Terapias conductuales versus otras terapias psicológicas para la depresión

La depresión mayor es una de las enfermedades mentales más frecuentes, caracterizada por el decaimiento anímico persistente y la pérdida del interés en las actividades placenteras, acompañados de una variedad de síntomas que incluyen pérdida de peso, insomnio, fatiga, pérdida de energía, culpa inapropiada, concentración deficiente y pensamientos mórbidos relacionados con la muerte. Aunque los antidepresivos todavía son la base del tratamiento para la depresión en los contextos de asistencia sanitaria, las terapias psicológicas son intervenciones alternativas o adicionales importantes para los trastornos depresivos. Actualmente está disponible una variedad de terapias psicológicas (como las terapias cognitivo-conductuales, las terapias conductuales, las terapias psicodinámicas, las terapias humanísticas y las terapias integradoras). Es muy importante saber si un tipo de terapia psicológica es más efectivo que otro y conocer qué terapia psicológica es el tratamiento más eficaz para la depresión. Esta revisión se centró en una de estas terapias (terapias conductuales [TC]) debido a que son relativamente sencillas de administrar y recientemente se ha renovado el interés en las mismas. Habitualmente las terapias conductuales se basan completamente en principios operantes y de respuesta, orientados a cambiar el estado de ánimo depresivo del paciente mediante el cambio en los patrones de conducta. Aunque se han desarrollado varios modelos de TC, los siguientes enfoques se categorizaron como terapias conductuales en esta revisión: terapia conductual (basada en el modelo de Lewinsohn, que se centra en el aumento de las actividades agradables), activación conductual (originada a partir del componente conductual de la terapia cognitivo-conductual y basada en el trabajo de Jacobson en 1996), entrenamiento de las aptitudes sociales / entrenamiento de la confianza en uno mismo y terapia de relajación.

En esta revisión se evaluó la eficacia y la aceptabilidad de las terapias conductuales comparadas con todas las otras terapias psicológicas en el tratamiento de la depresión en fase aguda (ni la depresión a largo plazo ni la resistente al tratamiento) en adultos. En esta revisión se incluyeron 25 ensayos controlados aleatorios. La calidad de las pruebas de la revisión es baja debido a aspectos relacionados con el diseño de los estudios encontrados y la falta de precisión en los resultados. Aunque se encontró que las terapias conductuales y todas las otras terapias psicológicas son igualmente efectivas y aceptables, se necesitan más estudios de investigación para confirmar este resultado.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pruebas de calidad baja a moderada de que las terapias conductuales y otras terapias psicológicas tienen una efectividad similar. La base de pruebas actuales que evalúa los efectos beneficiosos y perjudiciales relativos de las terapias conductuales es muy débil. Lo anterior limita la confianza en el tamaño y la precisión del efecto para los resultados clave relacionados con la respuesta y los retiros. Estudios que incluyan muestras más grandes con un mejor informe del diseño y fidelidad al tratamiento mejorarían la calidad de las pruebas en esta revisión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las terapias conductuales representan una de varias categorías de terapias psicológicas que actualmente se utilizan en el tratamiento de la depresión. Sin embargo, aún no se conoce la efectividad ni la aceptabilidad de las terapias conductuales para la depresión en comparación con otras terapias psicológicas.

Objetivos: 

1. Examinar los efectos de todos los enfoques de TC en comparación con todos los otros enfoques de las terapias psicológicas para la depresión aguda.

2. Examinar los efectos de diferentes enfoques de TC (terapia conductual, activación conductual, entrenamiento de las aptitudes sociales y entrenamiento de relajación) en comparación con todos los otros enfoques de las terapias psicológicas para la depresión aguda.

3. Examinar los efectos de todos los enfoques de TC comparados con diferentes enfoques de las terapias psicológicas (TCC, TCC de tercera generación, terapias psicológicas psicodinámicas, humanísticas e integradoras) para la depresión aguda.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Depression, Anxiety and Neurosis Group, CCDANCTR) el 31/07/2013, que incluye ensayos controlados aleatorios relevantes de The Cochrane Library (todos los años), EMBASE (1974-), MEDLINE (1950-) y PsycINFO (1967-). También se hicieron búsquedas de estudios adicionales, publicados y no publicados en CINAHL (mayo de 2010), en PSYNDEX (junio de 2010) y en las listas de referencias de los estudios incluidos y revisiones relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararon terapias conductuales con otras terapias psicológicas para la depresión aguda en adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos o más revisores de forma independiente identificaron los estudios, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Veinticinco ensayos con 955 participantes compararon terapias conductuales con una o más de otras cinco categorías importantes de terapias psicológicas (terapia cognitivo-conductual, cognitivo-conductual de tercera generación, psicodinámica, humanística e integradora). La mayoría de los estudios tuvo un tamaño de la muestra pequeño y se evaluó de riesgo incierto o alto de sesgo. En comparación con todas las otras terapias psicológicas juntas, las terapias conductuales no mostraron diferencias significativas en la tasa de respuesta (18 estudios, 690 participantes, cociente de riesgos [CR] 0,97; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,86 a 1,09) ni en la aceptabilidad (15 estudios, 495 participantes, CR de la tasa total de abandonos 1,02; IC del 95%: 0,65 a 1,61). De manera similar, en comparación con cada una de las otras clases de terapias psicológicas, pruebas de baja calidad mostraron una mejor respuesta a las terapias cognitivo-conductuales que a las terapias conductuales (15 estudios, 544 participantes, CR 0,93; IC del 95%: 0,83 a 1,05) y pruebas de baja calidad indicaron una mejor respuesta a las terapias conductuales sobre las terapias psicodinámicas (dos estudios, 110 participantes, CR 1,24; IC del 95%: 0,84 a 1,82).

Cuando se compararon con las terapias integradoras y las terapias humanísticas se incluyó solamente un estudio en cada comparación y el análisis no mostró diferencias significativas entre las terapias conductuales y las terapias integradoras o humanísticas.

Tools
Information
Share/Save