Agujas de sutura romas versus afiladas para la prevención de incidentes de exposición percutánea en el equipo quirúrgico

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los cirujanos y sus asistentes corren un riesgo especial de lesiones por pinchazo de aguja durante las cirugías. Estas lesiones pueden causar una infección por VIH u otros virus transmitidos por la sangre. Se propone el uso de las agujas romas para prevenir lesiones por pinchazo de aguja. Se examinó la literatura para evaluar el efecto preventivo de las agujas romas en comparación con las agujas afiladas para las lesiones por pinchazo de aguja en el equipo quirúrgico. Se realizaron búsquedas en múltiples bases de datos biomédicas (hasta mayo 2011). Los estudios se incluían si eran ensayos controlados aleatorios (ECA) de agujas de sutura romas versus con afiladas para prevenir las lesiones por pinchazo de aguja en el equipo quirúrgico. Se localizaron diez ECA con 2961 cirugías en las que las agujas romas se compararon con las agujas afiladas. Seis estudios se centraron en las cirugías abdominales, dos en la reparación vaginal y dos en la artroplastia de cadera. En promedio, un cirujano que usó agujas afiladas se perforó el guante cada tres cirugías. El uso de las agujas romas redujo el riesgo de perforaciones del guante en un 54% (intervalo de confianza del 95%: 46% a 62%) en comparación con las agujas afiladas. Por lo tanto, el uso de agujas romas en seis cirugías prevendrá una perforación del guante. En cuatro estudios, el uso de agujas romas también redujo el número de lesiones por pinchazo de aguja autoinformadas en un 69% (intervalo de confianza del 95%: 14% a 68%). Aunque los cirujanos informaran que la fuerza que se debe ejercer con las agujas romas es mayor, su uso se consideró aún aceptable en cinco de cada seis estudios. Se llegó a la conclusión de que hay pruebas de buena calidad acerca de que el uso de las agujas romas reduce de forma significativa el riesgo de enfermedades infecciosas para los cirujanos y sus asistentes en una variedad de cirugías al reducir el número de lesiones por pinchazo de aguja. Es poco probable que las investigaciones futuras cambien esta conclusión.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas de buena calidad acerca de que el uso de las agujas romas reduce de forma significativa el riesgo de exposición a la sangre y los líquidos corporales para los cirujanos y sus asistentes en una variedad de cirugía. Es poco probable que las investigaciones futuras cambien esta conclusión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cirujanos y sus asistentes corren un riesgo especial de exposición a la sangre debido a perforaciones del guante y a las lesiones por pinchazo de aguja durante las cirugías. El uso de las agujas romas puede reducir este riesgo porque no penetran la piel fácilmente, pero penetran de forma adecuada otros tejidos.

Objetivos: 

Determinar la efectividad de las agujas romas en comparación con las agujas afiladas para prevenir los incidentes de exposición percutánea en el equipo quirúrgico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE y EMBASE (hasta mayo 2011), CENTRAL, NHSEED, Science Citation Index Expanded, CINAHL, Nioshtic, CISdoc, PsycINFO y LILACS (hasta septiembre 2010).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de agujas romas versus afiladas para prevenir las lesiones por pinchazo de aguja en el equipo quirúrgico medidas como perforaciones del guante o lesiones por pinchazo de aguja autoinformadas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la elegibilidad de los estudios, el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Los resultados del estudio se resumieron con metanálisis de un modelo de efectos fijos.

Resultados principales: 

Se localizaron diez ECA con 2961 cirujanos participantes que realizaron una cirugía en que el uso de las agujas romas se comparó con el uso de las agujas afiladas. Cuatro estudios se centraron en el cierre abdominal, dos en la cesárea, dos en la reparación vaginal y dos en la artroplastia de cadera. En promedio, un cirujano que usó agujas afiladas se perforó el guante en tres cirugía. El uso de las agujas romas redujo el riesgo de perforaciones del guante con un riesgo relativo (RR) de 0,46 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,38 a 0,54) en comparación con las agujas afiladas. Por lo tanto, el uso de agujas romas prevendrá una perforación del guante cada seis cirugías.

En cuatro estudios, el uso de las agujas romas redujo el número de lesiones por pinchazo de aguja autoinformadas con un RR de 0,31 (IC del 95%: 0,14 a 0,68). Debido a que la fuerza que se debe ejercer con las agujas romas es mayor, su uso se consideró más difícil pero aún aceptable en cinco de cada seis estudios.

La calidad de las pruebas se calificó como alta.

Share/Save