Aerosoles refrigerantes (aerosol frío) para el tratamiento del dolor durante la canalización intravenosa

Antecedentes

La canalización intravenosa para los análisis de sangre o los tratamientos es un procedimiento frecuente y a menudo doloroso. Los aerosoles refrigerantes o "aerosoles fríos" se aplican sobre la piel justo antes de la inserción de la aguja para proporcionar algún alivio del dolor. Los aerosoles refrigerantes ofrecen varias ventajas sobre otras técnicas de alivio del dolor, en particular sus efectos rápidos (en pocos segundos).

Se examinaron las pruebas que indicaron cuán efectivos son los aerosoles refrigerantes para el alivio del dolor asociado con la inserción de una cánula intravenosa. Las pruebas están actualizadas hasta mayo de 2015.

Resultados

Se identificaron nueve estudios con 1070 participantes que compararon el uso de aerosoles refrigerantes con aerosol placebo, o ningún aerosol, en niños y adultos sometidos a una canalización intravenosa en cualquier contexto de asistencia sanitaria. Los investigadores en tres estudios recibieron financiamiento de una fuente que no se informó que estuviera involucrada en el diseño o el análisis del estudio. Los fabricantes de aerosoles refrigerantes proporcionaron aerosoles refrigerantes y aerosoles placebo para dos estudios y no participaron en el diseño de los estudios ni en el análisis de los resultados.

Se encontró que es probable que los aerosoles refrigerantes alivien el dolor durante la canalización intravenosa y no es probable que dificulten más la canalización o causen eventos adversos graves. Se señaló que la aplicación de aerosoles refrigerantes provocó cierto malestar, pero que el uso del aerosol dio lugar a la reducción del dolor. Mediante una puntuación de dolor que varía de 0 a 100 mm (0 = ningún dolor y 100 = el peor dolor posible), se encontró que las puntuaciones de dolor promedio se redujeron en 12,5 mm en los pacientes que utilizaron el aerosol refrigerante.

Calidad de la evidencia

En general, la calidad de las pruebas fue moderada en lugar de alta. Sin embargo, la exclusión de los estudios con calidad más deficiente no modificó materialmente los resultados de la revisión.

Conclusiones de los autores: 

Pruebas de calidad moderada indican que el uso de un aerosol refrigerante inmediatamente antes de la canalización intravenosa alivia el dolor durante el procedimiento. El uso de un aerosol refrigerante no aumenta la dificultad de la canalización ni causa efectos adversos graves, pero se asocia con un malestar leve durante la aplicación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La canalización intravenosa es un procedimiento doloroso que puede provocar ansiedad y estrés. Inyectar un anestésico local puede proporcionar analgesia en el momento de la canalización, pero es un procedimiento doloroso. Las cremas anestésicas tópicas tardan entre 30 y 90 minutos en producir un efecto. Un analgésico de acción más rápida permite la investigación y el tratamiento más oportunos. Los aerosoles refrigerantes se han utilizado en este contexto, pero los estudios han informado resultados contradictorios.

Objetivos: 

Determinar los efectos de los aerosoles refrigerantes sobre el dolor asociado con la canalización intravenosa en adultos y niños. Explorar las variables que podrían afectar el rendimiento de los aerosoles refrigerantes, que incluyen el tiempo requerido para la aplicación, la distancia de la piel cuando se aplica y el tiempo hasta la canalización. Analizar los efectos adversos asociados con el uso de aerosoles refrigerantes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las bases de datos Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials [CENTRAL]), MEDLINE, EMBASE, Latin American Caribbean Health Sciences Literature (LILACS), Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL), Institute for Scientific Information (ISI) Web of Science y en http://clinicaltrials.gov/, http://www.controlled-trials.com/ y http://www.trialscentral.org/, hasta el 1 de mayo de 2015. No se aplicaron restricciones de idioma. Además, se examinaron las listas de referencias de los artículos incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) cegados y no cegados que compararon cualquier aerosol refrigerante con placebo o control para aliviar el dolor durante la canalización intravenosa en adultos y niños.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos, establecieron contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Se recopilaron y analizaron los datos del resultado primario dolor durante la canalización, así como de los resultados secundarios dolor asociado con la aplicación de un aerosol refrigerante, tasa de éxito del primer intento de canalización intravenosa, eventos adversos y satisfacción del participante. Se realizaron análisis de subgrupos del resultado primario para examinar las diferencias basadas en la edad del participante, el tipo de aerosol refrigerante utilizado, el tiempo de aplicación y la situación clínica (urgencia versus programada). Se utilizó el metanálisis de modelo de efectos aleatorios en RevMan 5.3 y la heterogeneidad entre los resultados de los ensayos se evaluó mediante el examen de los diagramas de bosque y el cálculo de la estadística I2.

Resultados principales: 

Se encontraron nueve estudios adecuados con 1070 participantes que se incluyeron en los análisis cualitativos. Se incluyeron ocho estudios con 848 participantes en el metanálisis del resultado primario (dolor durante la canalización intravenosa). El uso de aerosoles refrigerantes dio lugar a una reducción de las puntuaciones de dolor medidas con una escala analógica visual lineal de 100 mm (EAV 100) en comparación con los controles (diferencia de medias -12,5 mm; intervalo de confianza [IC] del 95%: -18,7 a -6,4 mm; pruebas de calidad moderada). No fue posible incluir en el metanálisis un estudio que no mostró un efecto de la intervención.

El uso de aerosoles refrigerantes dio lugar a mayores puntuaciones de dolor al momento de la aplicación medidas con la EAV 100 en comparación con los controles (diferencia de medias 6,3 mm; IC del 95%: 2,2 a 10,3 mm; cuatro estudios, 461 participantes; pruebas de alta calidad) y no hubo diferencias en el éxito al primer intento en comparación con los controles (cociente de riesgos [CR]: 1,00; IC del 95%: 0,94 a 1,06; seis estudios, 812 participantes; pruebas de calidad moderada). Se documentaron ocho eventos adversos leves informados en 279 participantes del grupo de aerosoles refrigerantes (diferencia de riesgos [DR] 0,03; IC del 95%: 0 a 0,05; cinco estudios, 551 participantes; pruebas de baja calidad).

El riesgo general de sesgo de los estudios individuales varió de bajo a alto, con un alto riesgo de sesgo de realización y de detección en cuatro estudios. El análisis de sensibilidad mostró que la exclusión de los estudios con riesgo de sesgo alto o incierto no modificó materialmente los resultados de esta revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save