Inmunoglobulina intravenosa para el tratamiento de la encefalitis de la niñez

Antecedentes

Actualmente, hay dudas entre los médicos con respecto al uso sistemático de un tratamiento denominado inmunoglobulina intravenosa (IgIV) para el tratamiento de los niños con algunas formas de encefalitis (inflamación del cerebro). Este estudio es importante debido a que es el primero en evaluar mediante la comparación directa si el agregado de IgIV al tratamiento estándar presenta un efecto beneficioso adicional en cuanto a la efectividad clínica y la seguridad en el tratamiento de los niños con encefalitis.

Características de los estudios

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos médicas para obtener estudios en los que ni los participantes ni los investigadores conocieran qué tratamiento se estaba administrando (denominados ensayos aleatorios doble ciego). La efectividad y la seguridad de la IgIV se consideraron en cuanto a la aparición de discapacidad significativa a los seis meses después del alta hospitalaria y la proporción de niños que presentaron al menos un efecto secundario grave.

Resultados clave y calidad de la evidencia

Hasta el 30 de septiembre de 2016, sólo tres estudios con 138 niños cumplían los criterios para ser incluidos en esta revisión. Los tres estudios incluyeron sólo a niños con encefalitis viral. Un estudio de la encefalitis japonesa, una forma específica de encefalitis viral, analizó tanto la efectividad como la seguridad, y estableció la conclusión de que el tratamiento con IgIV no tenía ningún efecto beneficioso adicional en comparación con el tratamiento de placebo (simulado). Los otros dos estudios analizaron otras mediciones, como la duración de la estancia hospitalaria, el tiempo hasta la resolución de los espasmos, los síntomas que surgían debido al daño nervioso y el tiempo para recuperar la conciencia, y establecieron la conclusión de que el agregado del tratamiento con IgIV fue más efectivo que la atención estándar sola cuando se consideraron estos resultados. La calidad de la evidencia fue muy baja debido al número pequeño de niños y estudios.

Conclusiones

La calidad de la evidencia de los estudios incluidos fue muy baja, lo cual dio lugar a que fuese imposible establecer conclusiones firmes y definitivas sobre la eficacia clínica y la seguridad del tratamiento con IgIV para los niños con encefalitis.

Además, no hubo información sobre el financiamiento mientras que, para un estudio, el grupo de autores principales estaba vinculado al cuerpo de financiamiento: la anterior es una conocida posible fuente de conflicto de intereses y, por lo tanto, de sesgo.

Conclusiones de los autores: 

Los hallazgos indican un beneficio clínico del tratamiento coadyuvante con IgIV para los niños con encefalitis viral para algunas medidas clínicas (es decir duración media de la estancia hospitalaria, tiempo [días] hasta la interrupción de los espasmos, tiempo para recuperar la conciencia y tiempo hasta la resolución de los síntomas neuropáticos y fiebre). Para los niños con encefalitis japonesa, la IgIV tuvo un efecto similar al placebo al evaluar la discapacidad significativa y los eventos adversos graves.

A pesar de estos hallazgos, el riesgo de sesgo en los estudios incluidos y la calidad de la evidencia dan lugar a que sea imposible establecer conclusiones firmes sobre la eficacia y la seguridad de la IgIV como tratamiento adicional para los niños con encefalitis. Además, los estudios incluidos incluyeron sólo a niños con encefalitis viral, por lo tanto, los hallazgos de esta revisión no pueden generalizarse a todas las formas de encefalitis. Se necesitan ECA bien diseñados futuros para evaluar la eficacia y la seguridad de la IgIV en el tratamiento de los niños con todas las formas de encefalitis. Se necesitan medidas de resultado centrales acordadas internacionalmente para los ensayos clínicos de la encefalitis de la niñez.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La encefalitis es un síndrome de disfunción neurológica causado por la inflamación del parénquima cerebral, debido a una infección o a una respuesta inmunitaria exagerada del huésped, o a ambos. La atenuación de la inflamación cerebral mediante la modulación de la respuesta inmunitaria podría mejorar los resultados del paciente. Por lo tanto, los agentes biológicos como la inmunoglobulina que tienen propiedades tanto antiinflamatorias como inmunorreguladoras pueden ser útiles como tratamientos coadyuvantes para los pacientes con encefalitis.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la inmunoglobulina intravenosa (IgIV) como tratamiento adicional para los niños con encefalitis.

