Andrógenos (dehidroepiandrosterona o testosterona) para pacientes sometidas a reproducción asistida

Pregunta de la revisión

Investigadores de la Colaboración Cochrane examinaron las pruebas acerca de la efectividad y la seguridad de los andrógenos en pacientes sometidas a reproducción asistida. Los andrógenos evaluados fueron la dehidroepiandrosterona (DHEA) y la testosterona (T) como tratamiento previo o cotratamiento dirigido a mejorar las tasas de embarazo y nacidos vivos en estas pacientes.

Antecedentes

La infertilidad afecta del 10% al 15% de las parejas que intentan tener hijos. La DHEA y la T son hormonas esteroides que los investigadores han indicado que podrían aumentar las tasas de concepción al aumentar la respuesta del ovario a la estimulación.

Características de los estudios

Esta revisión Cochrane incluyó 17 ensayos controlados aleatorios que compararon el tratamiento con los andrógenos DHEA o T con placebo o ningún tratamiento en 1496 pacientes, que en su mayoría se habían identificado como "bajas respondedoras" a protocolos estándar de reproducción asistida. Los resultados principales fueron las tasas de nacidos vivos (definidos como el parto de un recién nacido vivo después de 20 semanas de gestación) o de embarazo en curso, aborto espontáneo, tasas de embarazo clínico (latido fetal confirmado por ecografía) y tasas de embarazos múltiples. Se examinaron las pruebas publicadas hasta el 12 marzo 2015.

Resultados clave

La administración de DHEA y T se puede asociar con aumento en las tasas de nacidos vivos. Las pruebas de la administración de la DHEA indicaron que en las pacientes con una probabilidad del 12% de tener un nacido vivo con placebo o ningún tratamiento, la tasa de nacidos vivos en las pacientes que reciben DHEA estará entre el 15% y el 26%. Las pruebas de la administración de T indicaron que en las pacientes con una probabilidad del 8% de tener un nacido vivo con placebo o ningún tratamiento, la tasa de nacidos vivos en las pacientes que reciben T estará entre el 10% y el 32%. Cuando se extrajeron de los análisis los estudios con alto riesgo de sesgo, este aumento dejó de estar presente para la DHEA o la T. No hay pruebas suficientes para establecer conclusiones acerca de la seguridad de ninguno de los dos andrógenos.

Calidad de la evidencia

La calidad de los ensayos fue moderada, y las limitaciones principales fueron la falta de cegamiento, el informe insuficiente de los métodos de estudio y los tamaños de la muestra pequeños en algunos ensayos incluidos.

Conclusiones de los autores: 

En las pacientes identificadas como bajas respondedoras sometidas a TRA, el tratamiento previo con DHEA o testosterona se puede asociar con mejores tasas de nacidos vivos. La calidad general de las pruebas es moderada. No hay pruebas suficientes para establecer conclusiones acerca de la seguridad de ninguno de los andrógenos. Las conclusiones definitivas con respecto a la función clínica de cualquiera de los andrógenos están en espera de pruebas derivadas de estudios bien diseñados adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La infertilidad es una afección que afecta del 10% al 15% de las parejas en edad fértil. En general se define como "el fracaso para lograr un embarazo clínico tras 12 meses o más de coito sin protección regular". El tratamiento de la infertilidad puede incluir la manipulación de los propios gametos o embriones. Estas técnicas en conjunto se conocen como tecnología de reproducción asistida (TRA). Los médicos buscan constantemente tratamientos alternativos o complementarios con la esperanza de poder mejorar el resultado de las técnicas de reproducción asistida. Esta revisión Cochrane se centra en la administración complementaria de versiones sintéticas de dos hormonas producidas naturalmente, la dehidroepiandrosterona (DHEA) y la testosterona (T), en la reproducción asistida.

