Podcast: Drenaje autógeno para despejar las vías aéreas en la fibrosis quística

Más de 100 revisiones Cochrane sobre intervenciones para personas con fibrosis quística están en proceso de elaboración y casi 90  han sido publicadas. En octubre de 2017 a esta lista se sumó la revisión sobre los efectos de una técnica respiratoria llamada drenaje autógeno.

Este podcast ha sido traducido y grabado por Andrea Cervera del Centro Cochrane Iberoamericano.

- Leer la transcripción

Más de 100 revisiones Cochrane sobre intervenciones para personas con fibrosis quística están en proceso de elaboración y casi 90 han sido publicadas. En octubre de 2017 a esta lista se sumó la revisión sobre los efectos de una técnica respiratoria llamada drenaje autógeno. Este podcast ha sido traducido y grabado por Andrea Cervera del Centro Cochrane Iberoamericano.

La fibrosis quística es un trastorno genético que afecta a los pulmones por la producción de moco espeso y pegajoso, lo cual puede dar lugar a constantes infecciones e inflamaciones, daño a las vías aéreas y a la función de los pulmones con el tiempo. La fisioterapia puede ayudar a mantener las vías despejadas de moco y existen muchos métodos empleado para alcanzar este fin. Esta revisión examinó el drenaje autógeno, que es una técnica respiratoria muy controlada la cual emplea diferentes profundidades y velocidades de exhalación para desplazar el moco hacia arriba por las vías, provocando tos voluntaria o espontánea.
Se recopilaron los datos recogidos sobre 208 personas con fibrosis quística en siete estudios. Los estudios presentaban un amplio intervalo de intensidad de la enfermedad, edades de entre 7 y 63 años y una duración de entre cuatro días y dos años. Todos compararon el drenaje autógeno con uno o varios métodos alternativos de descongestión de las vías aéreas y, aunque la comparación de interés era el ejercicio, ninguno de los estudios lo incluyó en la comparativa.
El objetivo principal fue examinar el efecto del drenaje autógeno sobre las mediciones de la función pulmonar y la calidad de vida en personas con fibrosis quística, así como descubrir si funciona mejor o peor que otras técnicas fisioterapéuticas para despejar los pulmones. Sin embargo, no se hallaron pruebas claras de que el drenaje autógeno fuera mejor que las otras técnicas para mejorar la función pulmonar o la calidad de vida. Este resultado fue el mismo para otras variables secundarias como el ingreso hospitalario, el tratamiento antibiótico adicional, la tolerancia al ejercicio o la saturación de oxígeno; aunque en un estudio, el drenaje autógeno fue la técnica de preferencia en comparación con el drenaje postural y la percusión. No obstante, hubo relativamente poca información para las variables secundarias porque no se informaron en todos los estudios.
En resumen, no se observó que el drenaje autógeno fuera mejor que cualquier otro método de descongestión de las vías aéreas. Aunque podría considerarse una alternativa en grupos de pacientes concretos, como las personas que desean una fisioterapia más independiente, es una técnica complicada que requiere un compromiso por parte del paciente. Para poder avanzar en la determinación de su papel para los pacientes con fibrosis quística, se necesitan ensayos más amplios y largos. En ellos se deberá comparar el drenaje autógeno con el resto de métodos relevantes de descongestión de las vías aéreas y medir sus efectos con variables importantes para los pacientes, incluidas la función pulmonar, la calidad de vida y la adherencia al tratamiento.

Si desea leer más acerca de la investigación actual y futuras actualizaciones de la revisión, puede dirigirse a la Biblioteca Cochrane punto com y buscar 'drenaje autógeno en la fibrosis quística'.

Cerrar transcripción
Share/Save