Tratamiento suplementario con brivaracetam para la epilepsia farmacorresistente

Antecedentes

La epilepsia es un trastorno que se caracteriza por varias crisis. La mayoría de los pacientes pueden controlar la epilepsia con un único fármaco antiepiléptico; sin embargo, algunas personas necesitan varios antiepilépticos. Se dice que estas personas padecen epilepsia farmacorresistente. El brivaracetam es un antiepiléptico que puede administrarse como tratamiento suplementario con otro medicamento antiepiléptico, para tratar de controlar la epilepsia farmacorresistente.

Objetivo de la revisión

Esta revisión procuró determinar si el brivaracetam es efectivo y tolerable cuando se consume como tratamiento suplementario en pacientes con epilepsia farmacorresistente.

Resultados

Se logró identificar seis estudios que investigaron el brivaracetam como tratamiento suplementario para la epilepsia farmacorresistente. Estos estudios incluyeron un total de 2411 participantes, de 16 a 80 años. La mayoría de los participantes padecían de epilepsia parcial (es decir, epilepsia que se origina en una zona del cerebro). Los pacientes que recibieron brivaracetam además de la medicación antiepiléptica habitual tuvieron casi el doble de probabilidades de presentar una reducción del 50%, o mayor, en la frecuencia de crisis epilépticas en comparación con los pacientes tratados con placebo (es decir, un fármaco inactivo falso que no debería afectar la epilepsia). Los pacientes que recibieron brivaracetam también tuvieron una probabilidad casi seis veces mayor de lograr el cese de las crisis epilépticas que quienes recibieron placebo. Los pacientes que recibieron brivaracetam tenían más probabilidades de retirarse de los estudios por los efectos secundarios, pero en realidad no tuvieron mayores probabilidades de presentar efectos secundarios, en comparación con los pacientes que recibieron placebo.

Calidad de la evidencia

La evidencia obtenida de estudios que analizaron la efectividad del brivaracetam fue de calidad moderada. Esto significa que se tiene bastante certeza de que los hallazgos del estudio, que indican que brivaracetam es efectivo para reducir la frecuencia de las crisis epilépticas en la epilepsia farmacorresistente, son precisos. Sin embargo, la evidencia asociada con la tolerabilidad de brivaracetam, como la cantidad de personas que se retiraron de estos estudios y la cantidad de personas que presentaron efectos secundarios, fue de calidad baja. Esto significa que no se puede asegurar que los resultados del ensayo sean completamente precisos; además, se necesita una mayor investigación para obtener un conocimiento cabal sobre la tolerabilidad del brivaracetam. Todos los participantes del estudio eran adultos y la mayoría padecía epilepsia parcial. En consecuencia, la revisión no puede informar acerca de la efectividad del brivaracetam en niños ni en individuos con otros tipos de epilepsia; por ejemplo, epilepsia generalizada, que afecta el cerebro completo.

La evidencia está actualizada hasta octubre de 2018.

Conclusiones de los autores: 

El brivaracetam, cuando se utiliza como tratamiento suplementario para los pacientes con epilepsia farmacorresistente, es eficaz para reducir la frecuencia de crisis epilépticas y puede ayudar a los pacientes a lograr el cese de las crisis epilépticas. Sin embargo, el tratamiento suplementario con brivaracetam se asocia con una mayor proporción de retiros del tratamiento debido a eventos adversos en comparación con el placebo. Cabe señalar que solo uno de los estudios elegibles incluyó a participantes con epilepsia generalizada. Ninguno de los estudios incluyó participantes menores de 16 años, y todos los estudios fueron de corta duración. En consecuencia, estos resultados incumben principalmente a los pacientes adultos con epilepsia parcial farmacorresistente. Por lo tanto, las futuras investigaciones deberían centrarse en investigar la tolerabilidad y la eficacia del brivaracetam durante un seguimiento de mayor plazo; además, deberían evaluar la eficacia y la tolerabilidad del tratamiento suplementario con brivaracetam para tratar otros tipos de crisis epilépticas y su administración en otros grupos etarios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más frecuentes. Se calcula que hasta un 30% de los pacientes con epilepsia siguen presentando crisis epilépticas a pesar del tratamiento con un antiepiléptico. Estos pacientes se clasifican como farmacorresistentes y requieren tratamiento con una combinación de varios antiepilépticos. El brivaracetam es un antiepiléptico de tercera generación que consiste en un ligando con gran afinidad por la proteína 2A de la vesícula sináptica. Esta revisión investiga la administración de brivaracetam como tratamiento suplementario para la epilepsia.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la tolerabilidad del brivaracetam administrado como tratamiento suplementario en pacientes con epilepsia farmacorresistente.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos el 9 octubre 2018: Registro Cochrane de Estudios (Cochrane Register of Studies) (CRS Web), que incluye el Registro Rspecializado del Grupo Cochrane de Epilepsia (Cochrane Epilepsy Group Specialized Register) y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL); Medline (Ovid) 1946 hasta 8 octubre 2018; ClinicalTrials.gov; y en la World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP). Originalmente también se buscó en SCOPUS para reemplazar a Embase, pero esto ya no es necesario, porque los ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios de Embase ahora están incluidos en CENTRAL.