La DHEA y su derivado la testosterona son hormonas esteroides que se ha propuesto que aumentan las tasas de concepción al modificar positivamente la respuesta folicular a la estimulación con gonadotrofinas, lo que da lugar a una mayor producción de ovocitos y, a la vez, a mayores probabilidades de embarazo.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de la DHEA y la testosterona como tratamientos previos o cotratamientos en pacientes con infertilidad sometidas a reproducción asistida.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas, registros de ensayos y sitios web hasta al 12 de marzo de 2015: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), registro especializado del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Menstrual Disorders and Subfertility Group, MDSG), MEDLINE, EMBASE, PsycINFO, CINAHL, registros electrónicos de ensayos para los ensayos en curso y registrados, índices de citas, actas de congresos en la Web of Science, PubMed y OpenSIGLE. También se realizaron búsquedas manuales. No hubo restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon DHEA o testosterona como tratamiento complementario con otra intervención activa, placebo o ningún tratamiento en pacientes sometidas a reproducción asistida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los estudios de forma independiente, extrajeron los datos relevantes y evaluaron el riesgo de sesgo. Los estudios se agruparon mediante los modelos de efectos fijos. Se calcularon los odds ratios (OR) para cada resultado dicotómico. Los análisis se estratificaron por tipo de tratamiento. No hubo datos para el agrupamiento planificado según la dosis, la forma del parto o después de uno o más ciclos.

La calidad general de las pruebas para los resultados principales se evaluó mediante los métodos del grupo de trabajo GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ECA con un total de 1496 participantes. Excepto dos ensayos, las participantes de los ensayos fueron mujeres identificadas como "bajas respondedoras" a los protocolos estándar de FIV. Los ensayos incluidos compararon el tratamiento con testosterona o DHEA con placebo o ningún tratamiento.

Cuando la DHEA se comparó con placebo o ningún tratamiento, el tratamiento previo con DHEA se asoció con tasas mayores de nacidos vivos o embarazo en curso (OR 1,88; IC del 95%: 1,30 a 2,71; ocho ECA, n = 878, estadística I² = 27%, pruebas de calidad moderada). Este resultado indica que en las pacientes con una probabilidad del 12% de tener un nacido vivo / embarazo en curso con placebo o ningún tratamiento, la tasa de nacidos vivos / embarazo en curso en las pacientes que reciben DHEA estará entre el 15% y el 26%. Sin embargo, en un análisis de sensibilidad que extrajo los ensayos con alto riesgo de sesgo de realización, el tamaño del efecto se redujo y no se alcanzó la significación (OR 1,50; IC del 95%: 0,88 a 2,56; cinco ECA, n = 306, estadística I² = 43%). No hubo pruebas de una diferencia en las tasas de aborto espontáneo (OR 0,58; IC del 95%: 0,29 a 1,17; ocho ECA, n = 950, estadística I² = 0%, pruebas de calidad moderada). Los datos de los embarazos múltiples estuvieron disponibles en cinco ensayos, con un embarazo múltiple en el grupo de DHEA de un ensayo (OR 3,23; IC del 95%: 0,13 a 81,01; cinco ECA, n = 267, pruebas de muy baja calidad).

Cuando la testosterona se comparó con placebo o ningún tratamiento se encontró que el tratamiento previo con testosterona se asoció con tasas mayores de nacidos vivos (OR 2,60; IC del 95%: 1,30 a 5,20; cuatro ECA, n = 345, estadística I² = 0%, pruebas de calidad moderada). Lo anterior indica que en las pacientes con una probabilidad del 8% de nacidos vivos con placebo o ningún tratamiento, la tasa de nacidos vivos en las pacientes que reciben testosterona estará entre el 10% y el 32%. Al extraer los estudios con alto riesgo de sesgo de realización en un análisis de sensibilidad, el estudio restante no mostró pruebas de una diferencia entre los grupos (OR 2,00; IC del 95%: 0,17 a 23,49; un ECA, N = 53). No hubo pruebas de una diferencia en las tasas de aborto espontáneo (OR 2,04; IC del 95%: 0,58 a 7,13; cuatro ECA, N = 345, I² = 0%, pruebas de baja calidad ). Los datos de los embarazos múltiples estuvieron disponibles en tres ensayos, con cuatro eventos en el grupo de testosterona y uno en el grupo placebo / ningún tratamiento (OR 3,09; IC del 95%: 0,48 a 19,98; tres ECA, N = 292, pruebas de muy baja calidad).

Un estudio comparó testosterona con estradiol y no informó pruebas de una diferencia en las tasas de nacidos vivos (OR 2,06; IC del 95%: 0,43 a 9,87; un ECA, n = 46, pruebas de muy baja calidad) o las tasas de aborto espontáneo (OR 0,70; IC del 95%: 0,11 a 4,64; un ECA, N = 46, pruebas de muy baja calidad).

La calidad de las pruebas fue moderada, y las limitaciones principales fueron la falta de cegamiento en los ensayos incluidos, el informe insuficiente de los métodos de estudio y los escasos eventos y tamaños de la muestra en algunos ensayos.

Tools
Information
Share/Save