Tratamiento para la diabetes gestacional:

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.
Tratamiento para la diabetes gestacional:

No se conoce la mejor forma de identificar y tratar a las mujeres con pruebas de glucosa anormales en el embarazo Presentar niveles altos de glucosa en sangre durante el embarazo se conoce como diabetes gestacional. Es posible que esta anomalía esté asociada a recién nacidos más grandes, nacimientos más difíciles y podría estar asociada a tasas más altas de parto quirúrgico como la cesárea. La revisión de ocho estudios (1418 mujeres) indica que ofrecer un tratamiento específico para la diabetes gestacional se puede asociar a mejores resultados en los recién nacidos y en las madres, pero no se han encontrado pruebas sólidas sobre la mejor elección de tratamiento que proporcione los mejores resultados para estas mujeres y sus recién nacidos, incluso cuando se identifican correctamente. Se necesitan realizar más investigaciones para evaluar los resultados a largo plazo en madres y recién nacidos.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento específico que abarca al asesoramiento dietético y a la insulina para la diabetes gestacional leve reduce el riesgo de morbilidad materna y perinatal. Sin embargo, se asocia a un mayor riesgo de inducción de trabajo de parto. Se necesitan realizar más investigaciones para evaluar el impacto de los diferentes tipos de tratamiento intensivo, como fármacos orales e insulina, en los resultados del lactante individuales a corto y a largo plazo.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La diabetes gestacional afecta entre el 3% y el 6% de todos los embarazos. Generalmente, las mujeres reciben tratamientos intensivos con una mayor monitorización obstétrica, una regulación dietética e insulina. Sin embargo, no se han encontrado pruebas sólidas que apoyen al tratamiento intensivo. El tema clave para médicos y consumidores es si el tratamiento para la diabetes gestacional mejora el resultado perinatal.

Objetivos: 

Comparar el efecto de las políticas alternativas de tratamiento para la diabetes gestacional en resultados maternos y del lactante.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (enero 2009) y en las bibliografías de los estudios relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan estrategias de tratamiento alternativas para mujeres con diabetes gestacional y deficiencia de la tolerancia a la glucosa en el embarazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores y un miembro del equipo editorial del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto extrajeron y comprobaron los datos de forma independiente. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión con el tercer autor.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos controlados aleatorios (1418 mujeres).

La tasa de cesárea no fue significativamente diferente cuando se comparaba cualquier tratamiento específico con el control prenatal habitual (ANC) al incluir datos de cinco ensayos con 1255 participantes (cociente de riesgos [CR]: 0,94; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,80 a 1,12). Sin embargo, cuando se comparaba los hipoglucemiantes orales con la insulina como tratamiento para la diabetes gestacional, hubo una reducción significativa (CR: 0,46; IC del 95%: 0,27 a 0,77; dos ensayos, 90 participantes).

Hubo una reducción del riesgo de preeclampsia con el tratamiento intensivo (que incluía asesoramiento dietético e insulina) en comparación con el control prenatal habitual (CR: 0,65; IC del 95%: 0,48 a 0,88; un ensayo, 1000 participantes). Se les indujo el trabajo de parto a un número mayor de mujeres cuando recibían tratamiento específico en comparación con el control prenatal habitual (CR: 1,33; IC del 95%: 1,13 a 1,57; dos ensayos, 1068 participantes). El resultado compuesto de morbilidad perinatal (muerte, distocia de hombro, fractura ósea y parálisis nerviosa) se redujo significativamente en las mujeres que recibían tratamiento intensivo para la diabetes gestacional leve en comparación con el control prenatal habitual (CR: 0,32; IC del 95%: 0,14 a 0,73; un ensayo, 1030 neonatos).

Hubo una reducción en la proporción de neonatos que pesaba más de 4000 g (CR: 0,46; IC del 95%: 0,34 a 0,63; un ensayo, 1030 neonatos) y la proporción de neonatos que pesaba más que el percentil 90 de nacimiento (CR: 0,55; IC del 95%: 0,30 a 0,99; tres ensayos, 223 neonatos) de madres que recibían tratamiento específico para la diabetes gestacional en comparación con las que recibían el control prenatal habitual. Sin embargo, no hubo diferencias estadísticamente significativas en esta proporción entre los neonatos de madres que recibían fármacos orales en comparación con la insulina como tratamiento para la diabetes gestacional.

Compartir/Guardar