Intervenciones para la prevención del consumo de tabaco en jóvenes indígenas

En las poblaciones indígenas la cantidad de personas que fuman no disminuyó ya que tienen comunidades mayores alrededor de ellos. Los jóvenes permanecen en riesgo de comenzar a fumar. Los daños asociados a la salud son inadmisibles. Esta revisión halló que no existe investigación publicada que evalúe los programas orientados a evitar que los jóvenes indígenas no consuman tabaco. La información de dos estudios incluidos en esta revisión (1505 participantes en total, en comunidades de nativos americanos) no permite realizar una conclusión sobre si los programas de prevención del consumo de tabaco en las poblaciones indígenas evitan que los jóvenes consuman tabaco con o sin humo. La revisión destaca la falta de datos y la necesidad de más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Sobre la base de las pruebas disponibles, no es posible realizar conclusiones sobre la eficacia de las iniciativas de prevención del tabaco adaptadas para los jóvenes indígenas. Esta revisión destaca la escasez de datos y la necesidad de más investigación en esta área. La prevalencia del tabaco en los jóvenes indígenas es dos veces mayor a la de los habitantes no indígenas, y la experimentación con el tabaco comienza a una edad temprana. Existe una desigualdad significativa en cuanto a la salud, por la cual las poblaciones indígenas, una minoría, están sobrerrepresentadas en la carga de morbilidad y mortalidad relacionada con el hábito de fumar. Se necesitan ensayos metodológicamente rigurosos para investigar las intervenciones orientadas a prevenir la captación del consumo de tabaco entre los jóvenes indígenas y para ayudar a reducir la brecha entre las diferencias de salud relacionadas con el tabaco en poblaciones indígenas y no indígenas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El consumo de tabaco en las poblaciones indígenas (personas que han habitado un país durante miles de años) alcanza, a menudo, el doble del consumo que el de la población no indígena. En general, la adicción a la nicotina comienza durante la adolescencia temprana y los jóvenes que llegan a los 18 años como no fumadores presentan poca probabilidad de convertirse en fumadores posteriormente. Los jóvenes indígenas, en particular, comienzan fumando a una edad temprana, lo que resulta en una carga desproporcionada de morbilidad y mortalidad relacionada con esta sustancia.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de los programas de intervención para prevenir el inicio del consumo de tabaco o la evolución hacia el consumo regular en las poblaciones indígenas jóvenes y resumir estos enfoques para los futuros programas de prevención y la investigación.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco en noviembre de 2011, con búsquedas adicionales hechas en MEDLINE. También se hicieron búsquedas de potenciales estudios en bases de datos online de ensayos clínicos y referencias de publicaciones.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios y no aleatorios que intentaron impedir el inicio del consumo de tabaco o la evolución hacia el consumo de tabaco regular en jóvenes indígenas. Las intervenciones podrían incluir iniciativas escolares, medios masivos de comunicación, intervenciones con componentes múltiples de los niveles de la comunidad, programas para la familia o políticas públicas.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos relacionados con la metodología, los participantes, las intervenciones y los resultados fueron extraídos por un revisor y examinados por un segundo revisor, mientras que dos revisores extrajeron la información sobre el riesgo de sesgo de forma independiente. Los estudios fueron evaluados por síntesis narrativa cualitativa, ya que no hubo datos disponibles suficientes para realizar un metanálisis. El proceso de revisión fue examinado por un indígena australiano (aborigen) en cuanto a la aplicabilidad, la aceptabilidad y el contenido.

Resultados principales: 

Dos estudios cumplieron con todos los criterios de elegibilidad para su inclusión en la revisión y se identificó un tercer estudio en curso. Los dos estudios incluidos emplearon las intervenciones comunitarias de componentes múltiples adaptadas a los aspectos culturales específicos de la población y se basaron en poblaciones americanas nativas (1505 participantes en total). No se observaron diferencias en el consumo semanal a los 42 meses de seguimiento en un estudio que evaluó este resultado (grupo de aptitudes de la comunidad versus control: cociente de riesgos [CR] 0,95; IC del 95%: 0,78 a 1,14; grupo de aptitudes solo versus control: CR 0,86; IC del 95%: 0,71 a 1,05). Con respecto al consumo de tabaco sin humo, no se encontraron diferencias entre el brazo de aptitudes de la comunidad y el grupo de control a las 42 semanas (CR 0,93; IC del 95%: 0,67 a 1,30), aunque se observó una diferencia significativa entre el brazo de aptitudes solo y el grupo de control (CR 0,57; IC del 95%: 0,39 a 0,85). Aunque el segundo estudio encontró cambios positivos con respecto al consumo de tabaco en el brazo de intervención luego de la prueba (p < 0,05), no se mantuvo a los seis meses de seguimiento (puntuación de cambio -0,11 para la intervención y 0,07 para el control). Ambos estudios se calificaron con riesgo de sesgo elevado o poco claro en siete o más dominios (de un total de 10).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save