Peces que se alimentan de larvas de mosquitos para la prevención de la transmisión del paludismo

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Los parásitos Plasmodium causan el paludismo y son transmitidos por mosquitos Anopheles adultos. Se han promovido programas que introducen peces en las fuentes de agua cercanas a donde viven personas. La teoría es que estos peces comen las larvas y las pupas de los mosquitos Anopheles, por lo que se reduce la población de mosquitos adultos y se reduce el número de personas infectadas por los parásitos Plasmodium.

En esta revisión, se examinaron los estudios de investigación publicados hasta el 18 de junio de 2013 que evaluaron la introducción de peces larvívoros en los criaderos de mosquitos Anopheles en áreas donde el paludismo es habitual. No se encontraron estudios que analizaran los efectos de los peces larvívoros sobre las poblaciones de mosquitos Anopheles adultas ni sobre el número de personas infectadas por los parásitos Plasmodium. Se incluyeron 12 estudios que examinaron los efectos de los peces larvívoros sobre las larvas y las pupas Anopheles en diferentes criaderos, incluidas masas de agua localizadas (como pozos, envases de agua domésticos, peceras y piscinas; seis estudios), lechos de ríos por debajo de los embalses (dos estudios), campos de plantación de arroz (tres estudios) y canales de agua (dos estudios). Las pruebas de los estudios de investigación no son suficientes para mostrar si la introducción de peces larvívoros reduce el número de larvas y pupas Anopheles en las fuentes de agua (nueve estudios, datos no agrupados, pruebas de calidad muy baja). Sin embargo, los peces larvívoros pueden reducir el número de larvas y pupas de mosquitos Anopheles de las fuentes de agua (cinco estudios, datos no agrupados, pruebas de calidad baja). Ninguno de los estudios incluidos examinó los efectos de introducir peces larvívoros sobre otras especies nativas presentes, pero estos estudios no estaban diseñados para hacerlo. Antes de invertir mucho en esta intervención, se necesitan mejores estudios de investigación para determinar el efecto de introducir peces larvívoros en poblaciones adultas Anopheles y sobre el número de pacientes infectados por paludismo. Los investigadores necesitan utilizar diseños controlados sólidos con un número adecuado de sitios. Además, los investigadores deben explorar si la introducción de estos peces afecta a los peces nativos y a otras especies a las que no está dirigida la intervención.

Conclusiones de los autores: 

No hay suficientes estudios de investigación confiables que muestren si la introducción de peces larvívoros reduce la transmisión del paludismo o la densidad de las poblaciones de mosquitos anófeles adultos.

En los estudios de investigación que examinan los efectos sobre los estadios anofelinos inmaduros de introducir peces en los criaderos potenciales de los vectores del paludismo (masas de agua localizadas como pozos y fuentes de agua domésticas, campos de plantación de arroz y canales de agua), pruebas débiles indican un efecto sobre la densidad o la presencia de mosquitos anófeles inmaduros con altas reservas de peces, pero este resultado no es consistente. No se sabe si lo anterior se traduce en efectos beneficiosos para la salud, con peces solos o con peces combinados con otras medidas de control de vectores. La interpretación de las pruebas actuales es que los países no deben invertir en reservas de peces como una medida de control de larvas en cualquier zona de transmisión del paludismo fuera del contexto de estudios de campo cuidadosamente controlados o diseños cuasiexperimentales. También sería útil que los estudios de investigación examinaran los efectos sobre los peces nativos y otras especies a las que no está dirigida la intervención.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los mosquitos anófeles adultos transmiten los parásitos Plasmodium que causan el paludismo. Algunas especies de peces comen larvas y pupas de mosquitos. En los documentos de políticas de control de enfermedades, la Organización Mundial de la Salud incluye el control biológico de los vectores del paludismo al abastecer los estanques, ríos y reservas de agua cercanas a donde viven personas, con peces larvívoros para reducir la transmisión por parásitos Plasmodium. El Fondo Mundial financia programas de peces larvívoros en algunos países y con el aumento de los esfuerzos en la erradicación del paludismo, los elaboradores de políticas pueden retomar esta opción. Por lo tanto, se evaluó la base de pruebas de los programas de peces larvívoros en el control del paludismo.

