Cirugía para la osteoartritis del dedo pulgar (articulación trapeciometacarpiana)

¿Es útil y seguro realizar una cirugía para la osteoartritis del pulgar?
Se examinaron siete estudios de alta calidad, los que proporcionan las mejores pruebas disponibles hasta la fecha. Los estudios evaluaron a más de 380 personas con osteoartritis en la base del pulgar, en todos los estadios (o gravedad) de la enfermedad. Se compararon cinco tipos diferentes de cirugías y los beneficios y daños se midieron después de uno a cinco años.

¿Qué es la osteoartritis del pulgar y por qué realizar una cirugía?
La osteoartritis (OA) en la base del pulgar (o articulación trapeciometacarpiana) causa dolor, rigidez y debilidad en el pulgar. Estos síntomas pueden afectar los movimientos del pulgar, la fuerza de prensión y la habilidad para realizar tareas de rutina en el hogar o en el trabajo. Pueden utilizarse férulas, ejercicios y fármacos para aliviar el dolor y la rigidez. Sin embargo, para algunas personas, estos tratamientos no son suficientes y la cirugía puede ser una opción.

Existen muchos tipos de cirugías para la base del pulgar. La más sencilla es la "trapeciectomía". Otras cirugías emplean este enfoque sencillo pero también se ocupan de los ligamentos y los tendones del pulgar o reemplazan la articulación del pulgar.

¿Qué mostraron los estudios?
En términos generales, la mayoría de las personas se sintió satisfecha con la cirugía. Todas las cirugías redujeron el dolor, aumentaron la amplitud de movimiento y la fuerza de pinza y mejoraron la función del pulgar.

Desafortunadamente, no existen pruebas suficientes como para demostrar que una cirugía es mejor que otra. Sin embargo, parece que la mejoría en el dolor, la función, la amplitud de movimiento y el bienestar general probablemente sea la misma en cada uno de los tipos de cirugía. Existen pruebas suficientes para demostrar que la mejoría en la fuerza es la misma, sin importar el tipo de cirugía.

¿En qué medida es segura la cirugía del pulgar?
Los daños que pueden ocurrir luego de la cirugía incluyen dolor, eritema, sensibilidad de la cicatriz, adhesión o rotura de tendones, corte de los nervios, disminución de la sensibilidad y pérdida de la función en el pulgar.

El tipo más sencillo de cirugía, la trapeciectomía, causó menos daños que la trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos e interposición de tendones o que la trapeciectomía con artroplastia interposicional.

Esto significa que la trapeciectomía causa 16 daños menos.

La trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos e interposición de tendones causó más daños que la trapeciectomía, la trapeciectomía con artroplastia interposicional y la trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos.

¿Qué conclusión puede establecerse?
El nivel de calidad de las pruebas es "plata". La cirugía por osteoartritis del pulgar mejora el dolor, la función, la amplitud de movimiento y la fuerza del pulgar e incrementa el bienestar. Ninguna cirugía parece ser superior que otra.

A menos que haya razones firmes en su contra, debe utilizarse el tipo más sencillo de cirugía, la trapeciectomía, ya que causa menos daños. Además, debe evitarse la trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos e interposición de tendones dado que causa más daños.

Conclusiones de los autores: 

Ningún procedimiento generó más fuerza que otro. Aunque este también parecería ser el caso para el dolor y la función física, no hubo pruebas suficientes para establecer una conclusión. La trapeciectomía es más segura y presenta menos complicaciones que los otros procedimientos estudiados en esta revisión y, por el contrario, la trapeciectomía con RLIT presenta más complicaciones.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La cirugía se ha utilizado para tratar el dolor persistente y la disfunción en la base del pulgar. Sin embargo, no existen pruebas que indiquen que un procedimiento quirúrgico es superior a otro.

Objetivos: 

Investigar el efecto de la cirugía en el alivio del dolor y la mejoría de la función física, la evaluación global del paciente, la amplitud de movimiento y la fuerza en las personas con osteoartritis trapeciometacarpiana, a los 12 meses. Además, los revisores se propusieron investigar si había alguna mejoría o deterioro en los resultados entre la revisión de 12 meses y un seguimiento de cinco años.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos en The Cochrane Library 2004, número 4: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), Base de datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews) y la Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE) (Base de datos de resúmenes de revisiones de efectividad), así como en MEDLINE (1966 hasta diciembre de 2004), CINAHL (1982 hasta diciembre de 2004), AMED (1985 hasta diciembre de 2004) y EMBASE (1974 hasta diciembre de 2004). Las búsquedas en las bases de datos se complementaron con la búsqueda manual en resúmenes de congresos y en las listas de referencias de revisiones y documentos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los estudios que eran ensayos aleatorios, cuasialeatorios o controlados; cuya intervención era la cirugía; y en los que se midió como resultado el dolor, la función física, la evaluación global del paciente, la amplitud de movimiento o la fuerza.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores independientes examinaron los estudios identificados de acuerdo con los criterios de inclusion. Los estudios incluidos se evaluaron en cuanto a la calidad metodológica y luego se extrajeron los datos, incluidos los efectos adversos, y se verificaron de forma cruzada. Se estableció contacto con los autores para obtener información faltante.

Resultados principales

Se incluyeron siete estudios que involucraban a 384 participantes. Se identificaron estudios de cinco procedimientos quirúrgicos (trapeciectomía, trapeciectomía con artroplastia interposicional, trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos, trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos e interposición de tendones [RLIT] y reemplazo de articulación). Todos los estudios presentaron resultados de un grupo combinado de participantes con osteoartritis en estadios II a IV, con un rango de mejoría en todos los estadios de 27 mm a 57 mm en una escala VAS (escala analógica visual) de 0-100 para el dolor y de 18 mm a 24 mm en una escala VAS de 0-100 para la función física. Ningún procedimiento demostró ser superior a otro con respecto al dolor, la función física, la evaluación global del paciente, la amplitud de movimiento o la fuerza. Sin embargo, los participantes sometidos a trapeciectomía tuvieron un 16% menos de efectos adversos (p = 0

Conclusiones de los autores

Ningún procedimiento generó más fuerza que otro. Aunque este también parecería ser el caso para el dolor y la función física, no hubo pruebas suficientes para establecer una conclusión. La trapeciectomía es más segura y presenta menos complicaciones que los otros procedimientos estudiados en esta revisión y, por el contrario, la trapeciectomía con RLIT presenta más complicaciones.

Esta revisión debería citarse como:Wajon A, Ada L, Edmunds ILa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron siete estudios que involucraban a 384 participantes. Se identificaron estudios de cinco procedimientos quirúrgicos (trapeciectomía, trapeciectomía con artroplastia interposicional, trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos, trapeciectomía con reconstrucción de ligamentos e interposición de tendones [RLIT] y reemplazo de articulación). Todos los estudios presentaron resultados de un grupo combinado de participantes con osteoartritis en estadios II a IV, con un rango de mejoría en todos los estadios de 27 mm a 57 mm en una escala VAS (escala analógica visual) de 0-100 para el dolor y de 18 mm a 24 mm en una escala VAS de 0-100 para la función física. Ningún procedimiento demostró ser superior a otro con respecto al dolor, la función física, la evaluación global del paciente, la amplitud de movimiento o la fuerza. Sin embargo, los participantes sometidos a trapeciectomía tuvieron un 16% menos de efectos adversos (p = 0

Tools
Information