Intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva para promover conductas saludables y reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles en adultos de minorías étnicas

Antecedentes y pregunta de la revisión

Las autoridades sanitarias y las organizaciones no gubernamentales a menudo utilizan intervenciones en los medios de comunicación masiva (p.ej. volantes, anuncios en radio y televisión, carteles y medios de comunicación sociales) para promover conductas más saludables relacionadas con la actividad física, los hábitos alimentarios, el consumo de tabaco o el consumo de alcohol, entre otros. En esta revisión, se consideraron los efectos de las intervenciones en los medios de comunicación masiva orientadas hacia las minorías étnicas. Una intervención orientada está diseñada y considera las características de un grupo específico, proporcionando idealmente a los grupos de minorías étnicas las mismas oportunidades y recursos para obtener acceso a información, aptitudes para la vida y oportunidades para elegir las alternativas más saludables. Sin embargo, no se sabe si las estrategias orientadas en los medios de comunicación masiva son más efectivas para alcanzar e influir en las minorías étnicas que las estrategias en los medios de comunicación masiva desarrolladas para la población en general.

Características de los estudios

Se encontraron seis estudios, todos de los EE.UU., de los cuales cuatro estaban dirigidos a los afroestadounidenses y dos a inmigrantes latinos o chinos. De los estudios, cuatro eran experimentales (1693 voluntarios) y dos presentaron los resultados de campañas grandes, orientadas y realizadas en comunidades y ciudades enteras. Las pruebas están actualizadas hasta agosto 2016.

Resultados clave

Las pruebas disponibles son insuficientes para establecer la conclusión de si las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva para grupos de minorías étnicas son más, menos o igual de efectivas para cambiar las conductas relacionadas con la salud que las intervenciones generales en los medios de comunicación masiva. Sólo un estudio comparó el hábito de fumar y la intención de abandono de los participantes luego de recibir un folleto de asesoramiento sobre el tabaco culturalmente adaptado o un folleto desarrollado para la población en general. Se encontró poca o ninguna diferencia en las conductas relacionadas con el hábito de fumar entre los grupos.

En comparación con ninguna intervención en los medios de comunicación masiva, una intervención orientada en los medios de comunicación masiva puede aumentar el número de llamadas a las líneas telefónicas para dejar de fumar, aunque el efecto sobre las conductas relacionadas con la salud no están claras. Esta conclusión se basa en los hallazgos de tres estudios. Un estudio proporcionó acceso a los participantes a una serie de 12 programas en vivo en televisión por cable con información sobre cómo mantener un peso saludable mediante una dieta y actividad física. En comparación con las mujeres que no miraron los programas, los participantes informaron un aumento leve en la actividad física y algunos cambios positivos en los hábitos alimentarios; sin embargo, el peso corporal no fue diferente con el transcurso del tiempo. Otros dos estudios fueron campañas orientadas en gran escala en las cuales los fumadores eran alentados a llamar a una línea telefónica para dejar de fumar con objeto de obtener asesoramiento sobre el abandono del hábito de fumar. El número de llamadas telefónicas de la población destinataria aumentó de forma considerable durante la campaña.

Esta revisión también comparó las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva versus intervenciones en los medios de comunicación masiva con interacciones personales como agregado. Estos hallazgos, basados en tres estudios, fueron no concluyentes.

Ninguno de los estudios informó si las intervenciones podrían haber tenido efectos adversos, como la posible estigmatización o el aumento de la resistencia a los mensajes.

Sería útil la realización de estudios adicionales que comparen directamente las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva con las intervenciones generales en los medios de comunicación masiva. Pocos estudios han investigado los efectos de las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva para grupos de minorías étnicas que principalmente hablan un idioma no dominante.

