Tratamientos con ejercicios para prevenir o tratar los síntomas musculoesqueléticos inducidos por los inhibidores de la aromatasa en el cáncer de mama temprano

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

Los inhibidores de la aromatasa (IA) son un tratamiento hormonal que se administra en un tipo particular de cáncer de mama en pacientes posmenopáusicas. Sin embargo, pueden causar dolor articular y muscular (síntomas musculoesqueléticos inducidos por los inhibidores de la aromatasa, o SMEIA). El objetivo de esta revisión Cochrane fue averiguar si el ejercicio puede reducir este dolor en las pacientes que reciben tratamiento para el cáncer de mama temprano.

Mensajes clave

No está claro si el ejercicio mejora, empeora o no implica una diferencia en cuanto al dolor, la calidad de vida, la fuerza de prensión o el número de pacientes que continúan con los fármacos IA. Es probable que el ejercicio dé lugar a poca o ninguna diferencia en la rigidez en las pacientes que presentan SMEIA, aunque la certeza de esta evidencia también fue baja. Probablemente el ejercicio es seguro en las pacientes con SMEIA.

¿Qué se estudió en la revisión?

Los estudios han demostrado un efectos beneficioso sobre la supervivencia para las pacientes cuando toman IA durante cinco a diez años después de la cirugía, pero desafortunadamente se asocian con efectos secundarios musculoesqueléticos que llevan a que algunas pacientes dejen de tomar su medicación, lo que puede tener repercusión en la supervivencia. Se examinó si el ejercicio podía ayudar a prevenir o tratar los dolores articulares, la rigidez y los dolores musculares de los IA que toman las pacientes con cáncer de mama para prevenir una recidiva. Se examinaron los estudios de investigación sobre el ejercicio en comparación con la atención habitual, estar en una lista de espera para un tratamiento de ejercicio, u otro ejercicio como caminar, en pacientes que presentaban SMEIA. Se incluyeron pacientes de 18 años o más con cáncer de mama en estadio temprana que recibían tratamiento con IA. En la mayoría de los estudios, las pacientes debían presentar dolores articulares o musculares mientras recibían tratamiento con un IA.

Se estudiaron varios resultados, incluidos los cambios en el dolor, la rigidez, la fuerza del puño (fuerza de prensión), el número de pacientes que se mantenía con el tratamiento con IA, la calidad de vida de las pacientes que tomaban fármacos IA y la seguridad de los programas de ejercicio.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se obtuvieron y analizaron todos los estudios pertinentes para responder a esta pregunta y se encontraron siete estudios con 400 pacientes. Hubo variación en el número de pacientes por estudio, entre 20 y 121 participantes. Tres estudios se realizaron en los EE.UU., un estudio en el Reino Unido, un estudio en Australia, un estudio en Canadá y un estudio en Japón. En general, la certeza de la evidencia para la mayoría de los resultados fue muy baja. Lo anterior se puede deber a que muchos de los estudios no tuvieron muchas participantes, lo que hace difícil encontrar pequeñas diferencias. Otros problemas fueron que las pacientes y las personas que evaluaron los resultados sabían qué tratamiento con ejercicios recibía las pacientes, lo que puede haber introducido un sesgo. Muchos estudios no informaron sobre todos sus resultados, y en algunos de ellos no se alcanzó un estándar de investigación alto.

Por lo tanto, no se sabe si el ejercicio tiene un efecto positivo o negativo sobre el dolor, la fuerza de prensión, el número de pacientes que se mantienen con tratamiento con IA o la calidad de vida de las pacientes con SMEIA, debido a la escasa certeza de la evidencia. Es probable que el ejercicio produzca poco o ningún cambio en la rigidez de las pacientes que presentan SMEIA. Es importante señalar que el ejercicio es probablemente seguro y no se han informado efectos perjudiciales, aunque los estudios no siguieron a las pacientes por mucho tiempo. No hubo datos disponibles para evaluar el efecto del ejercicio sobre la supervivencia de las pacientes con SMEIA. A pesar de estos hallazgos no concluyentes, el ejercicio se debe seguir recomendando como parte de la atención sistemática de las pacientes con cáncer de mama, debido a sus amplios efectos beneficiosos.

¿Cómo de actualizada está esta revisión?

La última búsqueda de estudios para esta revisión se realizó en diciembre 2018 y la búsqueda de estudios en curso se realizó en agosto 2019.

Conclusiones de los autores: 

