Administración intermitente de suplementos de hierro por vía oral durante el embarazo

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La anemia es un trastorno frecuente durante el embarazo, en particular entre las mujeres de países en desarrollo que presentan una ingesta insuficiente de hierro para satisfacer el incremento en las necesidades de hierro. Tradicionalmente, la anemia durante el embarazo se ha prevenido con la provisión de suplementos diarios de hierro, sin embargo, recientemente se ha propuesto que si las mujeres reciben suplementos con menor frecuencia, como una o dos veces por semana en lugar de diariamente, se podrían reducir los efectos secundarios y aumentar la aceptación y el cumplimiento con la administración de suplementos. En esta revisión se evaluaron los efectos beneficiosos y perjudiciales de la administración por vía oral de suplementos intermitentes (es decir una, dos o tres veces a la semana en días no consecutivos) de hierro o hierro + ácido fólico o hierro + vitaminas y minerales para las embarazadas.

Se incluyeron 21 ensayos controlados aleatorios, aunque sólo 18 ensayos, que incluían a 4072 mujeres, tuvieron información sobre los resultados evaluados. Tres estudios consideraron la administración intermitente versus diaria de hierro solo; no pareció haber diferencias en los efectos de los dos tipos de regímenes en el seguimiento de las mujeres. Los otros estudios incluidos en la revisión compararon la administración intermitente de hierro + ácido fólico versus diaria de hierro + ácido fólico. Dos de estos estudios consideraron la administración intermitente versus diaria de hierro + ácido fólico en mujeres a las que también se les aconsejó que tomaran suplementos diarios de calcio. No hubo pruebas claras de las diferencias entre los grupos para la mayoría de los resultados examinados incluido el peso al nacer del lactante, el parto prematuro, la muerte perinatal y la anemia, la concentración de hemoglobina y la deficiencia de hierro en las mujeres al final del embarazo. Sin embargo, las mujeres que recibieron suplementos de hierro de forma intermitente en lugar de en forma diaria tuvieron menor probabilidad de informar efectos secundarios (como estreñimiento y náuseas). Además, la administración intermitente de suplementos pareció reducir el número de mujeres con concentraciones altas de hemoglobina durante la etapa media y tardía del embarazo en comparación con los regímenes diarios. Las concentraciones altas de hemoglobina pueden ser nocivas debido a que pueden asociarse con un aumento del riesgo de parto prematuro y un recién nacido con bajo peso al nacer. No hubo ninguna otra diferencia clara entre los grupos en cuanto a otros resultados examinados.

Conclusiones de los autores: 

La presente revisión sistemática es el resumen más integral de las pruebas que evalúan los efectos beneficiosos y perjudiciales de los regímenes intermitentes de suplementos de hierro en las embarazadas sobre los resultados hematológicos y del embarazo. Los resultados indican que los regímenes intermitentes de hierro + ácido fólico producen resultados maternos y del lactante similares en el momento del parto que la administración diaria de suplementos aunque se asocian con menos efectos secundarios. Las mujeres que recibieron suplementos diarios presentaron un aumento del riesgo de desarrollo de niveles altos de Hb durante la etapa media y tardía del embarazo aunque tuvieron menor probabilidad de presentar anemia leve cerca del término del embarazo. Aunque las pruebas son limitadas y la calidad de los ensayos fue baja o muy baja, la administración intermitente puede ser una opción factible a los suplementos diarios de hierro entre las embarazadas que no presentan anemia y reciben atención prenatal adecuada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La anemia es un trastorno frecuente durante el embarazo, en particular entre las mujeres de países en desarrollo que reciben ingestas insuficientes de hierro para satisfacer el incremento en las necesidades de hierro tanto de la madre como del feto. Tradicionalmente, la anemia gestacional se ha prevenido con la provisión de suplementos diarios de hierro durante todo el embarazo, aunque el cumplimiento de este régimen debido a los efectos secundarios, el suministro interrumpido de los suplementos y las inquietudes en cuanto a la seguridad entre las mujeres con una ingesta adecuada de hierro, han limitado el uso de esta intervención. La administración intermitente (es decir una, dos o tres veces a la semana en días no consecutivos) de suplementos de hierro solos o en combinación con ácido fólico u otras vitaminas y minerales se ha propuesto recientemente como una opción a la administración diaria de suplementos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la administración intermitente de suplementos de hierro solos o en combinación con ácido fólico u otras vitaminas y minerales a las embarazadas en cuanto a los resultados neonatales y del embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (el 23 de marzo de 2012). También se hicieron búsquedas en la International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) de la OMS para los estudios en curso y se contactó con organizaciones relevantes para identificar estudios en curso que no estaban publicados (el 23 de marzo de 2012).

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluó la calidad metodológica de los ensayos usando el criterio Cochrane estándar. Dos revisores evaluaron la elegibilidad de los ensayos, extrajeron los datos y controlaron su exactitud de forma independiente.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye 21 ensayos de 13 países diferentes, pero sólo 18 ensayos (con 4072 mujeres) informaron sobre resultados de interés y proporcionaron datos para la revisión. Todos estos estudios compararon la administración intermitente versus diaria de suplementos de hierro.

Tres estudios proporcionaron hierro solo, 12 hierro + ácido fólico y tres más hierro más vitaminas y minerales múltiples. Su calidad metodológica fue mixta y la mayoría tuvo niveles altos de desgaste. En términos generales, no hubo pruebas claras de diferencias entre los grupos para los resultados primarios del lactante: bajo peso al nacer (cociente de riesgos [CR] promedio 0,96; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,61 a 1,52; siete estudios), peso al nacer del lactante (diferencia de medias [DM] -8,62 g; IC del 95%: -52,76 g a 35,52 g, ocho estudios), parto prematuro (CR promedio 1,82; IC del 95%: 0,75 a 4,40, cuatro estudios). Ninguno de los estudios informó sobre muertes neonatales o malformaciones congénitas.

Para los resultados maternos, no hubo pruebas claras de diferencias entre los grupos para la anemia en embarazos a término (CR promedio 1,22; IC del 95%: 0,84 a 1,80; cuatro estudios) y la mujeres que recibieron suplementos intermitentes tuvieron menos efectos secundarios (CR promedio 0,56; IC del 95%: 0,37 a 0,84; 11 estudios) que las que recibieron suplementos diarios. Las mujeres que recibieron suplementos intermitentes también presentaron menor riesgo de concentraciones altas de hemoglobina (Hb) (mayores que 130 g/L) durante el segundo o tercer trimestre del embarazo (CR promedio 0,48; IC del 95%: 0,35 a 0,67, 13 estudios). No hubo diferencias significativas en la anemia ferropénica entre las mujeres que recibieron suplementos intermitentes o diarios de hierro + ácido fólico (CR promedio 0,71; IC del 95%: 0,08 a 6,63, un estudio). No hubo mortalidad materna (seis estudios) o mujeres con anemia grave durante el embarazo (seis estudios). Ninguno de los estudios informó sobre la deficiencia de hierro en embarazos a término o sobre infecciones durante el embarazo.

Cuando hubo datos suficientes para los resultados primarios, se establecieron subgrupos para buscar las diferencias posibles entre los estudios en cuanto a la administración de suplementos de forma más temprana o más tardía; el estado de la anemia de las mujeres al comienzo de la administración de suplementos; las dosis semanales más altas y más bajas de hierro; y el estado malárico de la región en la cual se realizaron los ensayos. No hubo ningún efecto claro de estas variables sobre los resultados de la revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save