaco antiepiléptico para controlar sus crisis convulsivas, especialmente si éstas se originan en una área del cerebro (epilepsia focal), en lugar de afectar a todo el cerebro (epilepsia generalizada). Se dice que estas personas padecen epilepsia farmacorresistente. El topiramato se puede usar además de otros fármacos antiepilépticos, llamados tratamientos complementarios, para tratar de controlar la epilepsia fármacoresistente.

Objetivo de esta revisión

Esta revisión investigó la efectividad y la tolerabilidad del topiramato cuando se utiliza como tratamiento complementario para las personas con epilepsia focal resistente a los fármacos.

Resultados

Se encontraron 12 ensayos que investigaron el topiramato como tratamiento complementario. Incluían un total de 1 650 personas con epilepsia focal resistente a los fármacos. Estos ensayos compararon el fármaco antiepiléptico topiramato con un fármaco placebo (un fármaco ficticio inactivo que no debería mostrar ningún efecto) durante un período de hasta 18 semanas. Teniendo en cuenta toda la evidencia de los ensayos, la revisión encontró que el topiramato es casi tres veces más efectivo que el placebo para reducir el número de convulsiones en la epilepsia focal resistente a los fármacos, cuando se usa con otros fármacos. Sin embargo, la adición de topiramato al tratamiento habitual de las personas se asoció con un aumento de los efectos adversos como problemas de coordinación (ataxia), concentración, mareos, somnolencia (adormecimiento), fatiga,"pensamiento anormal", cosquilleo o entumecimiento de la piel (parestesia) y pérdida de peso. Las personas que tomaron topiramato complementario también fueron más del doble de propensas a retirarse del tratamiento que las que tomaron placebo, muy probablemente debido a los efectos adversos.

Certeza de la evidencia

Se evaluaron los ensayos con respecto al sesgo potencial y la certeza. En general, se calificó la certeza de la evidencia de moderada a alta, lo que significa que estamos bastante seguros de que los hallazgos que hemos reportado son exactos. Los ensayos incluidos en esta revisión no examinaron los efectos a largo plazo del topiramato como tratamiento complementario y sólo un estudio investigó el uso del topiramato complementario en niños. Por lo tanto, los hallazgos sólo deben aplicarse a los adultos con epilepsia focal resistente a los fármacos. Las investigaciones futuras deben analizar qué dosis es la más efectiva.

La evidencia está actualizada hasta julio 2018.

Conclusiones de los autores: 

El topiramato es efectivo como un tratamiento complementario para la epilepsia parcial resistente a los fármacos en cuanto a que presenta una eficacia tres veces mayor en comparación con placebo para reducir las convulsiones. Sin embargo, los ensayos examinados tuvieron una duración relativamente corta y no aportan evidencia de la eficacia a largo plazo del topiramato. Se ha demostrado que el topiramato como tratamiento complementario a corto plazo se asocia con varios eventos adversos. Los resultados de esta revisión sólo deben aplicarse a las poblaciones adultas, ya que sólo un estudio incluyó niños. Las investigaciones futuras deben considerar la posibilidad de estudiar más a fondo el efecto de la dosis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La mayoría de los pacientes con epilepsia presenta un buen pronóstico y las crisis convulsivas son controladas con un único fármaco antiepiléptico. Sin embargo, hasta un 20% de los pacientes de los estudios basados en la población y hasta un 30% de las series clínicas (no basadas en la población) desarrollan epilepsia resistente a los fármacos, especialmente los que presentan crisis convulsivas de inicio focal. En esta revisión se resume la evidencia actual con respecto al topiramato, un fármaco antiepiléptico comercializado por primera vez en 1996, utilizado como tratamiento complementario para la epilepsia parcial resistente a los fármacos.

Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 1999 y actualizada por última vez en 2014.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la tiagabina cuando se utiliza como tratamiento complementario para las personas con crisis focales resistentes a los fármacos.

