Cribaje (screening) de la comunidad para la deficiencia visual en las personas mayores

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?
El objetivo de esta revisión fue averiguar si el cribaje comunitario de la discapacidad visual (pérdida de la vista) en las personas mayores produce mejoras en la visión. Los autores de la revisión Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios relevantes para responder a esta pregunta y encontraron 10 estudios.

Mensaje clave
No hay evidencia de que el cribaje comunitarios para detectar la deficiencia visual en las personas mayores reduzca el nivel de deficiencia visual en las personas que viven en su domicilio de forma independiente. Es necesario seguir investigando las barreras que impiden el acceso a la atención médica en la tercera edad, así como investigar el efecto de los cribajes de visión en poblaciones más dependientes de personas mayores.

¿Qué se estudió en la revisión?
Los problemas de visión son comunes en las personas mayores y se asocian con una mayor probabilidad de caídas y una menor calidad de vida. Muchas personas mayores tienen problemas de visión no diagnosticados y, por lo tanto, no reciben el tratamiento adecuado. El cribaje de la vista en personas mayores en la comunidad podrían dar lugar a mejoras en la visión al ayudar a encontrar personas con problemas de visión y ponerlas en contacto con los servicios de atención sanitaria apropiados que puedan proporcionar tratamiento para el problema de la visión. El cribaje puede consistir en simples preguntas sobre la visión (problemas de visión autoinformados) o en una prueba de la vista que implica la lectura de letras en una tabla.

Los autores de la revisión Cochrane quisieron saber si el cribaje de la visión produce una mejora en la visión de las personas mayores de 65 años.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los autores de la revisión Cochrane encontraron 10 estudios relevantes. Cuatro estudios fueron del Reino Unido, dos de Australia, dos de los Estados Unidos y dos de los Países Bajos. Estos estudios compararon la evaluación de la visión con la ausencia de evaluación de la visión en personas de 65 años o más. Los pacientes que participaron en estos estudios tuvieron un seguimiento de entre uno y cinco años. Todos los estudios fueron financiados por agencias gubernamentales.

La revisión muestra que:

- las comunidades que realizaron cribajes de la vista no experimentaron una mejora de la visión, de media, en comparación con las comunidades que no realizaron cribajes de la vista;
- no supuso ninguna diferencia que los problemas de visión fueran autoinformados o se identificaran por una prueba de visión (lectura de letras en una tabla);
- no supuso ninguna diferencia que el cribaje de la visión se hiciera por sí solo o como parte de una evaluación más amplia de la salud.

Los autores de la revisión Cochrane evaluaron la certeza de evidencia para cada resultado de la revisión. Buscaron factores que pueden hacer que la evidencia sea menos segura, como problemas con la forma en que se realizaron los estudios, estudios muy pequeños y hallazgos inconsistentes entre los estudios. También analizaron los factores que pueden hacer que la evidencia sea de certeza más alta, incluidos los efectos muy grandes. Calificaron cada hallazgo como de muy baja certeza, baja certeza, certeza moderada o alta certeza. Esta revisión incluyó principalmente evidencia de alta certeza.

¿Cómo de actualizada está esta revisión?
Los autores de la revisión Cochrane buscaron estudios que se habían publicado hasta el 23 de noviembre de 2017.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de los ECA realizados hasta la fecha no respaldan la realización de cribajes de visión para las personas mayores que viven de forma independiente en un entorno comunitario, ya sea de forma aislada o como parte de un paquete de cribaje de varios componentes. Esto se aplica a los programas de detección que implican preguntas sobre problemas visuales, o mediciones directas de la agudeza visual.

