Aromaterapia para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto

La aromaterapia extrae el poder curativo de las plantas con el uso de aceites esenciales para mejorar el bienestar físico y mental. Los aceites se pueden administrar a través de masajes en la piel o pueden ser inhalados mediante una infusión de vapor o un mechero. El dolor del trabajo de parto puede ser intenso, y puede ser peor si está acompañado de tensión, ansiedad y miedo. Muchas mujeres quisieran un trabajo de parto sin utilizar fármacos ni métodos invasivos como la epidural, y regresar a los tratamientos complementarios que les pueden ayudar a reducir su percepción del dolor. Se han probado muchos tratamientos complementarios que incluyen acupuntura, técnicas cuerpo mente, masaje, reflexología, hierbas medicinales u homeopatía, hipnosis, música y aromaterapia. La revisión identificó dos ensayos controlados con asignación aleatoria de aromaterapia. Un ensayo que incluyó 513 pacientes comparó uno de los aceites esenciales de manzanilla romana, salvia silvestre, incienso, lavanda o mandarina con atención estándar. El aromaterapia se aplicó a través de puntos de acupresión, velas, compresas, baños de pies, masaje o una piscina de parto. El segundo ensayo incluyó 22 pacientes asignadas al azar a baño durante al menos una hora en agua con aceite esencial de jengibre o hierba limón agregado. Todas las mujeres recibieron atención regular y tuvieron acceso a tratamiento para el alivio del dolor. Los ensayos no encontraron diferencias entre los grupos para la intensidad del dolor, el parto vaginal asistido, la cesárea o el uso de fármacos para la analgesia (epidural). En general no existen pruebas suficientes de ensayos controlados con asignación aleatoria acerca de los efectos beneficiosos de la aromaterapia para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto. Se necesita más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Existe una falta de estudios que evalúen la función de la aromaterapia para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto. Se necesitan estudios de investigación adicionales antes de hacer recomendaciones para la práctica clínica.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

A muchas mujeres les gustaría evitar los métodos farmacológicos o invasivos para el manejo del dolor durante el trabajo de parto y esto puede contribuir a la popularidad de los métodos complementarios para el manejo del dolor. Esta revisión examinó las pruebas actualmente disponibles que apoyan el uso de aromaterapia para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto.

Objetivos: 

Examinar los efectos de la aromaterapia para el tratamiento del dolor durante el trabajo de parto sobre la morbilidad materna y perinatal.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 octubre 2010), Cochrane Complementary Medicine Field's Trials Register (octubre 2010), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Cochrane Library 2010, número 4), en MEDLINE (1966 hasta 31 octubre 2010), CINAHL (1980 hasta 31 octubre 2010), Australian and New Zealand Trials Registry (31 octubre 2010), Chinese Clinical Trial Register (31 octubre 2010), Current Controlled Trials (31 octubre 2010), ClinicalTrials.gov (31 octubre 2010), ISRCTN Register (31 octubre 2010), National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) (31 octubre 2010) y en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (31 octubre 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados con asignación aleatoria que compararon aromaterapia con placebo, ningún tratamiento u otras formas no farmacológicas de tratamiento del dolor durante el trabajo de parto.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos (535 mujeres) en la revisión.Los ensayos no encontraron diferencias entre los grupos para las medidas de resultado primarias de intensidad del dolor, parto vaginal asistido (cociente de riesgos [CR] 1,04, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,48 a 2,28; un ensayo, 513 pacientes; CR 0,83, IC del 95%: 0,06 a 11,70; un ensayo, 22 mujeres) y cesárea (CR 0,98, IC del 95%: 0,49 a 1,94; un ensayo, 513 pacientes; CR 2,54, IC del 95%: 0,11 a 56,25; un ensayo, 22 pacientes); hubo más recién nacidos ingresados en cuidados intensivos neonatales en el grupo control de un ensayo (CR 0,08, IC del 95%: 0,00 a 1,42; un ensayo, 513 pacientes) pero esta diferencia no alcanzó significación estadística. Los ensayos no encontraron diferencias entre los grupos para las medidas de resultado secundarias uso de fármacos para la analgesia (CR 0,35, IC del 95%: 0,04 a 3,32; un ensayo, 513 pacientes; CR 2,50, IC del 95%: 0,31 a 20,45; un ensayo, 22 pacientes), parto vaginal espontáneo (CR 1,00, IC del 95%: 0,94 a 1,06; un ensayo, 513 pacientes; CR 0,93, IC del 95%: 0,67 a 1,28; un ensayo, 22 pacientes) o duración del trabajo de parto y estimulación (CR 1,14, IC del 95%: 0,90 a 1,45; un ensayo, 513 pacientes). El riesgo de sesgo fue bajo en los ensayos.

Tools
Information
Compartir/Guardar