Tratamiento de heridas con presión negativa para los injertos de piel y las heridas quirúrgicas con cicatrización primaria

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El tratamiento de heridas con presión negativa (THPN) incluye la aplicación de succión para cicatrizar las heridas. El THPN se usó durante muchos años para el tratamiento de las heridas crónicas, como las úlceras de la pierna y las úlceras de decúbito. Más recientemente, el dispositivo se modificó para el uso en heridas quirúrgicas limpias, incluidos los injertos de piel. Se realizó una revisión de los estudios que comparaban el THPN con otros tratamientos de la herida. Se encontraron cinco ensayos que indicaron que las pruebas para apoyar el uso del THPN para promover una cicatrización más rápida y para reducir las complicaciones asociadas con la cirugía limpia siguen siendo poco claras.

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas a favor de la efectividad del THPN en la cicatrización completa de las heridas en la que se prevé la cicatrización primaria. Hay beneficios claros en relación con los costos cuando se utilizan los sistemas no comerciales para crear la presión negativa necesaria para el tratamiento de la herida, sin reducción evidente en el resultado clínico. Las intensidades del dolor también se consideran inferiores cuando los sistemas hospitalarios se comparan con sus equivalentes comerciales. La elevada incidencia de ampollas que aparecen cuando se utiliza el THPN después de la cirugía ortopédica indica que el tratamiento debe ser limitado hasta que se establezca la seguridad en esta población. Debido al costo y al uso generalizado del THPN, hay una necesidad urgente de ensayos de alta calidad con el poder estadístico adecuado para evaluar los efectos de los productos más nuevos para el THPN que están diseñados para el uso en incisiones quirúrgicas limpias y cerradas. Dichos ensayos deben centrarse inicialmente en las heridas que pueden ser difíciles de cicatrizar, como las heridas esternales o las cirugías en pacientes obesos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las indicaciones para la administración del tratamiento de heridas con presión negativa (THPN) se están expandiendo con una serie de sistemas en el mercado, incluidos los diseñados para el uso en incisiones limpias y cerradas y en los injertos de piel. En las revisiones, se concluyó que las pruebas sobre la efectividad del THPN siguen siendo poco claras. Sin embargo, dicho tratamiento está evolucionando rápidamente. En consecuencia, se necesita una revisión sistemática de las pruebas sobre los efectos del THPN en las heridas posoperatorias en la que se prevé la cicatrización primaria.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del THPN en las heridas quirúrgicas (cierre primario o injerto de piel) en las que se prevé la cicatrización primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas para identificar informes de ensayos clínicos aleatorios relevantes:registro especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda 11 diciembre 2011); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, número 4); Database of Abstracts of Reviews of Effects (The Cochrane Library 2011, número 4); Ovid MEDLINE (2005 hasta octubre, semana 4, 2011); Ovid MEDLINE (In-Process & Other Non-Indexed Citations 8 noviembre 2011); Ovid EMBASE (2009 hasta 2011, semana 44); y en EBSCO CINAHL (1982 hasta 4 noviembre 2011). Se realizó una búsqueda por separado para identificar las evaluaciones económicas.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos cuando asignaron a los pacientes al azar y compararon el THPN con otro tipo de apósito para la herida o compararon un tipo de THPN con un tipo diferente de THPN.

Obtención y análisis de los datos: 

Se evaluaron los ensayos según su adecuación para su inclusión y su calidad. Tres revisores evaluaron lo anterior de forma independiente, mediante criterios de inclusión y de calidad preestablecidos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos con un total de 280 participantes. Dos ensayos incluyeron injertos de piel, dos incluyeron a pacientes ortopédicos sometidos a artroplastia y uno incluyó a pacientes sometidos a cirugía general y traumatológica; todos presentaron riesgo incierto o alto de sesgo. Cuatro ensayos compararon el THPN con un apósito estándar y un ensayo comparó dos dispositivos de THPN. No hubo diferencias en la proporción de heridas completamente cicatrizadas; la incidencia de seromas; o el fracaso de los injertos de piel. Un ensayo (87 participantes) comparó un dispositivo de presión negativa comercial (VAC® KCI, San Antonio, Texas) con un sistema de presión negativa desarrollado en el hospital (GSUC). La tasa de complicaciones de la herida fue inferior en el grupo de GSUC (VAC® 3/42; GSUC 0/45); el CR fue de 0,13 (IC del 95%: 0,01 a 2,51). El costo medio para suministrar el equipamiento en el tratamiento con VAC® fue de 96,51 USD/día en comparación con 4,22 USD/día para el tratamiento con GSUC (p = 0,01). Los costos laborales para los cambios de apósitos fueron similares. Se informó que la puntuación de la intensidad del dolor también fue inferior en el grupo de GSUC en comparación con el grupo de VAC® (p = 0,02). Un ensayo se interrumpió de forma anticipada debido a una elevada incidencia de ampollas rotas en el grupo de THPN (15/24; 62,5%) en comparación con el grupo de apósito estándar (3/36; 8,3%) (CR 7,50; IC del 95%: 2,43 a 23,14).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save