Debido a los amplios efectos beneficiosos del ejercicio para las pacientes afectadas por el cáncer, fue sorprendente que esta revisión no aportara evidencia clara de beneficio de los tratamientos con ejercicios en las pacientes con cáncer de mama temprano con SMEIA. Esta revisión solo produjo siete estudios elegibles con 400 participantes, por lo que es probable que los resultados no tengan un poder estadístico suficiente. El metanálisis fue difícil debido a la considerable heterogeneidad entre los ensayos, con una amplia variedad de regímenes de ejercicio y períodos de seguimiento. A pesar de estos hallazgos no concluyentes, el ejercicio debe formar parte de la atención rutinaria de las pacientes con cáncer de mama debido a sus amplios efectos beneficiosos. Los estudios de investigación futuros en esta esfera se verían reforzados con una mayor comprensión del mecanismo de los SMEIA, una definición única y clara de la afección y ensayos controlados aleatorizados de fase III que tengan el poder estadístico adecuado para analizar intervenciones de ejercicios específicos sobre los principales resultados clínicos de esta afección.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La supervivencia del cáncer de mama en estadio I a III, con receptores hormonales positivos, ha mejorado significativamente con el tiempo debido a los avances en la detección, la cirugía y el tratamiento adyuvante. Sin embargo, muchos tratamientos adyuvantes se relacionan con efectos tóxicos significativos, que empeoran la calidad de vida de las supervivientes del cáncer de mama. A las pacientes posmenopáusicas con cáncer de mama positivo para receptores hormonales se les prescriben como norma inhibidores de la aromatasa (IA), y actualmente se considera la posibilidad de aplicar a ciertas pacientes un tratamiento de mayor duración, de hasta diez años. El tratamiento con IA se asocia con una alta incidencia de síntomas musculoesqueléticos inducidos por los IA (SMAI), a menudo descritos como dolor simétrico y dolor en las articulaciones, dolor musculoesquelético y rigidez articular. El SMEIA reduce el cumplimiento del tratamiento con los IA en hasta la mitad de las pacientes que lo reciben como tratamiento adyuvante, lo que puede comprometer los resultados del cáncer de mama. Se ha investigado el ejercicio para la prevención y el tratamiento de la SMEIA, pero el efecto de esta intervención aún no está claro.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los tratamientos con ejercicios en la prevención o el tratamiento de los síntomas musculoesqueléticos inducidos por los inhibidores de la aromatasa (SMEIA) en pacientes con cáncer de mama positivo para receptores hormonales y en estadios I a III.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado Cochrane de Cáncer de Mama, en las bases de datos CENTRAL, MEDLINE, Embase y CINAHL hasta el 13 de diciembre 2018. También se realizaron búsquedas en agosto 2019 en dos portales de actas de conferencias y en dos registros de ensayos clínicos para encontrar estudios en curso o ensayos no publicados, o ambos. También se examinaron las listas de referencias de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados que compararon el ejercicio versus un brazo de comparación. No hubo restricciones con respecto al brazo de comparación, que podía incluir un tipo de ejercicio alternativo, ningún ejercicio o un control de lista de espera. Fueron elegibles los estudios publicados y los no revisados por pares.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos y evaluaron el riesgo de sesgo y la certeza de la evidencia mediante los criterios GRADE. Los resultados investigados fueron el dolor, la rigidez de las articulaciones, la fuerza de prensión, la calidad de vida relacionada con la salud, la calidad de vida específica del cáncer, la adherencia al tratamiento con AI, los eventos adversos, la incidencia de SMEIA, la supervivencia específica del cáncer de mama y la supervivencia general. Para los resultados continuos que se evaluaron con el mismo instrumento se utilizó la diferencia de medias (DM); para los resultados que utilizaron diferentes instrumentos se utilizó la diferencia de medias estandarizada (DME) para el análisis. En el caso de los resultados dicotómicos, los resultados se informaron como odds ratio (OR).

Resultados principales: 

Se incluyeron siete estudios con 400 participantes asignadas al azar; un estudio evaluó el ejercicio para la prevención de la SMEIA y seis estudios evaluaron el tratamiento de la SMEIA.

Para la prevención del SMEIA, el único estudio no informó sobre diferencias en las puntuaciones de dolor, la fuerza de prensión o el cumplimiento con la toma de los fármacos IA entre los grupos. No se proporcionaron los valores de los datos en el estudio y no se informaron otros resultados.

Con respecto al tratamiento de los SMEIA, se encontró muy poca certeza de la evidencia del efecto de los tratamientos con ejercicios sobre el cambio general en las peores puntuaciones de dolor (DME -0,23; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,78 a 0,32; 4 estudios, 284 pacientes; evidencia de certeza muy baja). La evidencia indicó que los tratamientos con ejercicios dan lugar a poca o ninguna diferencia en el cambio general de las puntuaciones de rigidez (puntuación de rigidez del Western Ontario McMasters Universities Osteoarthritis Index [WOMAC] DM -0,76; IC del 95%: -1,67 a 0,15; puntuación de rigidez de la Escala analógica visual EAV) DM -0,42; IC del 95%: -2,10 a 1,26; 1 estudio, 53 pacientes; evidencia de baja certeza). La certeza de la evidencia fue muy baja para los resultados del cambio general en la fuerza de prensión (DM 0,30; IC del 95%: -0,55 a 1,15; 1 estudio, 83 pacientes; evidencia de certeza muy baja); el cambio general en la calidad de vida relacionada con la salud (las subescalas de la herramienta SF-36 variaron entre el menor beneficio con una DM 1,88; IC del 95%: -2,69 a 6,45 y el mayor beneficio con una DM 9,70; IC del 95%: 1,67 a 17,73; 2 estudios, 123 pacientes, evidencia de certeza muy baja); cambio general en la calidad de vida específica del cáncer (DM 4,58; IC del 95%: -0,61 a 9,78; 2 estudios, 136 pacientes; evidencia de certeza muy baja); y la adherencia a los inhibidores de la aromatasa (OR 2,43; IC del 95%: 0,41 a 14,63; 2 estudios, 224 pacientes; evidencia de certeza muy baja). No se identificaron eventos adversos en los brazos de los cuatro estudios (0 eventos informados; 4 estudios; 331 participantes; evidencia de certeza baja). No se informó sobre la incidencia de SMEIA, la supervivencia específica del cáncer de mama o la supervivencia general.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save