Calidad de la evidencia

La confianza en las pruebas del efecto sobre todos los resultados principales es baja a muy baja. Este hecho significa que el efecto verdadero puede ser diferente o significativamente diferente de los resultados presentados en esta revisión. Existe una confianza moderada en el cálculo del aumento en el número de llamadas a las líneas telefónicas para dejar de fumar.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas disponibles son insuficientes para comprender si las intervenciones en los medios de comunicación masiva orientadas hacia las poblaciones de minorías étnicas son más efectivas para cambiar las conductas de salud que las intervenciones en los medios de comunicación masiva concebidas para la población en general. En comparación con ninguna intervención, una intervención orientada en los medios de comunicación masiva puede aumentar el número de llamadas a las líneas telefónicas para dejar de fumar, aunque el efecto sobre las conductas de salud no está claro. Estos estudios no pudieron distinguir el impacto de los diferentes componentes, p.ej. el efecto de oír un mensaje con respecto al cambio conductual, la adaptación cultural al grupo de minorías étnicas o el aumento en el alcance al grupo destinatario a través de canales más apropiados en los medios de comunicación masiva. Los estudios nuevos deben explorar las intervenciones orientadas para las minorías étnicas con un primer idioma diferente del idioma dominante del país de residencia, así como comparar directamente las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva versus para la población en general.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La actividad física, una dieta equilibrada, la posibilidad de evitar la exposición al tabaco y el consumo limitado de alcohol pueden reducir la morbilidad y la mortalidad por enfermedades no transmisibles (ENT). Las intervenciones en los medios de comunicación masiva se usan con frecuencia para promover conductas más saludables en grupos de población. No está claro si las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva para grupos de minorías étnicas son más o menos efectivas para cambiar las conductas que las desarrolladas para la población en general.

Objetivos: 

Determinar los efectos de las intervenciones en los medios de comunicación masiva dirigidas a adultos de minorías étnicas con mensajes acerca de la actividad física, hábitos alimentarios, consumo de tabaco o consumo de alcohol para reducir el riesgo de ENT.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, PsycINFO, CINAHL, ERIC, SweMed+ y en ISI Web of Science hasta agosto 2016. También se hicieron búsquedas de literatura gris en OpenGrey, Grey Literature Report, Eldis, y en dos sitios web relevantes hasta octubre 2016. Las búsquedas no se restringieron por idioma.

Criterios de selección: 

Se realizaron búsquedas de ensayos controlados aleatorios con asignación al azar individual o por grupos, estudios controlados de antes y después (CAD) y estudios de series de tiempo interrumpido (STI). Las intervenciones relevantes promovieron los conductas más saludables relacionadas con la actividad física, los hábitos alimentarios, el consumo de tabaco o el consumo de alcohol; se difundieron a través de canales de medios de comunicación masiva; y estaban dirigidas a grupos minorías étnicas. La población de interés incluía a adultos (≥ 18 años) de grupos de minorías étnicas en países focales. Los resultados primarios incluyeron indicadores del cambio conductual, el cambio conductual autoinformado y el conocimiento y las actitudes hacia el cambio. Los resultados secundarios fueron el uso de los servicios de promoción de la salud y los costos relacionados con el proyecto.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión revisaron de forma independiente las referencias para identificar estudios para la inclusión. Se extrajeron los datos y se evaluó el riesgo de sesgo en todos los estudios incluidos. No se agruparon los resultados debido a la heterogeneidad en las comparaciones realizadas, los resultados y los diseños de estudio. Se describieron los resultados de forma narrativa y se presentaron en las tablas 'Resumen de hallazgos'. Se calificó la calidad de la evidencia mediante la metodología GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development, and Evaluation).