Estrategia de búsqueda (: 

El especialista en información del Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple y Enfermedades Raras del Sistema Nervioso Central (Cochrane Multiple Sclerosis and Rare Diseases of the CNS Group) buscó en las siguientes bases de datos hasta el 30 de septiembre de 2016: CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, ClinicalTrials.gov y en el WHO ICTRP Search Portal. Además, dos autores de la revisión buscaron en Science Citation Index Expanded (SCI-EXPANDED) & Conference Proceedings Citation Index - Science (CPCI-S) (Web of Science Core Collection, Thomson Reuters) (1945 hasta enero 2016), Global Health Library (Virtual Health Library) y en la Database of Abstracts of Reviews of Effects (DARE).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararan IgIV además de la atención estándar versus atención estándar sola o placebo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los artículos para su inclusión, extrajeron los datos relevantes y evaluaron la calidad de los ensayos. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión entre el autores de la revisión. Cuando fue posible, se estableció contacto con los autores de los estudios incluidos para obtener información adicional. Los resultados se presentaron como cocientes de riesgos (CR) y diferencias de medias (DM) con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

La búsqueda identificó tres ECA con 138 participantes. Los tres ensayos incluyeron sólo a niños con encefalitis viral, y uno de los mismos incluyó sólo a niños con encefalitis japonesa, una forma específica de encefalitis viral. Sólo el ensayo de la encefalitis japonesa (22 niños) contribuyó al resultado primario de esta revisión y el seguimiento en dicho estudio fue de tres a seis meses después del alta hospitalaria. No hubo seguimiento de los participantes en los otros dos estudios. Se identificó un ensayo en curso.

Para los resultados primarios, los hallazgos no mostraron diferencias significativas entre la IgIV y el placebo cuando se los utilizó en el tratamiento de los niños con encefalitis japonesa: discapacidad significativa (CR 0,75; IC del 95%: 0,22 a 2,60; P = 0,65) y eventos adversos graves (CR 1,00; IC del 95%: 0,07 a 14,05; P = 1,00).

Para los resultados secundarios, el estudio de la encefalitis japonesa no reveló ninguna diferencia significativa entre la IgIV y el placebo al evaluar la discapacidad significativa al momento del alta hospitalaria (CR 1,00; IC del 95%: 0,60 a 1,67). No hubo diferencias significativas (p = 0,53) en la Glasgow Coma Score al momento del alta entre la IgIV (mediana de puntuación 14; rango 3 a 15) y el placebo (mediana de puntuación 14; rango 7 a 15) en el estudio de la encefalitis japonesa. La mediana de duración de la estancia hospitalaria en el estudio de la encefalitis japonesa fue similar para los niños tratados con IgIV (mediana de 13 días; rango 9 a 21) y tratados con placebo (mediana de 12 días; rango 6 a 18) (P = 0,59).

El análisis agrupado de los resultados de los otros dos estudios dio lugar a una duración media significativamente inferior de la estancia hospitalaria (DM -4,54 días, IC del 95%: -7,47 a -1,61; p = 0,002), el tiempo hasta la resolución de la fiebre (DM -0,97 días, IC del 95%: -1,25 a -0,69; p < 0,00001), el tiempo hasta la interrupción de los espasmos (DM -1,49 días, IC del 95%: -1,97 a -1,01; p < 0,00001), el tiempo para recuperar la conciencia (DM -1,10 días, IC del 95%: -1,48 a -0,72; p < 0,00001), y el tiempo hasta la resolución de los síntomas neuropáticos (DM -3,20 días, IC del 95%: -3,34 a -3,06; p < 0,00001) a favor de la IgIV en comparación con la atención estándar.

Ninguno de los estudios incluidos informó otros resultados de interés de esta revisión incluida la necesidad de ventilación invasiva, la duración de la ventilación invasiva, el deterioro cognitivo, el funcionamiento adaptativo deficiente, la calidad de vida, el número de crisis convulsivas y el nuevo diagnóstico de epilepsia.

La calidad de la evidencia fue muy baja para todos los resultados de esta revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save