Tratamiento complementario con losigamona para la epilepsia parcial

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La epilepsia es un trastorno neurológico frecuente que afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo; casi un tercio de estos pacientes no logra un control adecuado con un único fármaco antiepiléptico y a menudo necesita tratamiento con dos o más fármacos antiepilépticos (tratamiento complementario). Se encontraron dos ensayos que reclutaron 467 pacientes mayores de 18 años de edad y que evaluaron la losigamona como tratamiento complementario. Los resultados de esta revisión mostraron que los pacientes que reciben losigamona como tratamiento complementario tuvieron más probabilidades a corto plazo de reducir la frecuencia de las crisis convulsivas en 50% o más; sin embargo, en comparación con placebo se asoció con más efectos secundarios que provocaron el retiro del tratamiento. El evento adverso más frecuente causado por la losigamona fueron los mareos. Se necesitan ensayos futuros bien diseñados, aleatorios, doble ciego, controlados con placebo y con una duración más larga.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados de esta revisión mostraron que la losigamona puede reducir la frecuencia de las crisis convulsivas, pero se asoció con un aumento del retiro del tratamiento cuando se utilizó como tratamiento complementario en pacientes con epilepsia parcial. Sin embargo, los ensayos incluidos fueron de corta duración y de calidad incierta. Se necesitan ensayos futuros bien diseñados, aleatorios, doble ciego, controlados con placebo y con una duración más larga.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La epilepsia es un trastorno neurológico frecuente que afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo; casi un tercio de estos pacientes no logran un control adecuado con un único fármaco antiepiléptico y generalmente necesitan tratamiento con una combinación de dos o más fármacos antiepilépticos. En los últimos años se han investigado muchos fármacos antiepilépticos más nuevos como tratamiento complementario para la epilepsia parcial; la losigamona es uno de estos fármacos y es el tema de esta revisión sistemática.

Objetivos: 

Investigar la eficacia y la seguridad de la losigamona cuando se utiliza como tratamiento complementario para la epilepsia parcial.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Epilepsia (Cochrane Epilepsy Group) (1 de mayo de 2012), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, número 4 de 12, The Cochrane Library, 2012) y en MEDLINE (1 de mayo de 2012). Se realizaron búsquedas en los registros de ensayos y se estableció contacto con el fabricante de losigamona y con los autores de los estudios incluidos para obtener más información. No hubo restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de tratamiento complementario que compararan losigamona con placebo para la epilepsia parcial.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Los resultados primarios fueron la reducción del 50% o más en la frecuencia de las crisis convulsivas y los periodos sin crisis; los resultados secundarios fueron el retiro del tratamiento y los eventos adversos. Los resultados se presentan como cociente de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95% o IC del 99% (para poder realizar pruebas múltiples de los eventos adversos individuales enumerados).

Resultados principales: 

Fueron elegibles para inclusión dos ensayos con 467 pacientes. Ambos ensayos evaluaron la losigamona en dosis de 1200 o 1500 mg/día como tratamiento complementario para la epilepsia parcial. Un ensayo se evaluó de buena calidad metodológica, mientras que el otro tuvo calidad incierta. Para los resultados de eficacia los hallazgos mostraron que los pacientes que recibieron losigamona tuvieron significativamente más probabilidades de lograr una reducción del 50% o mayor en la frecuencia de las crisis convulsivas (CR 1,75; IC del 95%: 1,14 a 2,72), aunque se asoció con un aumento significativo en el retiro del tratamiento en comparación con los que recibieron placebo (CR 2,16; IC del 95%: 1,28 a 3,67). Para los resultados de seguridad los hallazgos indicaron que la proporción de pacientes que presentó eventos adversos en el grupo de losigamona fue mayor que en el grupo placebo (CR 1,34; IC del 95%: 1,00 a 1,80), los mareos fueron el único evento adverso que se relacionó significativamente con la losigamona (CR 3,82; IC del 99%: 1,69 a 8,64). Ninguno de los informes de ensayo informó la proporción de pacientes que logró periodos sin crisis convulsivas. Un análisis de subgrupos según dosis diferentes de losigamona mostró que una dosis mayor de losigamona (1500 mg/día) se asocia con una mayor reducción de la frecuencia de las crisis convulsivas que las dosis inferiores, pero también se asocia con más abandonos debido a los eventos adversos.

Share/Save