Efecto de los trabajadores de la salud no especializados sobre los pacientes con trastornos mentales, neurológicos y de abuso de sustancias en países en desarrollo

Antecedentes

En los países en desarrollo, la mayoría de los pacientes con trastornos mentales, neurológicos y de abuso de sustancias (MNS) no reciben una atención adecuada, principalmente debido a la falta de profesionales de la salud mental. Por lo tanto, los trabajadores de la salud no especializados, aunque también otros profesionales con funciones en el área de salud, como los profesores, pueden desempeñar una función importante en la prestación de asistencia sanitaria para los trastornos MNS.

Los investigadores de La Colaboración Cochrane realizaron una revisión de los efectos del uso de trabajadores de salud no especializados u otros profesionales con funciones en el área de la salud para ayudar a los pacientes con trastornos MNS en países en desarrollo. Después de buscar todos los estudios pertinentes en las bases de datos científicas, se encontraron 38 estudios publicados antes de octubre 2012. Sus hallazgos se resumen a continuación. 

¿Qué es un trabajador de la salud no especializado?

Cualquier tipo de trabajador de la salud (como un médico, enfermera o trabajador de la salud no profesional) que no es un especialista en salud mental o en neurología, pero que puede haber recibido entrenamiento en estas áreas. También se consideraron los profesores, debido a que pueden ser particularmente importantes en la atención de niños y jóvenes.

Lo que dice la investigación

Los estudios en esta revisión fueron de 22 países vías de desarrollo. En la mayoría de los estudios, los trabajadores de la salud no profesionales prestaron asistencia en salud mental, y consideraron la depresión o la ansiedad (o ambas), o el trastorno de estrés postraumático. La revisión muestra que el uso de trabajadores de la salud no especializados, en comparación con los servicios habituales de asistencia sanitaria:

· puede aumentar el número de adultos que se recuperan de la depresión o la ansiedad (o ambas) de dos a seis meses después del tratamiento;

· puede reducir levemente los síntomas en las madres con depresión;

· puede reducir levemente los síntomas en los adultos con trastorno de estrés postraumático (se utilizaron trabajadores no especializados y profesores en un estudio);

· probablemente mejora levemente los síntomas en pacientes con demencia;

· probablemente mejora/mejora levemente el bienestar mental, la carga y las dificultades en los cuidadores de los pacientes con demencia;

· puede disminuir la cantidad de alcohol consumido en bebedores con problemas. .

No se conoce si los trabajadores de la salud no profesionales o los profesores reducen los síntomas del trastorno de estrés postraumático en los niños. . Hubo muy pocos estudios para establecer conclusiones acerca del costo-eficacia del uso de trabajadores de la salud no especializados o profesores, o acerca de su impacto en los pacientes con otros trastornos MNS como epilepsia, esquizofrenia y problemas de abuso de alcohol y de drogas. Además, muy pocos estudios midieron las consecuencias no intencionales de la atención prestada por trabajadores de la salud no especializados - dichos efectos podrían repercutir en la conveniencia y la calidad de la atención.

Calidad de la evidencia

En términos generales, los trabajadores de la salud no especializados y los profesores poseen algunos beneficios alentadores en cuanto a la mejoría de los resultados de los pacientes para la depresión general y perinatal, el trastorno de estrés postraumático y los trastornos de abuso de alcohol, y de los resultados de los pacientes y los cuidadores para la demencia. Sin embargo, estas pruebas son de calidad baja o muy baja en algunas áreas, y para algunos temas no hay pruebas disponibles. Por lo tanto, no es posible establecer conclusiones acerca de qué intervenciones específicas que utilizan a trabajadores de la salud no especializados para ayudar a los pacientes con trastornos MNS son más efectivas.

Conclusiones de los autores: 

