Administrar a las mujeres una terapia de mantenimiento con magnesio para prevenir el nacimiento prematuro después de detener la amenaza de un trabajo de parto prematuro

El magnesio no reduce el nacimiento prematuro ni mejora el resultado para el niño cuando se administra a las mujeres después de que se hayan detenido las contracciones del trabajo de parto prematuro.

Los bebés que nacen prematuros, antes de las 37 semanas de embarazo, pueden no sobrevivir o pueden tener problemas posteriores de salud física y de desarrollo si sobreviven. Las mujeres cuyo trabajo de parto prematuro se interrumpe con la terapia tocolítica (medicación para reducir las contracciones uterinas) siguen teniendo un alto riesgo de nacimiento prematuro. Se utilizan diversos agentes (tocolíticos) para detener las contracciones uterinas. Entre ellos se encuentran los betamiméticos, los bloqueadores de los canales de calcio, el sulfato de magnesio y los antagonistas de los receptores de oxitocina. Se ha promovido el mantenimiento posterior con medicación tocolítica. El magnesio oral e intravenoso se ha utilizado para prevenir posteriores contracciones tempranas.

Se incluyeron nueve ensayos controlados aleatorizados con un total de 422 pacientes con SOP. Los ensayos no demostraron ninguna diferencia entre el tratamiento de mantenimiento con magnesio y el placebo u otros tratamientos (ritodrina o terbutalina) en la prevención de los nacimientos prematuros o las muertes perinatales. Los ensayos fueron demasiado pequeños para excluir beneficios o daños importantes de la terapia de mantenimiento con magnesio. El magnesio tenía menos probabilidades que la alternativa de los tocolíticos (betamiméticos) de producir efectos secundarios, en particular palpitaciones o taquicardia, aunque era más probable que se produjera diarrea. Este hallazgo se basa en muy pocos estudios de baja calidad, y ninguno de ellos examinó el desarrollo posterior de los infantes.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente para mostrar diferencias entre el tratamiento de mantenimiento con magnesio comparado con el placebo o ningún tratamiento, o los tratamientos alternativos (ritodrina o terbutalina) en la prevención del nacimiento prematuro después de un episodio de amenaza de trabajo de parto prematuro.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento de mantenimiento con magnesio es uno de los tipos de tratamiento tocolítico que se utilizan después de un episodio de amenaza de trabajo de parto prematuro (normalmente tratado con una dosis inicial de tratamiento tocolítico) en un intento de prevenir la aparición de nuevas contracciones prematuras.

Objetivos: 

Evaluar si el tratamiento de mantenimiento con magnesio es eficaz para prevenir el nacimiento prematuro después de que se detenga la amenaza inicial de trabajo de parto prematuro.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 enero 2013).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de la terapia de magnesio administrada a mujeres después de la amenaza de un trabajo de parto prematuro.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios para su inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y realizaron la extracción de datos. Se verificó la entrada de datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ensayos con 422 embarazadas. Tres ensayos tenían un alto riesgo de sesgo y ninguno incluía un seguimiento a largo plazo de los niños. No se observaron diferencias en la incidencia de nacimientos prematuros o de mortalidad perinatal cuando se comparó la terapia de mantenimiento con magnesio con un placebo o ningún tratamiento; o con terapias alternativas (ritodrina o terbutalina). El riesgo relativo (RR) para el parto prematuro (menos de 37 semanas) para el magnesio en comparación con el placebo o ningún tratamiento fue de 1,05, con un intervalo de confianza (IC) del 95% de 0,80 a 1,40 (dos ensayos, 99 mujeres); y 0,99, con un IC del 95% de 0,57 a 1,72 (dos ensayos, 100 mujeres) para el magnesio en comparación con los tratamientos alternativos. El RR de mortalidad perinatal para el magnesio en comparación con el placebo o ningún tratamiento fue de 5,00, IC del 95%: 0,25 a 99,16 (un ensayo, 50 niños); y 5,00, IC del 95%: 0,25 a 99,16 (un ensayo, 50 niños) para el magnesio en comparación con los tratamientos alternativos.

Las mujeres que tomaban preparados de magnesio tenían menos probabilidades de informar sobre los efectos secundarios (RR 0,67, IC del 95%: 0,47 a 0,96, tres ensayos, 237 mujeres), incluidas las palpitaciones o la taquicardia (RR 0,26, IC del 95%: 0,13 a 0,52, tres ensayos, 237 mujeres) que las mujeres que recibían terapias alternativas. Sin embargo, las mujeres que recibieron magnesio tuvieron más probabilidades de experimentar diarrea (RR 6,79; IC del 95%: 1,26 a 36,72; tres ensayos, 237 mujeres).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save