Sulfato de magnesio versus fenitoína para la eclampsia

En las pacientes con eclampsia, el sulfato de magnesio es mejor que la fenitoína para prevenir las convulsiones adicionales y otros problemas de salud de las pacientes y los recién nacidos.

Entre dos y ocho embarazadas de cada 100 desarrolla preeclampsia (toxemia), que habitualmente significa que presentan hipertensión y proteínas en la orina. Unas pocas mujeres con preeclampsia también tendrán una convulsión (ataque), al cual se le llama eclampsia. La eclampsia es poco frecuente: en los países de ingresos altos dos a tres embarazadas de cada 10 000 presentan eclampsia, y en los países de ingresos bajos y medios ocurre en 16 a 69 de cada 10 000 embarazadas. Es una afección importante porque las pacientes que presentan eclampsia tienen un alto riesgo de enfermar gravemente y morir. En todo el mundo, más de medio millón de mujeres mueren cada año debido a complicaciones del embarazo y el parto, y el 99% de estas muertes ocurren en pacientes de países de ingresos bajos y medios. En general el 15% de las muertes maternas se asocian con eclampsia.

La revisión de siete ensayos que incluyeron a 972 mujeres encontró que el sulfato de magnesio fue significativamente mejor que la fenitoína para reducir el riesgo de muerte materna y de presentar convulsiones adicionales. También parece más seguro para el recién nacido. Otros fármacos (diazepam y coctel lítico) también se han comparado con sulfato de magnesio en las pacientes con eclampsia en otras revisiones; el sulfato de magnesio también fue significativamente mejor que estos tratamientos.

Conclusiones de los autores: 

En las pacientes con eclampsia el sulfato de magnesio comparado con la fenitoína reduce el cociente de riesgos de recurrencia de las convulsiones, probablemente reduce el riesgo de muerte materna y mejora los resultados del recién nacido. El sulfato de magnesio es el fármaco de elección en las pacientes con eclampsia. El uso de fenitoína debe ser abandonado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La eclampsia, que es la aparición de convulsiones asociadas a la preeclampsia, aún es una complicación del embarazo poco frecuente pero grave. Varios anticonvulsivantes diferentes se han utilizado para controlar los ataques eclámpticos y prevenir las convulsiones adicionales.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos del sulfato de magnesio comparado con la fenitoína cuando se utilizaron para la atención de pacientes con eclampsia. El sulfato de magnesio se compara con el diazepam y con el coctel lítico en otras revisiones Cochrane.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group) (30 de abril de 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que compararan sulfato de magnesio (administración intravenosa o intramuscular) con fenitoína para las pacientes con diagnóstico clínico de eclampsia.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron datos de siete ensayos con 972 pacientes. Un ensayo grande (775 pacientes) fue de buena calidad. Comparado con la fenitoína el sulfato de magnesio se asoció con una reducción significativa en la recurrencia de las convulsiones (seis ensayos, 972 pacientes; cociente de riesgos [CR] 0,34; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,24 a 0,49). La tendencia en la mortalidad materna favorece al sulfato de magnesio, pero la diferencia no alcanza significación estadística (tres ensayos, 847 pacientes; CR 0,50; IC del 95%: 0,24 a 1,05). Hubo reducciones en el riesgo de neumonía (un ensayo, CR 0,44; IC del 95%: 0,24 a 0,79), asistencia respiratoria (un ensayo, CR 0,68; IC del 95%: 0,50 a 0,91) e ingreso a una unidad de cuidados intensivos (un ensayo, CR 0,67; IC del 95%: 0,50 a 0,89) asociadas con la administración del sulfato de magnesio, en lugar de fenitoína.

En el recién nacido el sulfato de magnesio se asoció con menos ingresos a una unidad especial de cuidados neonatales (UECN) (un ensayo, 518 recién nacidos; CR 0,73; IC del 95%: 0,58 a 0,91) y menos recién nacidos que murieron o estuvieron en la UECN por más de siete días (un ensayo, 643 recién nacidos; CR 0,77; IC del 95%: 0,63 a 0,95), comparado con la fenitoína. No hubo diferencias claras en las muertes perinatales (dos ensayos, 665 recién nacidos; (CR 0,85; IC del 95%: 0,67 a 1,09).

Tools
Information
Share/Save