Píldoras anticonceptivas con tres fases versus una fase

Las píldoras anticonceptivas estándar contienen dos hormonas: progestágeno y estrógeno. Las píldoras anticonceptivas de una fase contienen la misma dosis de progestágeno y estrógeno todos los días. Las píldoras anticonceptivas de cuatro fases contienen cantidades diferentes de progestágeno y estrógeno en diferentes días. Esta revisión analizó en qué medida funcionan bien las píldoras anticonceptivas de una fase y las píldoras anticonceptivas de cuatro fases para prevenir el embarazo, con qué frecuencia causan problemas de hemorragia, con qué frecuencia las usuarias presentan efectos secundarios y cuántas mujeres interrumpen el uso de las píldoras.

Se realizó una búsqueda computarizada de ensayos controlados aleatorizados que compararan las píldoras anticonceptivas de cuatro fases con las píldoras anticonceptivas de una fase. También se les escribió a los investigadores y fabricantes de píldoras anticonceptivas para encontrar otros ensayos. Los estudios tenían que informar sobre el embarazo, los problemas de hemorragia, los efectos secundarios o la interrupción del uso de las píldoras. No se incluyeron los estudios donde las píldoras se utilizaron como un tratamiento para trastornos como el acné, el hirsutismo, el síndrome de ovario poliquístico, los problemas de hemorragia o la endometriosis, o donde las píldoras se administraron durante menos de tres meses. Se evaluó si los estudios se realizaron de forma adecuada.

Se incluyó un estudio que comparó una píldora de cuatro fases combinada del progestágeno dienogest y el estrógeno valerato de estradiol con una píldora de una fase combinada del progestágeno levonorgestrel y el estrógeno etinilestradiol. Las píldoras anticonceptivas de cuatro fases y las píldoras anticonceptivas de una fase tuvieron tasas de embarazo similares. El número de mujeres con pérdida sanguínea en el período entre dos menstruaciones fue similar para las píldoras de cuatro fases y las píldoras de una fase. Más mujeres que utilizaron las píldoras anticonceptivas de una fase tuvieron menstruación en comparación con las mujeres que utilizaron las píldoras anticonceptivas de cuatro fases. El número de mujeres que interrumpió el uso de las píldoras debido a los efectos secundarios fue similar para las píldoras de cuatro fases y las píldoras de una fase. El dolor mamario se informó con mayor frecuencia en las mujeres que utilizaron las píldoras anticonceptivas de cuatro fases que en las mujeres que utilizaron las píldoras anticonceptivas de una fase.

La presencia de sólo un estudio hizo que fuera imposible comparar adecuadamente las píldoras anticonceptivas de cuatro fases con las píldoras anticonceptivas de una fase. Se necesitan más estudios para determinar si las píldoras de cuatro fases tienen ventajas sobre las píldoras de una fase. Hasta entonces, se recomiendan las píldoras de una fase que contienen 30 μg de estrógeno para las mujeres que comienzan a utilizar las píldoras anticonceptivas.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia disponible no es suficiente para determinar si los anticonceptivos orales cuatrifásicos difieren de los monofásicos en la efectividad anticonceptiva, el patrón de hemorragia, los efectos secundarios leves y la aceptabilidad. Se necesitan estudios que comparen los anticonceptivos orales cuatrifásicos y monofásicos con un tipo de progestágeno y estrógeno idénticos para determinar si el enfoque cuatrifásico difiere del enfoque monofásico. Para determinar si los anticonceptivos orales cuatrifásicos tienen una ventaja sobre el anticonceptivo oral de primera elección actual se indica realizar estudios que comparen las píldoras cuatrifásicas con las píldoras monofásicas que contienen 30 μg de etinilestradiol. Hasta entonces, se recomiendan las píldoras monofásicas que contienen 30 μg de estrógeno como la primera elección para las mujeres que comienzan el uso de anticonceptivos orales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los anticonceptivos orales cuatrifásicos se desarrollaron para reducir los efectos adversos de los anticonceptivos orales y se presentan como más fisiológicos ya que imitan el ciclo natural. Sin embargo, las desventajas indicadas de los anticonceptivos orales cuatrifásicos incluyen un posible aumento del riesgo de errores en la administración de las píldoras provocado por la variedad de píldoras de colores diferentes, las complicadas instrucciones para ponerse al día cuando se pierde una píldora, el precio más elevado y la potencial inferioridad en cuanto a los efectos secundarios.

Objetivos: 

Comparar la efectividad anticonceptiva, el patrón de hemorragia, los efectos secundarios leves y la aceptabilidad de las píldoras anticonceptivas cuatrifásicas versus las píldoras anticonceptivas monofásicas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscaron ensayos en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, POPLINE, ClinicalTrials.gov e ICTRP que compararan píldoras cuatrifásicas con píldoras monofásicas. Se estableció contacto con investigadores y fabricantes de anticonceptivos orales cuatrifásicos para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararan anticonceptivos orales cuatrifásicos con monofásicos. Los ensayos tenían que informar sobre la efectividad anticonceptiva, los patrones de hemorragia, los efectos secundarios leves, la facilidad de uso o la interrupción del ensayo. Se excluyeron los estudios donde la intervención se utilizó principalmente como tratamiento para los trastornos o se administró durante menos de tres ciclos consecutivos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos y los introdujeron en RevMan. La calidad metodológica de los ensayos incluidos se evaluó de forma crítica. Para las variables continuas, se calculó la diferencia de medias con intervalos de confianza (IC) del 95%, utilizando el modelo de efectos aleatorios. Para las variables dicotómicas, se calculó el cociente de riesgos con IC del 95% y se utilizó el modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se incluyó un ECA doble ciego con un diseño de doble simulación (double dummy) que comparó un anticonceptivo oral combinado cuatrifásico con dienogest y valerato de estradiol, con un anticonceptivo oral combinado monofásico que contenía levonorgestrel y etinilestradiol. La efectividad anticonceptiva, la hemorragia intracíclica y la interrupción debida a los efectos secundarios fueron similares para las píldoras cuatrifásicas y monofásicas. El número de mujeres que presentó hemorragia de privación fue mayor en el grupo monofásico en comparación con el grupo cuatrifásico. Las usuarias de las píldoras cuatrifásicas informaron menos días de hemorragia / hemorragia en manchas y menos episodios de hemorragia / hemorragia en manchas que las usuarias de las píldoras monofásicas, pero el informe no especificó si la hemorragia / hemorragia en manchas fue prevista o imprevista. Más mujeres que utilizaron anticonceptivos orales cuatrifásicos informaron dolor mamario en comparación con las mujeres que utilizaron anticonceptivos orales monofásicos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save