Estrategia de búsqueda (: 

Para la última actualización de esta revisión se buscó en las siguientes bases de datos el 2 de julio de 2018: Registro Cochrane de Estudios (CRS Web; incluye el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Epilepsia [Cochrane Epilepsy Group Specialized Register] y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados [Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL]), MEDLINE (Ovid. 1946-); ClinicalTrials.gov y WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP). No se impuso ninguna restricción de idioma. También se estableció contacto con los fabricantes de topiramato y los investigadores en el área para identificar cualquier estudio en curso o no publicado.

Criterios de selección: 

Ensayos complementarios aleatorizados controlados con placebo de topiramato, que reclutaron personas con epilepsia focal resistente a los fármacos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y extrajeron los datos relevantes. Se evaluaron las siguientes medidas de resultado: (1) 50% o más de reducción en la frecuencia de las convulsiones; (2) libertad de convulsiones; (3) retiro del tratamiento (por cualquier razón); (4) efectos adversos. Los análisis primarios incluyeron análisis de intención de tratar y se presentan los cocientes de riesgos (CR) generales con intervalos de confianza del 95% (IC del 95%). La respuesta a la dosis se evaluó en modelos de regresión. Se realizó una evaluación del "riesgo de sesgo" para cada estudio incluido mediante la herramienta Cochrane "Riesgo de sesgo" y se evaluó la certeza general de la evidencia mediante el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos con 1 650 participantes. Las fases iniciales oscilaron entre cuatro y 12 semanas y las fases doble ciego entre 11 y 19 semanas. El CR de una reducción del 50% o más en la frecuencia de las crisis epilépticas con topiramato adicional en comparación con placebo fue de 2,71 (IC del 95%: 2,05 a 3,59; 12 estudios; evidencia de certeza alta). El análisis de regresión de la dosis mostró un efecto creciente con el aumento de la dosis de topiramato demostrado por un odds ratio (OR) de 1,45 (IC del 95%: 1,28 a 1,64; p < 0,001) por cada 200 mg/día de aumento en la dosis de topiramato. La proporción de participantes que lograron la libertad de convulsiones también aumentó significativamente con el topiramato adicional en comparación con el placebo (CR 3,67; IC del 95%: 1,79 a 7,54; ocho estudios; evidencia de certeza moderada). El retiro del tratamiento fue significativamente mayor para el topiramato complementario en comparación con el placebo (CR 2,37; IC del 95%: 1,66 a 3,37; 12 estudios; evidencia de certeza alta). Los CR de los siguientes efectos adversos indican que son significativamente más prevalentes con el topiramato en comparación con el placebo: ataxia 2,29 (IC del 99%: 1,10 a 4,77; 4 estudios); dificultades de concentración 7,81 (IC del 99%: 2,08 a 29,29; 6 estudios; evidencia de certeza moderada); mareos 1,52 (IC del 99%: 1,07 a 2,16; 8 estudios); fatiga 2.08 (99% IC: 1,37 a 3,15; 10 estudios); parestesia 3,65 (99% IC: 1,58 a 8,39; 7 estudios; evidencia de certeza moderada); somnolencia 2,44 (99% IC: 1,61 a 3,68; 9 estudios); 5,70 (IC del 99%: 2,26 a 14,38; 4 estudios; evidencia de alta certeza); y pérdida de peso 3,99 (IC del 99%: 1,82 a 8,72; 9 estudios; evidencia de baja certeza). Se encontró evidencia de sesgo de publicación para la medida de resultado primaria (prueba de Egger, p = 0,001). Se calificaron todos los estudios incluidos en la revisión como de riesgo de sesgo bajo o incierto. En general, se evaluó la evidencia como de certeza moderada a alta debido a la evidencia de sesgo de publicación, heterogeneidad estadística e imprecisión, que se compensaron parcialmente con grandes tamaños del efecto.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save