Intervenciones quirúrgicas para el glaucoma infantil

Pregunta de la revisión
Esta revisión comparó los efectos de diferentes cirugías para el glaucoma primario congénito (GPC).

Antecedentes
El GPC es un tipo de glaucoma infantil que generalmente comienza durante los primeros cinco años de vida. El GPC es causado por un sistema de drenaje anormal en el ojo en ausencia de otros problemas oculares o de salud. Se acumula líquido producido naturalmente por el ojo que causa presión alta dentro del ojo. En los niños menores de cinco años, la presión alta producida por el líquido puede causar que el ojo se agrande (se distienda) lo cual da lugar a opacidad en la córnea (parte clara al frente del ojo), visión reducida, lagrimeo y sensibilidad a la luz. El fracaso en el tratamiento de este trastorno puede dar lugar a ceguera parcial o total.

El GPC principalmente se trata con cirugía para reducir la presión en el ojo. Algunas cirugías procuran abrir el sistema de drenaje del ojo desde el interior (goniotomía) o el exterior (trabeculotomía, viscocanolostomía). Otras cirugías incluyen la creación de una vía de drenaje nueva para el ojo (trabeculectomía, esclerectomía profunda, implantación de un dispositivo). Los fármacos, como la mitomicina C, también pueden usarse durante las cirugías para impedir que las aberturas de drenaje se cierren.

Características de los estudios
Se encontraron seis ensayos que comparaban diferentes cirugías para el GPC. Estos ensayos incluyeron 102 ojos de 61 niños. Se realizaron dos ensayos en los EE.UU. y un ensayo en cada uno de estos cuatro países: Egipto, Israel, Líbano y Arabia Saudita. Todos los ensayos incluyeron a neonatos menores de un año de edad al momento del diagnóstico del GPC y en los que se realizó un seguimiento de seis meses a cinco años después de la intervención quirúrgica. No hubo dos ensayos que compararan el mismo par de intervenciones quirúrgicas. Un ensayo comparó trabeculotomía versus goniotomía; el segundo ensayo comparó la combinación de trabeculectomía-trabeculotomía con mitomicina C (CTTM) versus trabeculectomía-trabeculotomía con mitomicina C con esclerectomía profunda (CTTM-EP); el tercer ensayo comparó la combinación de trabeculotomía-trabeculectomía versus trabeculotomía; el cuarto ensayo comparó una goniotomía versus dos goniotomías; el quinto ensayo comparó trabeculotomía versus viscocanolostomía; y el sexto ensayo comparó goniotomía con bisturí versus láser. Las pruebas están actualizadas hasta el 23 de junio de 2014.

Resultados clave
En la revisión, no hubo dos ensayos que compararan el mismo par de cirugías. Además, hubo números pequeños de niños incluidos en cada ensayo (promedio de 10 niños por ensayo), lo cual limitó la capacidad de establecer conclusiones acerca de la efectividad de una intervención quirúrgica sobre otra. Cuatro ensayos informaron los eventos adversos, aunque ningún ensayo informó una diferencia importante entre los pares de cirugías. Ninguno de los ensayos informó sobre la calidad de vida o datos económicos.

Calidad de la evidencia
La calidad general de las pruebas sobre el tema de la revisión fue deficiente. Todos los ensayos presentaron algunas limitaciones en el diseño del estudio, el informe o ambos. Ninguno de los ensayos incluyó un número de participantes que pueda detectar una diferencia evidente entre las cirugías.

Conclusiones de los autores: 

No se pueden extraer conclusiones de los ensayos incluidos en esta revisión debido a la escasez de datos. Se necesita más investigación para determinar cuál de las muchas cirugías realizadas para el GPC es efectiva.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

El glaucoma primario congénito (GPC) se manifiesta en los primeros años de vida del niño y no se asocia con otras anomalías sistémicas u oculares. El GPC da lugar a considerable morbilidad incluso en los países desarrollados. Se han descrito varias técnicas quirúrgicas para tratar este trastorno y disminuir la presión intraocular (PIO) asociada con el mismo.

Objetivos: 

Comparar la efectividad y la seguridad de diferentes técnicas quirúrgicas para el GPC.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en: CENTRAL(que contiene el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Group]) (The Cochrane Library 2014, número 6),Ovid MEDLINE, Ovid MEDLINE In-Process and Other Non-Indexed Citations, Ovid MEDLINE Daily,Ovid OLDMEDLINE(enero 1946 hasta junio 2014),EMBASE (enero 1980 hasta junio 2014), (enero 1982 hasta junio 2014), PubMed(enero 1946 hasta junio 2014), el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) (www.controlled-trials.com), ClinicalTrials.gov (www.clinicaltrials.gov), la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (www.who.int/ictrp/search/en). No se aplicaron restricciones de fecha o idioma en las búsquedas electrónicas de ensayos. Se hicieron búsquedas en las bases de datos electrónicas por última vez el 23 junio 2014.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos aleatorios y cuasialeatorios en los cuales se compararon diferentes tipos de intervenciones quirúrgicas en niños menores de cinco años de edad con GPC.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar especificados por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyó un total de seis ensayos (cuatro aleatorios y dos cuasialeatorios) con 102 ojos en 61 niños. Dos ensayos se realizaron en los EE.UU., un ensayo en Egipto, uno en Israel, uno en el Líbano y uno en Arabia Saudita. Todos los ensayos incluyeron a niños en los que el diagnóstico de GPC se había realizado antes del año de edad, y cuyo seguimiento se había llevado a cabo durante períodos que variaban de seis meses a cinco años.

No se encontraron dos ensayos que compararan el mismo par de intervenciones quirúrgicas, de manera que no se realizó un metanálisis. Un ensayo comparó trabeculotomía versus goniotomía; un segundo ensayo comparó una combinación de trabeculectomía-trabeculotomía con mitomicina C versus trabeculectomía-trabeculotomía con mitomicina C y esclerectomía profunda; un tercer ensayo comparó una combinación de trabeculotomía-trabeculectomía versus trabeculotomía; un cuarto ensayo comparó goniotomía versus dos goniotomías; un quinto ensayo comparó trabeculotomía versus viscocanolostomía; y el sexto ensayo comparó goniotomía quirúrgica versus goniotomía con láser de neodimio-YAG. Para el cambio en la PIO y el éxito de la cirugía (definidos por la PIO lograda), ninguno de los ensayos informó una diferencia entre los pares de técnicas quirúrgicas. Sin embargo, debido a los tamaños de la muestra limitados para todos los ensayos (promedio de 10 niños por ensayo), aún no se conocen las pruebas sobre si una técnica quirúrgica particular es efectiva y que técnica quirúrgica es mejor. Los eventos adversos, como el desprendimiento coroidal, la cámara anterior poco profunda y el hipema, se informaron en cuatro ensayos. Ninguno de los ensayos informó sobre la calidad de vida o datos económicos.

Estos ensayos en general no se diseñaron ni informaron de manera adecuada. Dos ensayos eran ensayos cuasialeatorios y se consideraron en riesgo alto de sesgo de selección; cuatro ensayos estuvieron en riesgo alto o incierto de sesgo de realización y de sesgo de detección; y se consideró que un ensayo estuvo en riesgo alto de sesgo de deserción debido a las proporciones altas de pérdidas durante el seguimiento. Debido al diseño y al informe deficientes del estudio, aún no se conoce la confiabilidad y la aplicabilidad de las pruebas.

Tools
Information
Compartir/Guardar