Paracetamol para el dolor por cáncer

Conclusión

No hay evidencia que demuestre que el paracetamol es útil para el tratamiento de los pacientes con dolor por cáncer, solo ni combinado con un fármaco similar a la morfina. Tampoco hay evidencia para refutar que es útil. No hay estudios adecuados que evalúen el paracetamol para el tratamiento del dolor por cáncer.

Antecedentes

Un paciente de cada dos o tres con cáncer presentará dolor moderado o intenso. El dolor tiende a empeorar a medida que evoluciona el cáncer. En 1986 la Organización Mundial de la Salud recomendó la administración de fármacos similares a la morfina (opiáceos) para el dolor por cáncer moderado a intenso, y de fármacos no opiáceos como el paracetamol, solo para el dolor leve a moderado, o junto con opiáceos en pacientes con dolor moderado a intenso.

Características de los estudios

En esta revisión se examinó la evidencia sobre la efectividad del paracetamol (solo o con fármacos similares a la morfina) en adultos y niños con dolor por cáncer. También se buscó saber cuántos pacientes presentaron efectos secundarios, y su severidad, por ejemplo, si resultaron en la interrupción del tratamiento.

En marzo de 2017, se encontraron tres estudios con 122 participantes. Todos compararon paracetamol más opiáceo con la misma dosis del opiáceo solo. Los estudios eran pequeños y de calidad deficiente. Usaron diferentes diseños de estudio y diferentes formas de mostrar los resultados relacionados con el dolor. No se informaron los resultados de importancia para los pacientes con dolor por cáncer.

Hallazgos clave

No se halló evidencia de que la toma del paracetamol solo implique alguna diferencia con respecto a la intensidad del dolor. No se encontró ninguna evidencia de que la toma de paracetamol junto con un fármaco similar a la morfina fuera mejor que el fármaco similar a la morfina solo. El paracetamol no pareció mejorar la calidad de vida. No se pudieron obtener conclusiones sobre los efectos secundarios. No pudo establecerse ninguna conclusión debido a la cantidad de información y las diferencias en la forma en que se informaron los estudios.

Calidad de la evidencia

La calidad general de la evidencia fue muy baja. La evidencia de muy baja calidad significa que no existe mucha seguridad acerca del impacto del paracetamol solo para tratar el dolor por cáncer. Se desconoce si el uso de paracetamol solo o en combinación con un opiáceo como la codeína o la morfina es beneficioso.

Conclusiones de los autores: 

No existe evidencia de alta calidad para apoyar ni refutar el uso de paracetamol solo o en combinación con opiáceos para los primeros dos pasos de la escalera de tres peldaños para el dolor por cáncer de la OMS. No puede precisarse si en los estudios disponibles se podría detectar algún beneficio adicional del paracetamol sobre la base de las dosis de opiáceos usadas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor es un síntoma común en los pacientes con cáncer, y un 30% a un 50% de todos los pacientes con cáncer experimentará dolor moderado a intenso, el cual puede presentar un impacto negativo importante sobre la calidad de vida. Los fármacos no opiáceos se usan con frecuencia para tratar el dolor por cáncer leve a moderado, y se recomiendan para esta finalidad en la escalera de tratamiento del dolor por cáncer de la OMS, ya sea solos o en combinación con opiáceos.

Una revisión Cochrane anterior que examinó la evidencia sobre los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) o el paracetamol, solos o combinados con opiáceos, para el dolor por cáncer se retiró en 2015 debido a que estaba desactualizada; la fecha de la última búsqueda fue junio 2005. Esta revisión, y otra sobre AINE, actualizan la evidencia.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia del paracetamol (acetaminofeno) oral para el dolor por cáncer en adultos y niños, y los eventos adversos informados durante su uso en los ensayos clínicos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE y en Embase desde su inicio hasta marzo 2017, junto con listas de referencias de artículos recuperados y revisiones y en dos registros de estudios en línea.

Criterios de selección: 

Se incluyeron estudios aleatorios con doble cegamiento de cinco días de duración o más, que compararon paracetamol solo con placebo, o paracetamol más un opiáceo en comparación con la misma dosis del opiáceo solo, para el dolor por cáncer de cualquier intensidad. Se consideraron los estudios abiertos y simple ciego para la inclusión en la revisión. El tamaño mínimo de estudio fue de 25 participantes por brazo de tratamiento al momento de la asignación al azar inicial.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, buscaron los estudios, extrajeron los datos sobre la eficacia y los eventos adversos y examinaron la calidad de los estudios y el potencial sesgo. No se realizaron análisis agrupados. Se evaluó la calidad de la evidencia mediante GRADE y se creó una tabla de "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Tres estudios en adultos cumplieron los criterios de inclusión, con una duración de hasta una semana; Inicialmente se asignaron 122 participantes al azar, y 95 finalizaron el tratamiento. No se encontraron estudios con niños. Un estudio fue de grupos paralelos y dos tuvieron un diseño cruzado. Los tres usaron paracetamol como complemento al tratamiento con opiáceos fuertes (mediana de dosis equivalentes de morfina por día de 60 mg, 70 mg y 225 mg; algunos pacientes tomaron varios cientos de mg de morfina oral equivalente por día). Otros fármacos sin paracetamol fueron antiinflamatorios no esteroideos (AINE), antidepresivos tricíclicos o neurolépticos. El riesgo de sesgo en todos los estudios fue alto por los datos de resultado incompletos y el tamaño pequeño; en ninguno fue claramente bajo el riesgo de sesgo.

Ninguno de los estudios informó los resultados primarios: pacientes con una reducción del dolor de al menos un 50% y un 30%, al inicio del estudio; pacientes con dolor no peor que leve al final del período de tratamiento; pacientes con una Patient Global Impression of Change (PGIC) de una mejoría grande o una mejoría muy grande (o una expresión equivalente). Los informes sobre el dolor no indicaron diferencias entre el paracetamol y el placebo cuando se los agregó a otro tratamiento. No hubo evidencia convincente de diferencias del paracetamol en comparación con el placebo en cuanto a la calidad de vida, el uso de medicación de rescate ni la satisfacción o preferencia del paciente. Las medidas de daño (eventos adversos graves, otros eventos adversos y retiro debido a falta de eficacia) se informaron de manera inconsistente y no aportaron ninguna evidencia clara de diferencias.

La evaluación GRADE de la calidad de la evidencia fue muy baja para todos los resultados, porque los estudios presentaban un alto riesgo de sesgo de varios tipos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save