Resultados principales: 

Seis estudios cumplieron con los criterios de inclusión, incluidos tres ECA, dos ECA con asignación al azar por grupos y un STI. Todos se realizaron en los EE.UU. e incluían intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva para pacientes de descendencia africana (cuatro estudios), inmigrantes latinos dominantes de la lengua española (un estudio) e inmigrantes chinos (un estudio). Los dos últimos estudios ofrecieron la intervención en el primer idioma de los participantes (español, cantonés, o mandarín). Tres intervenciones se dirigieron solo a mujeres, y una de ellas específicamente a embarazadas. Todos los estudios se consideraron en riesgo poco claro de sesgo en al menos un dominio y tres estudios como en alto riesgo de sesgo en al menos un dominio.

Los hallazgos se categorizaron en tres comparaciones. La primera comparación examinó las intervenciones en los medios de comunicación masiva orientadas a minorías étnicas versus una intervención en los medios de comunicación masiva equivalente concebida para la población en general. El único estudio en esta categoría (255 participantes de descendencia africana) encontró poca o ninguna diferencia en el efecto en el cambio conductual autoinformado para el consumo de tabaco y sólo diferencias pequeñas en las actitudes hacia el cambio entre los participantes que recibieron un folleto sobre el abandono del hábito de fumar culturalmente específico versus un folleto concebido para la población en general. No hubo seguridad en cuanto a los cálculos del efecto, según lo evaluado por la metodología GRADE (pruebas del efecto de muy baja calidad). Ningún estudio proporcionó datos para los indicadores del cambio conductual ni los efectos adversos.

La segunda comparación evaluó las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva versus ninguna intervención. Un estudio (154 participantes de descendencia africana) informó los efectos para los resultados primarios. Los participantes del grupo de intervención tuvieron acceso a 12 programas en directo de una hora en televisión por cable y recibieron material impreso durante tres meses con respecto a la nutrición y la actividad física para mejorar la salud y el control del peso. El cambio en el índice de masa corporal (IMC) fue equivalente entre los grupos 12 meses después del inicio (pruebas de baja calidad). Las puntuaciones sobre los hábitos alimentarios (conductas con respecto a las grasas) y las puntuaciones totales de las actividades recreativas cambiaron de forma favorable para el grupo de intervención (pruebas de muy baja calidad). Otros dos estudios expusieron a las poblaciones completas de las zonas geográficas a anuncios de radio dirigidos hacia las comunidades afroestadounidenses. Los autores presentaron efectos sobre dos de los resultados secundarios, el uso de los servicios de promoción de la salud y los costos del proyecto. El mensaje de la campaña era llamar a las líneas telefónicas para dejar de fumar. El resultado fue el número de llamadas recibidas. Después de un año, un estudio informó 18 llamadas por 10 000 fumadores destinatarios aproximadamente de las comunidades de intervención (población destinataria calculada de 310 500 personas), en comparación con 0,2 llamadas por 10 000 fumadores destinatarios aproximadamente de las comunidades de control (población destinataria calculada de 331 400 personas) (pruebas de calidad moderada). El estudio de STI también informó un aumento en el número de llamadas de la población destinataria durante las campañas (pruebas de baja calidad). La proporción de personas afroestadounidenses que llamaron aumentó en ambos estudios (pruebas de calidad baja a muy baja). Ningún estudio proporcionó datos sobre el conocimiento y las actitudes hacia el cambio ni los efectos adversos. Information on costs were sparse.

La tercera comparación evaluó las intervenciones orientadas en los medios de comunicación masiva versus una intervención de medios de comunicación masiva más contenido personalizado. Los resultados se basan en tres estudios (1361 participantes). Los participantes de estos grupos de comparación recibieron información personal. Dos de los estudios registraron los cambios de peso con el transcurso del tiempo. Ninguno encontró diferencias significativas entre los grupos (pruebas de baja calidad). Las pruebas sobre los cambios conductuales, y el conocimiento y las actitudes encontraron con frecuencia algunos efectos a favor de la posibilidad de recibir contenido personalizado o ninguna diferencia significativa entre los grupos (pruebas de muy baja calidad). Ningún estudio proporcionó datos sobre los efectos adversos. La información sobre los costos fue escasa.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save