En términos generales, los TSNE y los profesores poseen algunos beneficios alentadores en cuanto a la mejoría de los resultados de los pacientes para la depresión general y perinatal, el TEPT y los trastornos de consumo de alcohol, y de los resultados de los pacientes y los cuidadores para la demencia. Sin embargo, estas pruebas son principalmente de calidad baja o muy baja, y para algunos temas no hay pruebas disponibles. Por lo tanto, no es posible establecer conclusiones acerca de qué intervenciones específicas administradas por TSNE son más efectivas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Muchos pacientes con trastornos mentales, neurológicos y de abuso de sustancias (MNS) no reciben asistencia sanitaria. Los trabajadores de la salud no especializados (TSNE) y otros profesionales con funciones en el área de la salud (OPFS) representan una estrategia clave para cerrar la brecha en el tratamiento.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de los TSNE y OPFS que administran intervenciones para los trastornos MNS en la asistencia sanitaria primaria y comunitaria en países de ingresos bajos y medios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (incluyendo el registro especializado del Grupo Cochrane para una Práctica y Organización Sanitaria Efectivas [Cochrane Effective Practice and Organisation of Care, EPOC]) (búsqueda 21 junio 2012); MEDLINE, OvidSP; MEDLINE In Process & Other Non-Indexed Citations, OvidSP; EMBASE, OvidSP (búsqueda 15 junio 2012); CINAHL, EBSCOhost; PsycINFO, OvidSP (búsqueda 18 y 19 junio 2012); World Health Organization (WHO) Global Health Library (búsqueda 29 junio 2012); LILACS; la International Clinical Trials Registry Platform (WHO); OpenGrey; el metaRegister of Controlled Trials (búsqueda 8 y 9 agosto 2012); Science Citation Index y Social Sciences Citation Index (ISI Web of Knowledge) (búsqueda 2 octubre 2012) y en listas de referencias, sin restricciones de idioma o de fecha. Se estableció contacto con los autores para obtener estrudios adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y no aleatorios, estudios controlados de antes y después y estudios de series de tiempo interrumpido de intervenciones administradas por TSNE/OPFS en la asistencia sanitaria primaria o comunitaria en países de ingresos bajos y medios y destinadas a mejorar los resultados en los pacientes con trastornos MNS y en sus cuidadores. Un TSNE se definió como cualquier trabajador profesional de la salud (p.ej., médicos, enfermeras y asistentes sociales) o como un trabajador de salud no profesional sin entrenamiento especializado en trastornos MNS. Los OPFS incluyeron a personas fuera del sector de la salud (sólo profesores en esta revisión).

Obtención y análisis de los datos: 

Los revisores seleccionaron y extrajeron los datos por duplicado y evaluaron el riesgo de sesgo mediante los formatos estándar. Se realizó el agrupamiento de los estudios con intervenciones similares. Cuando fue factible, se combinaron los datos para obtener una estimación general del efecto.

Resultados principales: 

Los 38 estudios incluidos provinieron de siete países de ingresos bajos y de 15 países de ingresos medios. Veintidós estudios utilizaron a trabajadores de salud no profesionales, y la mayoría consideró la depresión o el trastorno de estrés postraumático (TEPT). La revisión muestra que el uso de TSNE, en comparación con los servicios habituales de asistencia sanitaria: 1. puede aumentar el número de adultos que se recuperan de la depresión o la ansiedad, o ambas, de dos a seis meses después del tratamiento (prevalencia de depresión: cociente de riesgos [CR] 0,30; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,14 a 0,64; pruebas de baja calidad); 2. puede reducir levemente los síntomas en las madres con depresión perinatal (gravedad de los síntomas depresivos: diferencia de medias estandarizada [DME] -0,42; IC del 95%: -0,58 a -0,26; pruebas de baja calidad); 3. puede reducir levemente los síntomas en los adultos con TEPT (gravedad de los síntomas del TEPT: DME -0,36; IC del 95%: -0,67 a -0,05; pruebas de baja calidad); 4. probablemente mejora levemente los síntomas en pacientes con demencia (gravedad de los síntomas conductuales: DME -0,26; IC del 95%: -0,60 a -0,08; pruebas de calidad moderada); 5. probablemente mejora/mejora levemente el bienestar mental, la carga y las dificultades en los cuidadores de los pacientes con demencia (carga del cuidador: DME -0,50; IC del 95%: -0,84 a -0,15; pruebas de calidad moderada); 6. puede disminuir la cantidad de alcohol consumido por los pacientes con trastornos de consumo de alcohol (copas/días de consumo en los últimos 7 a 30 días: diferencia de medias -1,68; IC del 95%: -2,79 a -0,57; pruebas de baja calidad).

No se conoce si los trabajadores de salud no profesionales o los profesores reducen los síntomas del TEPT en los niños. No hubo datos suficientes para establecer conclusiones acerca del costo-eficacia del uso de TSNE o profesores, o acerca del impacto sobre los pacientes con otros trastornos MNS. Además, pocos estudios midieron los efectos adversos de la atención prestada por los TSNE - dichos efectos podrían repercutir en la conveniencia y la calidad de la atención.

Tools
Information
Share/Save