Inmunización contra la hepatitis A en personas sin exposición previa a la hepatitis A

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

La hepatitis A es una enfermedad viral contagiosa frecuente en muchos países de bajos ingresos. Se calcula que a nivel mundial, alrededor de 1 500 000 personas se ven afectadas por año. El virus de la hepatitis A se limita al hombre y a varias especies de primates no humanos. Se transmite principalmente mediante la propagación fecal-oral de persona a persona, o mediante la ingestión de alimentos o agua contaminados. Desde 1995, se utilizaron las vacunas contra la hepatitis A para prevenir la enfermedad en personas sin exposición previa al virus de la hepatitis A. Se consideró que sólo tres de los estudios incluidos tenían un riesgo de sesgo bajo; es decir, exentos de la sobrestimación de beneficios y de la subestimación del daño debido a errores sistémicos. En las personas sin exposición previa a la infección de la hepatitis A, la vacunación contra la hepatitis A con vacunas inactivadas o a virus vivos atenuados tuvo un efecto claro sobre la reducción del riesgo del desarrollo de hepatitis A clínicamente evidente. La revisión también encontró que las vacunas contra la hepatitis A reducen significativamente el riesgo de falta de anticuerpos protectores contra la hepatitis A. La vacuna inactivada parece ser relativamente segura. No hubo datos suficientes como para establecer alguna conclusión sobre la producción de anticuerpos protectores y de los eventos adversos para las vacunas a virus vivos atenuados.

Conclusiones de los autores: 

Las vacunas contra la hepatitis A son eficaces para la profilaxis preexposición de la hepatitis A en individuos susceptibles. Esta revisión demostró una protección significativa por al menos dos años con la vacuna contra el HAV inactivada y de al menos cinco años con la vacuna contra el HAV a virus vivos atenuados. Hubo pruebas como para apoyar la seguridad de la vacuna contra la hepatitis A inactivada. Se requieren más pruebas de alta calidad para determinar la seguridad de las vacunas a virus vivos atenuados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En muchas partes del mundo, la infección por hepatitis A representa una causa significativa de morbilidad y de pérdida socioeconómica. A pesar de que las vacunas contra la hepatitis A tienen el potencial de prevenir la enfermedad, el grado de protección proporcionada en relación con los resultados clínicos y en las diferentes poblaciones sigue siendo incierto. Hay dos tipos de vacuna vírica contra la hepatitis A (HAV), inactivadas y a virus vivos atenuados. Es importante determinar la eficacia y la seguridad para ambos tipos de vacuna.

Objetivos: 

Determinar la eficacia protectora, la eficacia seroprotectora y la seguridad clínicas y los efectos perjudiciales de la vacunación contra la hepatitis A en personas sin exposición previa a la hepatitis A.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, Science Citation Index Expanded y China National Knowledge Infrastructure (CNKI) hasta noviembre de 2011.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorios que comparan la vacuna contra el HAV con placebo, ninguna intervención o con vacunas de control apropiadas en participantes de todas las edades.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores llevaron a cabo la extracción de datos y la evaluación del riesgo de sesgo, y un tercer autor lo verificó. Cuando fue necesario, los autores contactaron con los investigadores para obtener datos que faltaban. La medida de resultado primaria fue la aparición de la hepatitis A clínicamente evidente (hepatitis infecciosa). Los resultados secundarios fueron la ausencia de inmunoglobulina G (IgG) anti-HAV seroprotectora y el número y los tipos de eventos adversos. Los resultados se presentaron como riesgos relativos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Los resultados dicotómicos se informaron como cociente de riesgos (RR) con un intervalo de confianza (IC) del 95%, utilizando el análisis de intención de tratar. Se realizó la evaluación de riesgo del sesgo para evaluar el riesgo de errores sistemáticos (sesgo) y el análisis secuencial de los ensayos para calcular el riesgo de errores aleatorios (azar).

Resultados principales: 

Se incluyeron un total de 11 estudios clínicos, de los cuales se consideró que sólo tres tenían un riesgo de sesgo bajo. dos fueron estudios cuasialeatorios en los cuales solo se abordaron los daños. Nueve ensayos aleatorios con 732 380 pacientes abordaron el resultado primario de hepatitis A clínicamente confirmada. De estos ensayos, cuatro evaluaron la vacuna contra la hepatitis A inactivada (41 690 participantes) y cinco evaluaron la vacuna contra la hepatitis A a virus vivos atenuados (690 690 participantes). En los tres ensayos aleatorios con bajo riesgo de sesgo (todos evaluaron la vacuna inactivada), la hepatitis A clínicamente evidente se presentó en 9/20 684 (0,04%) versus 92/20 746 participantes (0,44%) en los grupos de vacuna contra el HAV y de control respectivamente (CR 0,09; IC del 95%: 0,03 a 0,30). En los nueve ensayos aleatorios, la hepatitis A clínicamente evidente se presentó en 31/375 726 (0,01%) versus 505/356 654 participantes (0,18%) en los grupos de vacuna contra HAV y de control respectivamente (CR 0,09; IC del 95%: 0,05 a 0,17). Estos resultados fueron apoyados por los análisis secuenciales de los ensayos. Los análisis de subgrupos confirmaron la efectividad clínica tanto de las vacunas inactivadas contra la hepatitis A (CR 0,09; IC del 95%: 0,03 a 0,30) como de las vacunas a virus vivos atenuados contra la hepatitis A (CR 0,07; IC del 95%: 0,03 a 0,17) para la hepatitis A clínicamente confirmada. Las vacunas inactivadas contra la hepatitis A tuvieron un efecto considerable en la reducción de la ausencia de seroprotección (menos que 20 mUI/L) (CR 0,01; IC del 95%: 0,00 a 0,03). Ningún ensayo informó un umbral seroprotector menor a 10 mUI/L. El riesgo de los eventos adversos locales como sistémicos no graves fue comparable al placebo en las vacunas inactivadas contra el HAV. No hubo datos suficientes como para establecer conclusiones sobre los eventos adversos de la vacuna contra el HAV a virus vivos atenuados.

Share/Save