Objetivos: 

El objetivo principal fue evaluar si la introducción de peces larvívoros en los criaderos de anófeles repercute en la transmisión de los parásitos Plasmodium. El objetivo secundario fue resumir los estudios que evalúan si la introducción de peces larvívoros influye en la densidad y la presencia de larvas y pupas Anopheles en las fuentes de agua, para comprender si es posible que los peces tengan un efecto.

Estrategia de búsqueda: 

Se intentaron identificar todos los estudios pertinentes independientemente del idioma o del estado de publicación (publicado, no publicado, en prensa y en curso). Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), publicado en The Cochrane Library; MEDLINE; EMBASE; CABS Abstracts; LILACS; y en el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) hasta el 18 de junio de 2013. Se verificaron las listas de referencias de todos los estudios identificados por los métodos anteriores. También se examinaron las referencias citadas en los artículos de revisión y bibliografías previamente compiladas para buscar estudios elegibles.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y ensayos controlados no aleatorios, incluidos estudios controlados tipo antes y después (before-and-after studies), series de tiempo controladas y estudios controlados de series de tiempo interrumpido de regiones en las que el paludismo es endémico que introdujeron peces como larvicidas e informaron sobre el paludismo en la comunidad o la densidad de población anófeles adulta. A falta de pruebas directas de un efecto sobre la transmisión, se realizó un análisis secundario con los estudios que evaluaron el efecto de introducir peces larvívoros sobre la densidad o la presencia de mosquitos anófeles inmaduros (en forma de larvas y pupas) en las fuentes de agua comunitarias para determinar si esta intervención tiene algún potencial en estudios de investigación adicionales sobre el control de los vectores del paludismo.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores examinaron los resúmenes y analizaron los estudios potencialmente relevantes mediante un formulario de elegibilidad. Dos revisores de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Si los datos relevantes no estaban claros o no se informaron, se escribió a los autores de los ensayos para obtener aclaraciones. Los datos se presentaron en tablas y se resumieron los estudios que evaluaron los efectos de la introducción de peces sobre la densidad o la presencia, o ambos, de anófeles inmaduros. Se utilizó GRADE para resumir las pruebas la calidad. También se examinó si los autores de los estudios incluidos informaron cualquier posible repercusión adversa de la introducción de peces larvívoros sobre especies nativas a las que no está dirigida la intervención.

Resultados principales: 

No se encontraron estudios confiables que informaran los efectos de introducir peces larvívoros sobre la infección por paludismo en las comunidades vecinas, sobre la tasa de inoculación entomológica ni sobre la densidad de Anopheles adultos.

Para el análisis secundario, se examinaron los efectos de introducir peces larvívoros sobre la densidad y la presencia de larvas y pupas anófeles en las fuentes de agua comunitarias. Se incluyeron 12 estudios pequeños con un seguimiento de 22 días a cinco años. Los estudios se realizaron en diversos contextos que incluyeron masas de agua localizadas (como pozos, envases de agua domésticos, peceras y piscinas; seis estudios), lechos de ríos por debajo de los embalses (dos estudios), campos de plantación de arroz (tres estudios) y canales de agua (dos estudios). Todos los estudios tuvieron un alto riesgo de sesgo.

Los estudios de investigación no fueron suficientes para determinar si los peces larvívoros reducen la densidad de las larvas y pupas Anopheles (nueve estudios, datos no agrupados, pruebas de calidad muy baja). Algunos estudios con altas reservas de peces parecieron detener el aumento de las poblaciones anófeles inmaduras o reducir el número de mosquitos anófeles inmaduros, comparados con los controles. Sin embargo, este resultado no fue consistente y en los estudios que mostraron una disminución en las poblaciones anófeles inmaduras, el efecto no se mantuvo de forma consistente. Los paces larvívoros pueden reducir el número de fuentes de agua con larvas y pupas Anopheles (cinco estudios, datos no agrupados, pruebas de baja calidad).

Ninguno de los estudios incluidos informó los efectos de los peces larvívoros sobre las poblaciones locales de peces nativos u otras especies.

Compartir/Guardar