Pruebas cardíacas de arteriopatía coronaria para los receptores potenciales de un trasplante renal

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Conclusiones de los autores: 

La EED puede ser más eficaz que la EPM, pero se necesitan estudios adicionales que comparen directamente estas pruebas cardiacas de detección. La ausencia de arteriopatía coronaria grave no necesariamente puede relacionarse con la supervivencia libre de eventos cardiacos después de un trasplante. Los estudios de investigación adicionales deben centrarse en evaluar la capacidad de las pruebas funcionales para predecir el resultado posoperatorio.

Antecedentes

El trasplante renal sigue siendo el tratamiento más eficaz para los pacientes con nefropatía terminal en cuanto a la prolongación de la supervivencia y las mejoras en la calidad de vida. Sin embargo, los estudios de investigación han indicado que el trasplante causa estrés cardiovascular significativo durante la cirugía, y se ha estimado una incidencia de infarto de miocardio de aproximadamente el 5% (Gunnarsson 1984; Lentine 2005). Las enfermedades cardiovasculares representan casi la mitad (40% a 55%) de todas las muertes después de trasplante renal (Briggs 2001). Por lo tanto, el método de detección para la arteriopatía coronaria es una parte importante de evaluación para el trasplante renal y una herramienta de decisión clave para identificar qué pacientes necesitan pruebas especializadas de imágenes del corazón (angiografía coronaria) y cuándo. La práctica clínica varía considerablemente en la forma en que los pacientes son seleccionados para la prueba; algunos centros evalúan solo a los pacientes con factores de riesgo significativos, otros evalúan a todos los candidatos a un trasplante renal; y en qué prueba de detección debe usarse (Hofmann 2008). Los estudios revisados usaron pruebas como la ecocardiografía de estrés con dobutamina (EED), la escintigrafía de perfusión miocárdica (EPM) y electrocardiograma de estrés (ETST) versus pruebas radiográficas como la puntuación de calcio, entre otras (Hofmann 2008).

Las guías de práctica clínica de la American Society of Transplantation (Kasiske 2001), la United Kingdom Renal Association (Dudley 2008) y la Canadian Society of Transplantation (Knoll 2005) recomiendan las pruebas cardiacas de estrés en los posibles receptores de un trasplante que tienen síntomas o factores de riesgo significativos, pero no recomiendan una prueba de detección particular. Las guías indican que la prueba debe ser determinada por la disponibilidad y la pericia local. Aunque se dispone de diversas pruebas de detección para la arteriopatía coronaria, sigue siendo incierto qué pruebas son más eficaces para los pacientes con nefropatía terminal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con nefropatía crónica tienen un alto riesgo de presentar arteriopatía coronaria y de eventos cardíacos adversos. Por lo tanto, las pruebas de detección de arteriopatía coronaria constituyen una parte importante de la evaluación preoperatoria para los candidatos a un trasplante renal. Existe un interés significativo en el papel de los estudios cardíacos no invasivos y su capacidad para identificar a los pacientes con alto riesgo de arteriopatía coronaria.

Objetivos: 

Se investigó la precisión de las pruebas de detección cardíacas no invasivas en comparación con la angiografía coronaria para detectar la arteriopatía coronaria en los pacientes que son receptores potenciales de un trasplante renal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE y EMBASE (inicio a noviembre de 2010) para identificar los estudios que evaluaron la precisión de diagnóstico de las pruebas de detección no invasivas, con angiografía coronaria como el estándar de referencia. También se realizó un rastreo de citas a través de la Web of Science y se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de estudios primarios identificados y los artículos de revisión.

Criterios de selección: 

En esta revisión, se incluyeron todos los estudios aleatorios de cohortes, transversales y de diagnóstico sobre la precisión de las pruebas que compararon los resultados de cualquier prueba cardíaca con angiografía coronaria (el estándar de referencia), en relación con los pacientes considerados como potenciales candidatos a un trasplante renal o a un trasplante de riñón y páncreas en el momento en que se realizaron las pruebas de diagnóstico.

Obtención y análisis de los datos: 

Se usó una estrategia de modelo jerárquico para producir curvas de características operativas de resumen del receptor, y se agruparon las estimaciones de sensibilidad y especificidad. Se realizaron análisis de sensibilidad para determinar la precisión de las pruebas si solo se incluyeron los estudios que tenían verificación total o que aplicaron un umbral de estenosis de 70% en la angiografía coronaria para el diagnóstico de arteriopatía coronaria significativa.

Resultados principales: 

Los estudios de detección incluidos en el metanálisis fueron los siguientes: ecocardiografía de estrés con dobutamina (EED) (13 estudios), escintigrafía de perfusión miocárdica (EPM) (nueve estudios), ecocardiografía (tres estudios), electrocardiograma de estrés con ejercicio (dos estudios), electrocardiograma en reposo (tres estudios), un estudio de tomografía computadorizada por haz de electrones (EBCT), un estudio de ventriculografía de ejercicio, grosor de las capas íntima y media de la carótida (CIMT) y fluorografía de sustracción digital. Hubo estudios suficientes para permitir un análisis de las características operativas de resumen jerárquico de los receptores para la EED y la EPM. Al incluir todos los estudios disponibles, tanto la EED como la EPM tuvieron sensibilidad y especificidad moderada para detectar estenosis de la arteria coronaria en los pacientes que son candidatos al trasplante renal (EED [13 estudios] - sensibilidad agrupada 0,79 [IC del 95%: 0,67 a 0,88], especificidad agrupada 0,89 [IC del 95%: 0,81 a 0,94]; EPM [nueve estudios] - sensibilidad agrupada 0,74 [IC del 95%: 0,54 a 0,87], especificidad agrupada 0,70 [IC del 95%: 0,51 a 0,84]). Al incluir solo los estudios que definieron la estenosis de la arteria coronaria con un umbral de referencia ≥ 70% de estenosis en la angiografía coronaria, hubo un pequeño cambio en estas estimaciones agrupadas (EED [nueve estudios] - sensibilidad compartida 0,76 [IC del 95%: 0,60 a 0,87], especificidad 0,88 [IC del 95%: 0,78 a 0,94]; EPM [siete estudios] - sensibilidad agrupada 0,67 [IC del 95%: 0,48 a 0,82], especificidad agrupada 0,77 [IC del 95%: 0,61 a 0,88]). Hubo pruebas de que la EED mejoró la precisión en comparación con la EPM (p = 0,02) cuando se incluyeron todos los estudios en el análisis, pero este resultado no fue significativo cuando se excluyeron los estudios que no evitaron la verificación parcial o usaron un umbral del estándar de referencia de ≥70% de estenosis (p = 0,09).

Share/Save