Fármacos para el tratamiento de la dependencia de cannabis

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Antecedentes

El cannabis es la droga ilegal más común en el mundo. La demanda de tratamiento por parte de los consumidores de cannabis ha estado aumentando en la mayoría de las regiones del mundo. Actualmente no hay fármacos específicos para el tratamiento del consumo de cannabis. Esta revisión procuró evaluar la efectividad y la seguridad de los fármacos para el tratamiento de la dependencia de cannabis.

Fecha de la búsqueda

Se realizaron búsquedas en la literatura científica en febrero y marzo de 2014.

Características de los estudios

Se identificaron 14 ensayos controlados aleatorios (estudios clínicos en que las personas se asignan al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento), que incluyeron 958 participantes con dependencia de cannabis. Las características clave del consumo de drogas dependientes son el consumo compulsivo, la pérdida de control sobre el consumo y los síntomas de abstinencia en la cesación del consumo de drogas. Esta revisión incluyó estudios en que los participantes fueron descritos como dependientes o podían ser dependientes basado en el consumo de cannabis durante varios días a la semana o diariamente.

La edad promedio de los participantes fue de 33 años, con la exclusión de dos estudios dirigidos a los jóvenes. La mayoría (80%) de los participantes en los estudios eran hombres. La mayoría (10) de los estudios se realizaron en los EE.UU., tres en Australia y uno en Israel. Los estudios incluyeron una gran diversidad de fármacos para reducir los síntomas de abstinencia de cannabis y para promover la cesación o la reducción del consumo de cannabis.

Dos estudios recibieron fármacos de estudio de la compañía farmacéutica que los fabrica aunque ninguno fue financiado por compañías farmacéuticas.

Resultados clave

Los efectos de muchos de los medicamentos que se evaluaron en esta revisión fueron inciertos. Basado en las pruebas disponibles, los antidepresivos, el bupropión, la buspirona y la atomoxetina probablemente son de poco valor en el tratamiento de la dependencia de cannabis. Los preparados que contienen tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente psicoactivo principal del cannabis, son de valor potencial en el tratamiento de la dependencia de cannabis, aunque hay tantas limitaciones en las pruebas que esta aplicación de los preparados de THC aún debe considerarse experimental. Las pruebas disponibles sobre la gabapentina y la N-acetilcisteína sugieren que estos fármacos pueden merecer investigación adicional, aunque en este momento no es posible evaluar su efectividad.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas para muchos de los resultados de esta revisión se redujo debido a que cada medicación fue investigada por sólo uno o dos estudios, cada estudio incluyó a un número reducido de participantes, hubo inconsistencia en los hallazgos y riesgo de sesgo debido a los abandonos del tratamiento por parte de los participantes del estudio.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas incompletas sobre todas las farmacoterapias investigadas, y para muchos de los resultados se disminuyó la calidad debido a los tamaños de la muestra pequeños, la inconsistencia y el riesgo de sesgo de deserción. Los análisis cuantitativos que fueron posibles, combinados con los hallazgos generales de los estudios examinados, indican que los antidepresivos ISRS, los antidepresivos de acción combinada, los antidepresivos atípicos (bupropión), los ansiolíticos (buspirona) y los inhibidores de la recaptación de norepinefrina (atomoxetina) probablemente son de poco valor en el tratamiento de la dependencia de cannabis. Los preparados que contenían THC son de valor potencial, sin embargo, y debido a las pruebas limitadas, esta aplicación de los preparados de THC aún debe considerarse experimental. Los estudios adicionales deben comparar diferentes preparados de THC, dosis y duración del tratamiento, fármacos adicionales y terapias. La base de pruebas sobre el anticonvulsivo gabapentina y el modulador glutamatérgico N-acetilcisteína es débil, aunque estos fármacos también merecen investigación adicional.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El cannabis es la droga ilegal más prevalente en el mundo. La demanda del tratamiento de los trastornos por consumo de cannabis está en aumento. Actualmente no hay farmacoterapias aprobadas para el tratamiento de los trastornos por consumo de cannabis.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de las farmacoterapias comparadas entre sí, versus placebo o atención de apoyo para la reducción de los síntomas de abstinencia de cannabis y promover el cese o la reducción del consumo de cannabis.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (hasta 4 marzo 2014), MEDLINE (hasta semana 3, febrero 2014), EMBASE (hasta 3 marzo 2014) y en PsycINFO (hasta semana 4, febrero 2014). También se buscó en las listas de referencias de artículos, fuentes electrónicas de ensayos en curso y actas de congresos y se estableció contacto con investigadores seleccionados activos en este tema.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que incluyen la administración de fármacos para reducir los signos y síntomas de abstinencia de cannabis o para promover el cese o la reducción del consumo de cannabis, o ambos, en comparación con otros fármacos, placebo o ninguna medicación (atención de apoyo) en participantes con diagnóstico de dependencia de cannabis o que presentaran probabilidades de ser dependientes.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Dos autores de la revisión evaluaron los estudios para su inclusión y extrajeron los datos. Todos los autores de la revisión confirmaron las decisiones de inclusión y el proceso general.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ensayos controlados con asignación aleatoria con 958 participantes. En diez estudios la edad promedio fue de 33 años; dos estudios estaban orientados a los jóvenes; y los datos de edad no estaban disponibles para dos estudios. Aproximadamente el 80% de los participantes de los estudios eran hombres. Los estudios estuvieron en riesgo bajo de sesgo de selección, realización, detección y de informe de resultado selectivo. Tres estudios estuvieron en riesgo de sesgo de deserción.

