Evitación de antígenos en la dieta materna durante el embarazo o la lactancia para prevenir o tratar la enfermedad atópica en niños

La evidencia no es suficiente para recomendar a las mujeres que eviten alimentos específicos durante el embarazo o la lactancia materna para proteger a sus hijos de enfermedades alérgicas como el eccema o el asma.

Se incluyeron cinco ensayos con 952 participantes. Los ensayos sobre la evitación de la leche, el huevo y otros alimentos potencialmente "antigénicos" durante el embarazo o la lactancia no proporcionan evidencia suficiente acerca de si esta intervención ayuda a prevenir el eccema atópico o el asma en el niño. Las mujeres que evitaron el consumo de estos alimentos experimentaron un aumento de peso significativamente menor durante el embarazo en el único ensayo que informó sobre este resultado, lo que destaca la posibilidad de efectos adversos nutricionales en la madre y el feto. Finalmente, un ensayo pequeño informó una respuesta poco concluyente sobre los recién nacidos que recibían leche materna y presentaban eccema atópico cuando sus madres evitaron el consumo de leche de vaca y huevo.

Conclusiones de los autores: 

Es probable que la prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante el embarazo no reduzca sustancialmente el riesgo de enfermedades atópicas de su hijo, y esta dieta puede tener efectos adversos en la nutrición materna o fetal. La prescripción de una dieta libre de antígenos a una madre de alto riesgo durante la lactancia probablemente reduzca el riesgo de que su hijo desarrolle eccema atópico, pero se necesitan mejores ensayos.

La evitación de antígenos en la dieta por parte de las madres que lactan a recién nacidos con eccema atópico puede reducir la gravedad del eccema, pero se necesitan más ensayos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Algunos recién nacidos que recibían leche materna y presentaban eccema atópico se beneficiaron con la eliminación de la leche de vaca, los huevos u otros antígenos de la dieta materna. También se conoce que los antígenos de la dieta materna atraviesan la placenta.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la prescripción de una dieta libre de antígenos durante el embarazo o la lactancia sobre la nutrición materna y del recién nacido, y en la prevención o tratamiento de la enfermedad atópica en el niño.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (6 de julio 2012).

Criterios de selección: 

Todas las comparaciones aleatorizadas o cuasialeatorizadas de la evitación de antígenos en la dieta materna para las embarazadas o las mujeres que estaban lactando. Se excluyeron los ensayos de intervenciones multimodales que incluyeron la manipulación de la dieta del recién nacido diferente a la leche materna o de los aspectos del entorno del recién nacido que no se relacionan con la dieta.

Obtención y análisis de los datos: 

Se obtuvieron los datos de los informes publicados y se complementaron con información adicional recibida de los autores de los ensayos con los que se estableció contacto.

Resultados principales: 

La evidencia de cinco ensayos que incluyeron 952 participantes no indica un efecto protector de la evitación de antígenos en la dieta materna durante el embarazo sobre la incidencia de eccema atópico en los primeros 12 a 18 meses de vida. Los datos sobre rinitis o conjuntivitis alérgica y urticaria se limitan a un único ensayo para cada una, y no son suficientes para establecer inferencias significativas. No se han informado resultados de atopia a largo plazo. La dieta restringida durante el embarazo se asoció con un leve pero estadísticamente significativo menor aumento de peso gestacional promedio, un riesgo más elevado de parto prematuro no significativo, y una reducción no significativa del peso promedio al nacer.

La evidencia de dos ensayos, en los que hubo 523 participantes, no mostró un efecto protector significativo de la evitación de antígenos maternos durante la lactancia sobre la incidencia de eccema atópico durante los primeros 18 meses o de una prueba de punción positiva a la leche de vaca, el huevo o el antígeno del cacahuete al año o a los dos o siete años.

Un ensayo cruzado (crossover) de 17 madres que lactaron a recién nacidos con eccema atópico establecido encontró que la evitación de antígenos en la dieta materna se asoció con una reducción no significativa de la gravedad del eccema.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save