Dosis altas de opiáceos para el tratamiento del dolor crónico no oncológico

Conclusión

No existe evidencia de alta calidad que muestre la efectividad ni los efectos secundarios de las dosis altas de opiáceos cuando estos fármacos se usan para el tratamiento del dolor crónico no relacionado al cáncer en adultos. Los ensayos usaron habitualmente dosis por debajo del valor de corte; se buscó describir la efectividad de las dosis altas de fármacos opiáceos en esta situación y los posibles efectos secundarios.

Antecedentes

Los opiáceos son un tipo de medicación para el dolor relacionada con la morfina. Esta revisión global buscó resumir lo que se conoce de las revisiones y revisiones globales Cochrane acerca de los opiáceos. El interés estaba centrado en los fármacos opiáceos usados en dosis altas (equivalente a 200 mg de morfina por día o más) para el alivio del dolor en adultos con dolor crónico no debido al cáncer. Se buscó describir la efectividad de los fármacos opiáceos en dosis alta en esta situación y los posibles efectos secundarios.

Resultados clave

A pesar de una búsqueda sistemática en abril de 2017, no se encontró ninguna información sobre esto. Los estudios sobre opiáceos rara vez informaron el uso de dosis altas y, cuando lo hicieron, no presentaron información separada para los participantes que recibieron opiáceos en dosis altas.

Conclusiones de los autores: 

Falta evidencia de alta calidad con respecto a la efectividad y la presencia y gravedad de los efectos secundarios de las dosis altas de opiáceos para el tratamiento del dolor crónico no oncológico en adultos. No se puede presentar ningún argumento sobre el uso de las dosis altas de opiáceos, es decir, 200 mg equivalentes de morfina o más por día, en la práctica clínica. Los ensayos usaron habitualmente dosis por debajo del valor de corte; se necesita conocer la eficacia y los efectos perjudiciales de las dosis más altas, que a menudo se usan en la práctica clínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor crónico se describe, por lo general, como la presencia de dolor la mayoría de los días durante al menos tres meses. Se llama dolor crónico no oncológico (DCNO) al dolor crónico que no se debe a una neoplasia maligna. El dolor crónico no oncológico en adultos es un trastorno clínico común y complejo, cuyo tratamiento sistemático incluye el uso de opiáceos. Existe cierta inquietud en cuanto a que el uso de dosis altas de opiáceos para el dolor crónico no oncológico carece de evidencia de efectividad y puede aumentar el riesgo de eventos adversos.

Objetivos: 

Describir la evidencia de revisiones y revisiones globales Cochrane con respecto a la eficacia y la seguridad de los opiáceos en dosis alta (definidas como 200 mg equivalentes de morfina o más por día) para el dolor crónico no oncológico.

Resultados principales: 

No se identificó ninguna revisión ni revisión global que cumpliera los criterios de inclusión. Las revisiones excluidas representaron principalmente las dosis bajas o las dosis ajustadas cuando se analizaron como un solo grupo todas las dosis; no pudo extraerse ningún dato sobre las dosis altas solas.

Tools
Information
Share/Save