No hay evidencia que apoye el uso de la tioridazina para la demencia

Los problemas de conducta son comunes en la demencia y constituyen una importante fuente de carga para los cuidadores. La tioridazina tiene un importante efecto sedante y se cree que es el principal mecanismo de acción para calmar y controlar al paciente. Sin embargo, farmacológicamente, también tiene marcadas propiedades anticolinérgicas que podrían tener un efecto potencialmente perjudicial en la función cognitiva. El único efecto positivo de la tioridazina en comparación con el placebo es reducir la ansiedad. Cuando se compara con el placebo, otros neurolépticos y otros sedantes tiene iguales o mayores tasas de efectos adversos. La tioridazina tiene un efecto mínimo o nulo en las calificaciones globales, mientras que otros fármacos como el clormetiazol son superiores a ella en las calificaciones de comportamiento. Los médicos deben ser conscientes de que no hay evidencia que apoye el uso de la tioridazina en la demencia, y su uso puede exponer a los pacientes a un exceso de efectos secundarios.

Conclusiones de los autores: 

Se dispone de datos muy limitados para apoyar el uso de la tioridazina en el tratamiento de la demencia. Si la tioridazina no tuviera actualmente un uso clínico generalizado, habría evidencia inadecuada para apoyar su introducción.

El único efecto positivo de la tioridazina en comparación con el placebo es reducir la ansiedad. Cuando se compara con el placebo, otros neurolépticos y otros sedantes, tiene iguales o mayores tasas de efectos adversos.

Los médicos deben ser conscientes de que no hay evidencia que apoye el uso de la tioridazina en la demencia, y su uso puede exponer a los pacientes a un exceso de efectos secundarios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los fármacos neurolépticos son tratamientos controvertidos en la demencia, y se está acumulando evidencia de que pueden acelerar el declive clínico. A pesar de estas preocupaciones, se suelen recetar a pacientes de edad avanzada y con demencia. La tioridazina, un neuroléptico de fenotiazina, se ha recetado comúnmente porque se pensaba que producía efectos secundarios motores relativamente menos frecuentes. El fármaco tiene un importante efecto sedante y se cree que es el principal mecanismo de acción para calmar y controlar al paciente. Sin embargo, farmacológicamente, también tiene marcadas propiedades anticolinérgicas que podrían tener un efecto potencialmente perjudicial en la función cognitiva.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la tioridazina en la demencia en términos de:
1) eficacia en el control de los síntomas
2) resultado cognitivo para el paciente
3) seguridad

Métodos de búsqueda: 

El 13 de marzo de 2009 se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del CDCIG con los términos "tioridazine" y "melleril". Este registro contiene referencias actualizadas de las principales bases de datos de atención de la salud, como MEDLINE y EMBASE, así como registros de bases de datos de ensayos en el campo de la demencia.

Criterios de selección: 

Se identificaron ensayos aleatorizados sin fundamento, a simple o doble ciego, en los que se administró el tratamiento con tioridazina en más de una dosis y se comparó con una intervención alternativa en pacientes con demencia de cualquier etiología. Se examinaron los ensayos en los que la asignación al tratamiento o al comparador no era verdaderamente aleatoria, o en los que no se ocultaba la asignación al tratamiento, pero no se incluyen en el análisis de los datos.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos fueron extraídos de forma independiente por los autores de la revisión (VK, CAK y RJH). En el caso de las variables continuas y ordinales, las principales medidas de resultado de interés fueron la puntuación de la evaluación final y el cambio de puntuación de la línea de base a la evaluación final. Las puntuaciones de la evaluación fueron proporcionadas por escalas de calificación del comportamiento, escalas de impresión clínica global, escalas de evaluación funcional, puntuaciones de pruebas psicométricas y frecuencia y gravedad de los eventos adversos. Los datos se agruparon cuando fue apropiado o posible, y se estimó el odds ratio de Peto (IC del 95%) o la diferencia de media ponderada (IC del 95%). Cuando fue posible, se usaron datos de intención de tratar (intention to treat).

Resultados principales: 

El metanálisis mostró que, en comparación con el placebo, la tioridazina redujo los síntomas de ansiedad, como lo demuestran los cambios en la Escala de Ansiedad de Hamilton. Sin embargo, no hubo un efecto significativo en el cambio clínico global, y una tendencia no significativa de mayores efectos adversos con la tioridazina.

En comparación con el diazepam, la tioridazina fue superior en cuanto a algunos síntomas de ansiedad, con efectos adversos similares. Las escalas globales de evaluación clínica no favorecieron ninguno de los dos tratamientos.

En comparación con el clormetiazol, la tioridazina fue significativamente inferior cuando se evaluó en algunos elementos de las Escalas de Calificación del Comportamiento Geriátrico del CAPE y de Crichton. La tioridazina también se asoció con un número significativamente mayor de mareos.

No se demostró la superioridad de la tioridazina en las comparaciones con la etoperidona, la loxapina o el zuclopentixol, salvo para producir menos efectos secundarios que la loxapina.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save