Precarga profiláctica por vía intravenosa para la analgesia regional durante el trabajo de parto

No está claro el efecto de la administración de líquido por vía intravenosa para evitar la presión arterial baja después de la analgesia regional para las mujeres en trabajo de parto

La analgesia regional (epidural, espinal o espinal-epidural combinada) es una manera frecuente de aliviar el dolor durante el trabajo de parto. Algunas mujeres presentan hipotensión (presión arterial baja) después de la analgesia regional, que puede afectar la frecuencia cardíaca fetal. Los líquidos por vía intravenosa antes de la analgesia epidural con anestésicos locales en dosis alta reducen la hipotensión. No se observa este beneficio cuando se usan los anestésicos locales más recientes en dosis baja, probablemente debido a un menor riesgo de hipotensión con estos fármacos. No se dispuso de suficientes pruebas para indicar si la precarga es beneficiosa para las mujeres que reciben analgesia regional durante el trabajo de parto mediante los agentes en dosis más bajas, o para las mujeres con complicaciones en el embarazo.

Conclusiones de los autores: 

Sin embargo, la precarga antes de los bloqueos con anestésico local en dosis alta puede tener efectos beneficiosos fetales y maternos en mujeres sanas. Las técnicas de analgesia epidural y de EEC en dosis baja pueden reducir la necesidad de precarga. Los estudios revisados fueron demasiado reducidos para indicar si la precarga es beneficiosa para las mujeres que reciben analgesia regional durante el trabajo de parto mediante los anestésicos u opiáceos locales en dosis baja. Se requiere investigación adicional sobre los efectos de los bloqueos en dosis baja con epidural o EEC (con opiáceos solos), y los riesgos y beneficios de la precarga por vía intravenosa en mujeres con complicaciones en el embarazo.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

La reducción del flujo sanguíneo uterino a causa de hipotensión materna puede contribuir a los cambios en la frecuencia cardíaca fetal que son habituales después de analgesia regional (epidural o espinal o espinal-epidural combinada (EEC)) durante el trabajo de parto. La precarga de líquido por vía intravenosa puede ayudar a reducir la hipotensión materna pero el uso en dosis inferiores de bloqueos con anestésico local y opiáceos solos puede reducir la necesidad de precarga.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la precarga profiláctica de líquido por vía intravenosa antes de la analgesia regional durante el trabajo de parto sobre el bienestar materno y fetal.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group trials register) (19 febrero 2004).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios y cuasialeatorios que compararon la precarga profiláctica por vía intravenosa antes de la analgesia regional durante el trabajo de parto con un grupo de control (de simulación o sin precarga).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores, de manera independiente, aplicaron los criterios de elegibilidad, evaluaron la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos.

Resultados principales

Se incluyeron seis estudios en esta revisión (473 participantes). En un ensayo sobre analgesia epidural con el uso de anestésico local en dosis alta se mostró que la precarga con líquidos por vía intravenosa contrarrestó la hipotensión que frecuentemente se presenta después de la analgesia epidural tradicional (riesgo relativo (RR) 0,07; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,01 a 0,53; 102 mujeres). Este ensayo también se asoció con una reducción de las anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (RR 0,36; IC del 95%: 0,16 a 0,83; 102 mujeres); no se detectaron diferencias en otros resultados perinatales y maternos para este ensayo y otro ensayo sobre analgesia epidural en dosis alta. En los dos ensayos sobre anestesia epidural en dosis baja, no se hallaron diferencias significativas en la hipotensión materna (RR 0,73; IC del 95%: 0,36 a 1,48; 260 mujeres), aunque estos ensayos carecían la potencia suficiente para detectar algo más que un efecto muy grande. No se observaron diferencias significativas entre grupos en estos ensayos para las anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (RR 0,64; IC del 95%: 0,39 a 1,05; 233 mujeres).

En los dos ensayos de EEC se informaron diferencias entre los grupos con y sin precarga. En el ensayo sobre anestesia espinal/opiácea, el RR para la hipotensión fue 0,89; IC del 95%: 0,43 a 1,83 (40 mujeres) y 0,70; IC del 95%: 0,36 a 1,37 para anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (32 mujeres). En el estudio de opiáceos solos (30 mujeres), no ocurrieron casos de hipotensión o anomalías de la frecuencia cardíaca fetal en ninguno de los dos grupos.

Conclusiones de los autores

Sin embargo, la precarga antes de los bloqueos con anestésico local en dosis alta puede tener efectos beneficiosos fetales y maternos en mujeres sanas. Las técnicas de analgesia epidural y de EEC en dosis baja pueden reducir la necesidad de precarga. Los estudios revisados fueron demasiado reducidos para indicar si la precarga es beneficiosa para las mujeres que reciben analgesia regional durante el trabajo de parto mediante los anestésicos u opiáceos locales en dosis baja. Se requiere investigación adicional sobre los efectos de los bloqueos en dosis baja con epidural o EEC (con opiáceos solos), y los riesgos y beneficios de la precarga por vía intravenosa en mujeres con complicaciones en el embarazo.

Esta revisión debería citarse como:Hofmeyr GJ, Cyna AM, Middleton PLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron seis estudios en esta revisión (473 participantes). En un ensayo sobre analgesia epidural con el uso de anestésico local en dosis alta se mostró que la precarga con líquidos por vía intravenosa contrarrestó la hipotensión que frecuentemente se presenta después de la analgesia epidural tradicional (riesgo relativo (RR) 0,07; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,01 a 0,53; 102 mujeres). Este ensayo también se asoció con una reducción de las anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (RR 0,36; IC del 95%: 0,16 a 0,83; 102 mujeres); no se detectaron diferencias en otros resultados perinatales y maternos para este ensayo y otro ensayo sobre analgesia epidural en dosis alta. En los dos ensayos sobre anestesia epidural en dosis baja, no se hallaron diferencias significativas en la hipotensión materna (RR 0,73; IC del 95%: 0,36 a 1,48; 260 mujeres), aunque estos ensayos carecían la potencia suficiente para detectar algo más que un efecto muy grande. No se observaron diferencias significativas entre grupos en estos ensayos para las anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (RR 0,64; IC del 95%: 0,39 a 1,05; 233 mujeres).

En los dos ensayos de EEC se informaron diferencias entre los grupos con y sin precarga. En el ensayo sobre anestesia espinal/opiácea, el RR para la hipotensión fue 0,89; IC del 95%: 0,43 a 1,83 (40 mujeres) y 0,70; IC del 95%: 0,36 a 1,37 para anomalías de la frecuencia cardíaca fetal (32 mujeres). En el estudio de opiáceos solos (30 mujeres), no ocurrieron casos de hipotensión o anomalías de la frecuencia cardíaca fetal en ninguno de los dos grupos.

Tools
Information