Enfoques de atención colaborativa para pacientes con enfermedades mentales graves

La atención colaborativa procura mejorar la salud física y mental de los pacientes con enfermedades mentales graves (EMG). Es común a todas las definiciones que la atención colaborativa procura desarrollar relaciones laborales más estrechas entre la atención primaria (médicos de cabecera o médicos generales y enfermeras practicantes) y la asistencia sanitaria especializada (como equipos de salud mental de la comunidad). Existen diferentes formas de lograr lo anterior, lo cual da lugar a que la atención colaborativa sea muy compleja. La integración o la combinación de la atención primaria y los servicios de salud mental, para que funcionen mejor juntos, procura aumentar la comunicación y el trabajo conjunto entre los profesionales de la salud (p.ej., médicos generales, psiquiatras, enfermeras, farmacéuticos, psicólogos). Dicha integración tiene como objetivo proporcionar al paciente con enfermedades mentales graves una mejor atención, basada en la comunidad, que a menudo es un ámbito menos estigmatizado que el hospital, y que la promoción de prácticas adecuadas ayude a los pacientes a mantener el contacto con los servicios. Un tema importante es que muchos médicos generales aún creen que los problemas de salud física (como la diabetes, las cardiopatías, el abandono del hábito de fumar) tienen más que ver con ellos, y consideran que el tratamiento de las enfermedades mentales graves es el trabajo de psiquiatras y otros profesionales de la salud mental. La atención colaborativa procura mejorar la calidad general de la atención al asegurar que los profesionales de la asistencia sanitaria trabajen juntos, tratando de satisfacer las necesidades de salud física y mental de los pacientes. El objetivo de la revisión fue evaluar la efectividad de la atención colaborativa en comparación con la atención estándar o habitual. Se realizó una búsqueda electrónica de ensayos en abril de 2011. El objetivo primario de interés fueron los ingresos al hospital. Según el único estudio incluido en esta revisión, la atención colaborativa puede ser efectiva para reducir los ingresos al hospital (menos ingresos psiquiátricos y otros ingresos). También ayuda a mejorar la calidad de vida y la salud mental de las personas. Sin embargo, todas las pruebas fueron de calidad baja o muy baja y se necesita investigación adicional para determinar si la atención colaborativa es adecuada para los pacientes con EMG en cuanto a los resultados clínicos o para ayudar a los pacientes a sentirse mejor así como en relación con su costo-eficacia.

Este resumen ha sido redactado por el usuario Ben Gray (Benjamin Gray, Usuario de Servicios y Experto Usuario de Servicios, Rethink Mental Illness).

Conclusiones de los autores: 

La revisión no identificó estudios relevantes a la atención de los pacientes con esquizofrenia y en consecuencia, no hay pruebas disponibles para determinar si la atención colaborativa es efectiva para los pacientes que sufren de esquizofrenia o de trastornos esquizofreniformes. Sin embargo, hubo un ensayo en riesgo alto de sesgo que indica que la atención colaborativa para los veteranos de los EE.UU. con trastorno bipolar puede reducir los ingresos psiquiátricos a los dos años y mejora la calidad de vida (componente de salud mental) a los tres años, sin embargo, este hallazgo en sí mismo no es suficiente para establecer cualquier recomendación con respecto a su efectividad. Se necesitan ensayos más amplios, diseñados, realizados e informados de manera adecuada antes de poder tomar cualquier decisión clínica o de elaboración de políticas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La atención colaborativa para las enfermedades mentales graves (EMG) es una intervención comunitaria que habitualmente consta de varios componentes. La intervención procura mejorar la atención de la salud física y mental de los individuos con EMG.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de los enfoques de atención colaborativa en comparación con la atención estándar en pacientes con EMG que viven en la comunidad. El resultado primario de interés fue el ingreso psiquiátrico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) en abril 2011. El registro se compila a partir de búsquedas sistemáticas de las principales bases de datos, búsquedas manuales en revistas relevantes y actas de congresos. También se estableció contacto con 51 expertos en el área de las EMG y la atención colaborativa.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) descritos como de atención colaborativa por los investigadores y que compararan cualquier forma de atención colaborativa con “atención estándar” en adultos (+ 18 años) que viven en la comunidad con diagnóstico de EMG, definidas como esquizofrenia u otros tipos de psicosis similares a la esquizofrenia (p.ej., trastornos esquizofreniformes y esquizoafectivos), trastorno afectivo bipolar u otros tipos de psicosis.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión trabajaron de forma independiente para extraer y evaluar la calidad de los datos. Para los datos dicotómicos, se calculó el cociente de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95% y se calcularon las diferencias de medias (DM) con IC del 95% para los datos continuos. Se evaluó el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se incluyó un ECA (306 participantes; veteranos de los EE.UU. con trastorno bipolar I o II) en esta revisión. No se encontraron ensayos que cumplieran los criterios de inclusión que incluyeran personas con esquizofrenia. El ensayo proporcionó datos para una comparación: atención colaborativa versus atención estándar. Todos los resultados son “pruebas de calidad baja o muy baja”.

Los datos indicaron que la atención colaborativa redujo los ingresos psiquiátricos a los dos años en comparación con la atención estándar (n= 306; un ECA, CR 0,75; IC del 95%: 0,57 a 0,99).

El análisis de sensibilidad demostró que la proporción de participantes que ingresaron a hospitales psiquiátricos fue inferior en el grupo de intervención que en el grupo de atención estándar a los tres años: 28% en comparación con 38% (n= 330; un ECA, CR 0,72; IC del 95%: 0,53 a 0,99).

En comparación con el grupo de atención estándar, la atención colaborativa mejoró significativamente el Mental Health Component (MHC) de la calidad de vida a los tres años de seguimiento (n= 306; un ECA, DM 3,50; IC del 95%: 1,80 a 5,20). El Physical Health Component (PHC) de la medida de la calidad de vida a los tres años de seguimiento no difirió significativamente entre los grupos (n= 306; un ECA, DM 0,50; IC del 95%: 0,91 a 1,91).

Los costos de la intervención directa (todo el tratamiento) de la atención colaborativa a los tres años de seguimiento no fueron significativamente diferentes de la atención estándar (n= 306; un ECA, DM -$2981,00; IC del 95%: $16 934,93 a $10 972,93). La proporción de participantes que abandonaron el estudio de forma temprana no difirió significativamente entre los grupos (n= 306; un ECA, CR 1,71; IC del 95%: 0,77 a 3,79). No hay información basada en ensayos con respecto al efecto de la atención colaborativa para los pacientes con esquizofrenia.

No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos para el número de muertes por suicidio a los tres años (n= 330; un ECA, CR 0,34; IC del 95%: 0,01 a 8,32), ni para el número de participantes que murieron por todas las otras causas a los tres años (n= 330; un ECA, CR 1,54; IC del 95%: 0,65 a 3,66).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save