Preservación versus neurectomía electiva del nervio ilioinguinal para la cirugía abierta de la hernia inguinal con malla

La reparación de la hernia de la ingle es uno de los procedimientos realizados con mayor frecuencia en todo el mundo. El dolor crónico de la ingle es una complicación común posterior a la reparación de la hernia de la ingle y se ha informado que alcanza el 69% de los pacientes. El daño al nervio ilioinguinal (uno de los tres nervios que atraviesa el área de la ingle) se ha considerado la causa más común del mismo y generalmente se relaciona con el daño nervioso intraoperatorio (durante la cirugía) o posoperatorio (cualquier momento después de la cirugía). Diversos estudios durante el último decenio han revelado que si el nervio se corta deliberadamente durante la reparación abierta de la hernia, las tasas de dolor de la ingle son mucho menores que cuando se preserva el nervio, aunque existen muchos otros estudios que informan lo contrario. Esta revisión examina los efectos de la escisión deliberada del nervio ilioinguinal sobre las tasas del dolor crónico de la ingle y también los efectos adversos de dicha escisión nerviosa en cuanto al adormecimiento de la ingle, la pérdida de sensación o la disfunción sexual.

Se identificaron cinco estudios controlados aleatorizados, todos ellos de baja calidad metodológica. En total se identificaron 1189 pacientes, de los cuales 591 pacientes fueron sometidos a la escisión deliberada del nervio ilioinguinal y 598 a la preservación del nervio. El dolor crónico de la ingle fue significativamente menor seis meses después de la neurectomía electiva en comparación con la preservación del nervio. Esto no se reflejó a los 12 meses. No hubo diferencias entre los grupos en cuanto al adormecimiento de la ingle a los seis meses o 12 meses. Es comprensible que haya posibilidades significativamente mayores de pérdida de la sensación del tacto en la ingle a los seis meses y a los 12 meses cuando se realiza la resección electiva del nervio. Sin embargo, esto no tuvo ningún efecto sobre la calidad de vida de los pacientes a los 6 meses y a los 12 meses. Los resultados anteriores se reflejaron sobre la puntuación de dolor (escala analógica visual) a los 12 meses, con menos dolor después de la neurectomía. Sin embargo, estos datos deben interpretarse con cuidado en el sentido estadístico en vista del intervalo de confianza más amplio. En términos generales, esta revisión mostró beneficios a corto plazo de la escisión del nervio en cuanto a la reducción del dolor de la ingle a los seis meses, a expensas de la pérdida de dolor y de la sensación del tacto.

Conclusiones de los autores: 

El dolor crónico de la ingle fue significativamente menor a los seis meses después de la neurectomía electiva del nervio ilioinguinal durante la reparación abierta de la hernia inguinal, aunque no se observó ninguna diferencia en comparación con el grupo de preservación del nervio al año. El dolor generalmente disminuye alrededor del período de un año lo cual defiende claramente la necesidad de esperar al menos un año antes de planificar cualquier tratamiento quirúrgico para el dolor crónico de la ingle. Hubo un riesgo casi siete veces mayor de pérdida de la sensación del tacto observado seis meses después de la neurectomía electiva en comparación con la preservación nerviosa. Se observó que el mismo se redujo casi tres veces a los 12 meses, lo cual no tuvo ningún efecto sobre la calidad de vida entre los grupos. Teniendo en cuenta que estos datos corresponden a los resultados a corto plazo de los estudios, debe establecerse la conclusión de que la neurectomía deliberada, aunque es beneficiosa a corto plazo (6 meses) en cuanto a la reducción del dolor, no logra ofrecer beneficios al año en comparación con la preservación del nervio. Además, la neurectomía ilioinguinal puede dar lugar a un cambio sensitivo persistente un año después de la herniorrafia inguinal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor crónico de la ingle o “inguinodinia” es una complicación potencialmente invalidante posterior a la reparación de la hernia inguinal con malla realizada comúnmente. Se ha informado que las razones de dicho dolor crónico de la ingle comúnmente se deben al daño nervioso perioperatorio o a la fibrosis posoperatoria, que causa atrapamiento nervioso. A pesar de los adelantos en el tratamiento quirúrgico de las hernias inguinales, la incidencia del dolor crónico de la ingle sigue en aumento. Entre los pacientes que se presentan a la consulta con dicho dolor crónico, la mayoría logra un alivio incompleto del dolor o presenta dolor persistente, lo cual lo hace un trastorno iatrogénico significativamente difícil tanto para diagnosticar como para tratar. Aunque la enseñanza tradicional ha reservado la preservación del nervio inguinal como la mejor forma de evitar el dolor crónico de la ingle, los estudios de cohortes recientes han mostrado mejores resultados con la escisión deliberada del nervio ilioinguinal. Es importante destacar que los ensayos controlados aleatorios que comparan la preservación con la escisión deliberada del nervio ilioinguinal han mostrado resultados contradictorios.

Objetivos: 

Comparar los datos de la preservación versus neurectomía electiva del nervio ilioinguinal, para establecer una conclusión sobre la mejor forma de tratar el nervio durante la reparación abierta de la hernia inguinal con malla. También se desea estudiar los efectos sensitivos y los cambios en la calidad de vida después de dicha escisión electiva del nervio ilioinguinal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en todas las principales bases de datos electrónicas (MEDLINE, EMBASE, CENTRAL, CINAHL, CURRENT CONTROLLED TRIALS) septiembre 2010.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios que compararan la preservación versus neurectomía electiva del nervio ilioinguinal durante la reparación abierta electiva de la hernia inguinal con malla en pacientes adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron los datos en una hoja de obtención de datos especialmente diseñada. Las variables continuas fueron analizadas mediante la diferencia de la medias ponderada (DMP) proporcionada, se publicaron la media y la desviación estándar. De lo contrario, análisis descriptivos se llevaron a cabo. Las variables binarias se presentan como Odds ratio.

Resultados principales: 

Cinco ensayos (de baja calidad metodológica) cumplieron con los criterios de inclusión.

Tools
Information
Share/Save