La razón más probable de esta revisión negativa es que las poblaciones incluidas en los ensayos a menudo no aceptaron la intervención ofrecida como resultado de la evaluación de la visión y grandes proporciones de los que no se sometieron a la evaluación de la visión parecieron buscar su propia intervención. Además, los ensayos que utilizan preguntas sobre la visión tienen una sensibilidad y especificidad menores que las pruebas formales de agudeza visual. Dada la importancia de los trastornos visuales entre las personas de edad avanzada, es necesario seguir investigando estrategias para mejorar la visión de las personas de edad avanzada. La eficacia de una intervención de cribaje optimizada en la atención primaria que supere los posibles factores que contribuyen a la falta de beneficios observada en los ensayos hasta la fecha merece ser evaluada; los ensayos deberían considerar la posibilidad de incluir a participantes más dependientes, en lugar de los que viven de forma independiente en la comunidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los problemas visuales en las personas mayores son habituales y frecuentemente no se informan. Los efectos de la mala visión en las personas mayores son de gran alcance e incluyen caídas, confusión y reducción de la calidad de vida. Gran parte de los problemas de la vista en las edades más avanzadas pueden tratarse (por ejemplo, la cirugía de cataratas, la corrección del error de refracción). Por lo tanto, los cribajes de la vista pueden reducir el número de personas mayores que viven con pérdida de visión.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos sobre la visión del cribaje en la comunidad de personas mayores para la deficiencia visual.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (que contiene el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Trials Register]) (2017, número 10); Ovid MEDLINE; Ovid Embase; el registro ISRCTN; ClinicalTrials.gov; y la ICTRP. La fecha de la búsqueda fue 23 de noviembre de 2017.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon el cribado de la visión solo o como parte de un paquete de cribado de componentes múltiples en comparación con ningún cribado de la visión o la atención estándar, sobre la visión de las personas de 65 años o más en un contexto comunitario. Se incluyeron ensayos que utilizaron problemas visuales autoinformados o pruebas de agudeza visual como herramienta de detección.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar previstos por Cochrane. La certeza de la evidencia se evaluó con criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se dispuso de datos de resultados visuales de 10.608 personas en 10 ensayos. Se realizaron cuatro ensayos en el Reino Unido, dos en Australia, dos en los Estados Unidos y dos en los Países Bajos. La duración del seguimiento varió de uno a cinco años. Tres de estos estudios fueron ensayos aleatorios por grupos en los que se asignó al azar a médicos generales o médicos de familia para que realizaran o no pruebas de visión. Todos los estudios fueron financiados por agencias gubernamentales. En general, se juzgó que los estudios tenían un bajo riesgo de sesgo y sólo se rebajó la certeza de la evidencia (GRADE) para la imprecisión.

Siete ensayos compararon la evaluación de la visión como parte de una evaluación de componentes múltiples versus ninguna evaluación. Seis de esos estudios utilizaron la visión autoinformada como instrumento de detección y medida de los resultados, pero no midieron directamente la visión. En un estudio se utilizó una combinación de medición de la visión y la agudeza visual autoinformada: los participantes que informaron de problemas de visión en el cribaje fueron tratados por el médico que los atendía, remitidos a un especialista en atención ocular o se les dio información sobre los recursos disponibles para ayudar en caso de visión deficiente. Hubo un riesgo similar de "no ver bien" durante el seguimiento en las personas sometidas a cribado en comparación con las personas no sometidas a cribado en el metanálisis de seis estudios (riesgo relativo (RR) 1,05, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,97 a 1,14, 4522 participantes pruebas de alta certeza). Un ensayo informó sobre la "mejoría de la visión" y esto ocurrió con una frecuencia ligeramente menor en el grupo sometido a cribado (RR 0,85, IC del 95%: 0,52 a 1,40, 230 participantes, evidencia de certeza moderada).

Dos ensayos compararon el cribaje de la visión (prueba de agudeza visual) sola con ningún cribaje de la visión. En un estudio, la agudeza visual a distancia fue similar en los dos grupos durante el seguimiento (diferencia de medias (DM) 0,02 logMAR, IC del 95%: -0,02 a 0,05, 532 participantes, evidencia de alta certeza). También hubo poca diferencia en la agudeza cercana (MD 0,02 logMAR, IC del 95%: -0,03 a 0,07, 532 participantes, evidencia de alta certeza). No hubo evidencia de ninguna diferencia importante en la calidad de vida (DM -0,06 puntuación del National Eye Institute en el cuestionario sobre la función visual de 25 elementos (VFQ-25) ajustada a la puntuación inicial del VFQ-25, IC del 95%: -2,3 a 1,1, 532 participantes, evidencia de alta certeza). El otro estudio no pudo ser incluido en el análisis de los datos porque no se pudo determinar el número de participantes en cada uno de los brazos en el seguimiento. Sin embargo, los autores afirmaron que no había diferencias significativas en la agudeza visual media de los participantes a los que se les había evaluado la agudeza visual en la línea de base (39 letras) en comparación con los que no se les había evaluado la agudeza visual (35 letras, P = 0,25, 121 participantes).

Un ensayo comparó una evaluación detallada de la salud que incluía la medición de la agudeza visual (intervención) con una breve evaluación de la salud que incluía una pregunta sobre la visión (atención estándar). Las personas a las que se les hizo una evaluación detallada de la salud tenían un riesgo similar de déficit visual (agudeza visual peor que 6/18 en cualquiera de los ojos) durante el seguimiento en comparación con las personas a las que se les hizo una evaluación breve (RR 1,07; IC del 95%: 0,84 a 1,36; 1807 participantes, evidencia de certeza moderada). La puntuación compuesta media del VFQ-25 fue de 86,0 en el grupo que se sometió al cribaje de la agudeza visual, en comparación con 85,6 en el grupo de atención estándar, una diferencia de 0,40 (IC del 95%: -1,70 a 2,50, 1807 participantes, evidencia de alta certeza).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save