Criterios de selección: 

Se buscaron ensayos controlados aleatorios con diseño de grupo paralelo, que reclutaron a pacientes de todas las edades con epilepsia farmacorresistente. Se aceptaron los estudios con cualquier nivel de cegamiento (doble ciego, cegamiento simple, o sin cegamiento).

Obtención y análisis de los datos: 

De conformidad con las técnicas metodológicas estándar previstas por la Colaboración Cochrane, dos autores de revisión evaluaron de manera independiente los ensayos para su inclusión, antes de evaluar la calidad del ensayo y de extraer los datos relevantes. El resultado primario a evaluar fue una reducción del 50% o más en la frecuencia de las crisis epilépticas. Los resultados secundarios fueron: el cese de las crisis epilépticas, el retiro del tratamiento por cualquier motivo, el retiro del tratamiento debido a los eventos adversos, la proporción de participantes que presentaron cualquier tipo de evento adverso y las interacciones medicamentosas. Se utilizó una población por intención de tratar (ITT) para todos los análisis primarios y se presentaron los resultados como cocientes de riesgo (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

La revisión incluyó seis ensayos con 2411 participantes. Solamente un estudio incluyó a participantes con crisis epilépticas de aparición tanto parcial como generalizada; los cinco ensayos restantes solo incluyeron a participantes con crisis epilépticas de aparición parcial. Los seis estudios incluyeron a participantes adultos entre 16 y 80 años de edad, y los períodos de tratamiento variaron de siete a 16 semanas. Se consideró que dos estudios tenían riesgo de sesgo bajo y cuatro tenían riesgo de sesgo incierto. Un estudio no aportó detalles sobre el método utilizado para la ocultación de la asignación, y uno no informó sobre todos los resultados preespecificados en el protocolo del ensayo. Un estudio no describió cómo se mantuvo el cegamiento y otro observó discrepancias en la notificación.

Los participantes con tratamiento suplementario con brivaracetam tuvieron una probabilidad significativamente mayor de presentar una reducción del 50% o más en la frecuencia de crisis epilépticas que quienes se trataron con placebo (CR 1,81; IC del 95%: 1,53 a 2,14; seis estudios; evidencia de calidad moderada). Los participantes que recibieron brivaracetam también tuvieron una mayor probabilidad de lograr el cese de las crisis epilépticas (CR 5,89; IC del 95%: 2,30 a 15,13; seis estudios; evidencia de calidad moderada). La incidencia de retiro del tratamiento por cualquier motivo (CR 1,27; IC del 95%: 0,94 a 1,74; seis estudios; evidencia de calidad baja), así como el riesgo de que los participantes experimenten uno o más de los eventos adversos (CR 1,08; IC del 95%: 1,00 a 1,17; cinco estudios; evidencia de calidad moderada), no varió significativamente después del tratamiento con brivaracetam en comparación con el placebo. Sin embargo, los participantes tratados con brivaracetam sí parecían tener una probabilidad significativamente mayor de retirarse del tratamiento debido a eventos adversos en comparación con quienes recibieron placebo (CR 1,54; IC del 95%: 1,02 a 2,33; seis estudios; evidencia de baja calidad).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save