Antibióticos versus control para la coriorretinitis por toxoplasma

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.

Aún no se sabe si los antibióticos pueden prevenir la pérdida visual debida a la infección parasitaria del ojo (coriorretinitis por toxoplasma).

Si el parásito Toxoplasma gondii alcanza la retina (capa sensible a la luz dentro del ojo) y la coroides (capa del globo ocular vecina a la retina) puede causar una coriorretinitis. Esto produce inflamación que puede dejar una cicatriz en la retina y comprometer la visión. La infección puede recurrir, aumentando las posibilidades de daño. Se pueden utilizar antibióticos para intentar disminuir la inflamación y cicatrización, o mantenerlos a largo plazo para evitar la infección por reemergencia del parásito. En esta revisión, no se encontraron pruebas concluyentes de que los antibióticos (a corto o largo plazo) prevengan la pérdida visual. Se requieren más estudios, incluyendo ensayos con antibióticos más recientes.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas para apoyar el tratamiento antibiótico de rutina en la coriorretinitis aguda por toxoplasma. Existe una débil prueba que sugiere que el tratamiento prolongado podría disminuir las recurrencias en pacientes con coriorretinitis crónica recurrente. Se requieren ensayos placebo-controlados para determinar la eficacia del tratamiento antibiótico en pacientes con coriorretinitis aguda o crónica por toxoplasma que afecte cualquier parte de la retina.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La coriorretinitis aguda por toxoplasma produce síntomas transitorios de molestia ocular y puede ocasionar una pérdida visual permanente. El objetivo primario del tratamiento es disminuir el riesgo de pérdida visual permanente, de coriorretinitis recurrente, y la severidad y duración de los síntomas agudos. No existe certeza sobre la efectividad del tratamiento antibiótico.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue comparar los efectos de los antibióticos versus placebo o ningún tratamiento para la coriorretinitis por toxoplasma.

Estrategia de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) -CENTRAL/CCTR,que incluye el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión (Cochrane Eyes and Vision Group) (TheCochrane Library Número 2, 2001); MEDLINE (1966 hasta agosto de 2001); EMBASE (1980 hasta septiembre de 2001); Dissertation Abstracts (1861 hasta junio de 2001); Lilacs (1982 hasta 1998); Pascal (1984 hasta marzo de 2000), resúmenes de las conferencias de la Association for Research in Vision and Ophthalmology (1980 a 2001), reportes de simposios internacionales sobre uveítis, y listas de referencias de artículos de revisión. Se contactó con las compañías farmacéuticas para identificar ensayos no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos aleatorios que compararan cualquier tratamiento antibiótico sistémico con placebo o ningún tratamiento. Se excluyeron estudios que evaluaran pacientes inmunocomprometidos.

Obtención y análisis de los datos: 

Las medidas de resultados primarias para esta revisión fueron: agudeza visual al menos tres meses después del tratamiento y riesgo de coriorretinitis recurrente. Las medidas de resultados secundarias fueron: mejoría en los síntomas y signos de inflamación intraocular, tamaño de la lesión y efectos adversos. Los resultados fueron combinados utilizando un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales

Tres ensayos, que asignaron al azar un total de 173 participantes, cumplieron los criterios de inclusión. Todos fueron de mala calidad metodológica. Ninguno reportó el efecto del tratamiento sobre la agudeza visual. Dos estudios informaron resultados sobre la coriorretinitis recurrente: en uno (124 participantes) se observó una disminución significativa en los pacientes con enfermedad crónica recurrente que fueron tratados durante 14 meses: riesgo relativo 0.28 ( IC del 95%: 0.10 a 0.78); el otro (20 participantes) no encontró pruebas de algún efecto en pacientes con coriorretinitis aguda por toxoplasma (riesgo relativo 1.00, IC del 95% 0.07 a 13.87). Dos estudios informaron mejoría en la inflamación intraocular en pacientes tratados comparado con pacientes no tratados, y en un ensayo no se observaron diferencias. En dos estudios se observó un mayor riesgo de efectos adversos en los pacientes tratados.

Conclusiones de los autores

No existen pruebas para apoyar el tratamiento antibiótico de rutina en la coriorretinitis aguda por toxoplasma. Existe una débil prueba que sugiere que el tratamiento prolongado podría disminuir las recurrencias en pacientes con coriorretinitis crónica recurrente. Se requieren ensayos placebo-controlados para determinar la eficacia del tratamiento antibiótico en pacientes con coriorretinitis aguda o crónica por toxoplasma que afecte cualquier parte de la retina.

Esta revisión debería citarse como:Gilbert RE, See SE, Jones LV, Stanford MSLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Tres ensayos, que asignaron al azar un total de 173 participantes, cumplieron los criterios de inclusión. Todos fueron de mala calidad metodológica. Ninguno reportó el efecto del tratamiento sobre la agudeza visual. Dos estudios informaron resultados sobre la coriorretinitis recurrente: en uno (124 participantes) se observó una disminución significativa en los pacientes con enfermedad crónica recurrente que fueron tratados durante 14 meses: riesgo relativo 0.28 ( IC del 95%: 0.10 a 0.78); el otro (20 participantes) no encontró pruebas de algún efecto en pacientes con coriorretinitis aguda por toxoplasma (riesgo relativo 1.00, IC del 95% 0.07 a 13.87). Dos estudios informaron mejoría en la inflamación intraocular en pacientes tratados comparado con pacientes no tratados, y en un ensayo no se observaron diferencias. En dos estudios se observó un mayor riesgo de efectos adversos en los pacientes tratados.

Compartir/Guardar