Todos los estudios incluyeron la comparación de medicación activa y placebo. Los fármacos incluyeron preparados que contenían tetrahidrocannabinol (THC) (dos estudios), antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) (dos estudios), antidepresivos de acción combinada (tres estudios), anticonvulsivos y estabilizadores del estado de ánimo (tres estudios), un antidepresivo atípico (dos estudios), un ansiolítico (un estudio), un inhibidor de la recaptación de norepinefrina (un estudio) y un modulador glutamatérgico (un estudio). Un estudio examinó más de un fármaco. La variabilidad en los fármacos y los resultados informados limitó el grado en que fue posible realizar el análisis. No hay suficientes datos disponibles para evaluar la utilidad de la mayoría de los fármacos para promover la abstinencia de cannabis al final del tratamiento.

Hubo pruebas de calidad moderada de que la finalización del tratamiento fue más probable con los preparados que contenían THC en comparación con placebo (CR 1,29; IC del 95%: 1,08 a 1,55; dos estudios, 207 participantes, P = 0,006). Hubo algunas pruebas de que el tratamiento con preparados que contenían THC se asoció con la reducción de los síntomas de abstinencia y el deseo compulsivo de cannabis, aunque no fue posible cuantificar este último resultado. Para los antidepresivos de acción combinada comparados con placebo (2 estudios, 179 participantes) hubo pruebas de calidad muy baja sobre la probabilidad de abstinencia de cannabis al final del seguimiento (CR 0,82; IC del 95%: 0,12 a 5,41), y pruebas de calidad moderada sobre la probabilidad de finalización del tratamiento (CR 0,93; IC del 95%: 0,71 a 1,21). Para este mismo resultado hubo pruebas de muy baja calidad sobre los efectos de los antidepresivos ISRS (CR 0,82; IC del 95%: 0,44 a 1,53; 2 estudios, 122 participantes), los anticonvulsivos y los estabilizadores del estado de ánimo (CR 0,78; IC del 95%: 0,42 a 1,46; 2 estudios, 75 participantes) y el antidepresivo atípico, bupropión (CR 1,06; IC del 95%: 0,67 a 1,67; 2 estudios, 92 participantes). Las pruebas disponibles sobre la gabapentina (anticonvulsivo) y la N-acetilcisteína (modulador glutamatérgico) fueron insuficientes para los cálculos cuantitativos de su efectividad, aunque estos fármacos merecen investigación adicional.

Share/Save