Probióticos para la prevención de infecciones agudas de las vías respiratorias superiores

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores incluyen el resfriado común, la inflamación de la tráquea y la laringe con síntomas que incluyen fiebre, tos, dolor y cefaleas. La mayoría de las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores son causadas por infecciones virales y generalmente se resuelven después de tres a siete días. Para reducir el curso de la infección y hacer que el paciente se sienta más cómodo, se recomiendan el paracetamol, el ibuprofeno o la aspirina y mantener la ingestión frecuente de líquidos para reducir la fiebre y aliviar el dolor y las cefaleas. Los antibióticos se prescriben si la enfermedad se torna crónica y si se presentan complicaciones. Algunos microorganismos vivos pueden otorgar un beneficio de salud al paciente cuando se administran en cantidades adecuadas. Las bacterias que producen ácido láctico y las bifidobacterias son los tipos de probióticos más frecuentes. Se consumen frecuentemente en alimentos fermentados como el yogur y el yogur de soja o en suplementos alimentarios.

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos electrónicas y se identificaron 14 ensayos controlados aleatorios, aunque sólo se pudieron extraer datos disponibles para agrupar de diez ensayos donde participaron 3451 pacientes, que incluyeron neonatos, niños y adultos de alrededor de 40 años de edad. Se encontró que la intervención con microorganismos vivos fue mejor que placebo para reducir el número de pacientes que presentaron episodios de infección aguda de las vías respiratorias superiores y el cociente de tasas (calculado para comparar la tasa de eventos que ocurrieron en cualquier punto temporal determinado) de los episodios de infección aguda de las vías respiratorias superiores, pero los resultados de la revisión mostraron algunas limitaciones (por ejemplo, un nivel alto de heterogeneidad, pocos estudios en algunos subgrupos y ningún dato sobre los pacientes de edad avanzada). La información limitada de sólo tres de los ensayos mostró que los microorganismos vivos pueden reducir la prescripción de antibióticos. Los efectos secundarios de los probióticos fueron menores y los síntomas digestivos fueron los más frecuentes.

Las pruebas son débiles, pero la revisión muestra un efecto beneficioso al utilizar probióticos para evitar las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores.

Conclusiones de los autores: 

Los probióticos fueron mejores que placebo para reducir el número de pacientes que presentaron episodios de infecciones agudas de las vías respiratorias superiores, el cociente de tasas de los episodios de infecciones agudas de las vías respiratorias superiores y al reducir el uso de antibióticos. Este resultado indica que los probióticos pueden ser más beneficiosos que placebo para prevenir las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores. Sin embargo, los resultados tuvieron algunas limitaciones y no hubo datos para pacientes de edad avanzada.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Los probióticos pueden mejorar la salud de los pacientes al regular su función inmunitaria. Algunos estudios muestran que las cepas probióticas pueden prevenir las infecciones respiratorias. Sin embargo, no se han publicado pruebas de los efectos beneficiosos de los probióticos en el tratamiento de las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores ni sobre los efectos adversos potenciales relacionados.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de los probióticos en la prevención de las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, número 2), que incluye el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias Agudas (Cochrane Acute Respiratory Infections Group), MEDLINE (Ovid) (1950 hasta mayo, semana 1, 2011), EMBASE (1974 hasta mayo 2011), Web of Science que incluye Science Citation Index (desde 1900 hasta mayo 2011) y Conference Proceedings Citation Index (desde 1991 hasta mayo 2011), la Chinese Biomedical Literature Database, que incluye la China Biological Medicine Database (desde 1978 hasta mayo 2011), la Chinese Medicine Popular Science Literature Database (desde 2000 hasta mayo 2011) y la Masters Degree Dissertation of Beijing Union Medical College Database (desde 1981 hasta mayo 2011).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon probióticos con placebo para prevenir las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad, la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ECA, aunque para realizar el metanálisis sólo se pudieron extraer los datos disponibles de diez ensayos que incluyeron a 3451 pacientes. Se encontró que los probióticos fueron mejores que placebo cuando se midió el número de pacientes que presentó episodios de infección aguda de las vías respiratorias superiores: al menos un episodio: odds ratio (OR) 0,58; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,36 a 0,92; al menos tres episodios: OR 0,53; IC del 95%: 0,36 a 0,80; cociente de tasas de los episodios de infección aguda de las vías respiratorias superiores: cociente de tasas 0,88; IC del 95%: 0,81 a 0,96; y redujeron las tasas de prescripción de antibióticos para las infecciones agudas de las vías respiratorias superiores: OR 0,67; IC del 95%: 0,45 a 0,98. Los probióticos y placebo fueron similares cuando se midió la duración media (DM) de un episodio de infección aguda de las vías respiratorias superiores: DM -0,29; IC del 95%: -3,71 a 3,13 y los eventos adversos: OR 0,92; IC del 95%: 0,37 a 2,28. Los efectos secundarios de los probióticos fueron menores y los síntomas digestivos fueron los más frecuentes. Cuando se realizaron los análisis agrupados, se encontró que algunos subgrupos tuvieron un nivel alto de heterogeneidad.

Compartir/Guardar