Tratamiento antiséptico (clorhexidina) para la prevención de la caries dental en niños y jóvenes

Pregunta de la revisión

Esta revisión examinó la efectividad de los barnices y los geles que contenían clorhexidina para prevenir la caries dental en niños y jóvenes.

Antecedentes

La caries dental es una enfermedad muy frecuente que con el transcurso del tiempo destruye la superficie del diente. Se ha calculado que afecta hasta el 80% de las personas en los países de ingresos altos y, a pesar de ser prevenible mediante la higiene bucodental y medidas alimentarias y la administración de agentes como el fluoruro que reducen el riesgo de caries, es probable que aún sea un problema, especialmente en los países de bajos ingresos. La caries dental puede dar lugar a dolor e infección y en los niños pequeños, puede requerir tratamiento en el hospital bajo anestesia general. Además de causar ansiedad y dolor, puede provocar que el niño o el joven se ausente de la escuela y que sus padres o cuidadores tengan que perder horas de trabajo, con posibles pérdidas de ingresos y costes extra. La prevención de la caries dental es más sencilla y posiblemente más barata que esperar hasta que ocurra y luego necesite un tratamiento amplio.

La caries dental es en gran parte prevenible y hay varias cosas que pueden ayudar: el lavado de dientes con una crema dental fluorada dos veces al día, la reducción de la cantidad y el número de veces que se ingiere azúcar en el día y tomar agua que contenga fluoruro (embotellada o del grifo, según donde se viva).

La caries dental ocurre cuando ciertos tipos de bacterias (gérmenes) en la boca, como el Streptococcus mutans, producen ácidos a partir del azúcar que se ingiere, que disuelve el esmalte duro que recubre los dientes. El tratamiento antiséptico químico clorhexidina es muy exitoso para destruir estas bacterias y se puede utilizar con seguridad en el domicilio en forma de gel, espray, chicle, dentífrico o enjuague bucal. Alternativamente, un dentista puede aplicar la clorhexidina como un barniz a la superficie de los dientes.

Características de los estudios

Las pruebas de esta revisión, realizada a través del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group), se actualizaron hasta el 25 de febrero de 2015. Se encontraron ocho estudios adecuados para su inclusión en esta revisión. En los estudios participaron 2876 niños desde el nacimiento hasta los 15 años de edad con riesgo moderado a alto de caries dental. Seis de los estudios consideraron los efectos de la aplicación por los profesionales dentales de diferentes concentraciones de barnices de clorhexidina a los dientes de los niños pequeños, los dientes permanentes o ambos tipos de dientes en niños y adolescentes. Los otros dos estudios consideraron los efectos del gel de clorhexidina aplicado por los padres en los dientes de los niños pequeños. No hubo estudios que examinaran otros productos que contienen clorhexidina como esprays, dentífricos, chicles o enjuagues bucales.

Resultados clave

Los resultados no proporcionaron pruebas de que el barniz o el gel de clorhexidina reduzcan la caries dental o las bacterias que promueven la caries dental. Los estudios no evaluaron otros resultados como el dolor, la calidad de vida, la satisfacción de los pacientes o los costos directos e indirectos de las intervenciones. Cuatro estudios midieron los efectos secundarios y no encontraron que ocurrieran.

Calidad de la evidencia

Debido a la falta de estudios adecuados y a la preocupación por el posible sesgo de los estudios incluidos, las pruebas son de muy baja calidad. Como resultado, no es posible concluir si la clorhexidina es eficaz para prevenir la caries dental en los niños o adolescentes, comparada con placebo (un sustituto inactivo para la clorhexidina) o ningún tratamiento. Se necesitan estudios de investigación futuros sobre la administración de clorhexidina para prevenir la caries dental, que deberían considerar los dientes primarios y permanentes y evaluar otros productos que contienen clorhexidina que se pueden utilizar en el domicilio como los dentífricos o los enjuagues bucales.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pocas pruebas de los ocho ensayos sobre barnices y geles incluidos en la presente revisión que apoyaran o rechazaran la afirmación de que la clorhexidina es más eficaz que el placebo o ningún tratamiento para la prevención de la caries o la reducción de los niveles de estreptococos mutans en niños y adolescentes. No hubo ensayos sobre otros productos que contienen clorhexidina como los esprays, los dentífricos, los chicles o los enjuagues bucales. Se necesitan estudios de investigación de alta calidad adicionales, en particular que evalúen los efectos sobre la dentición primaria y permanente y que utilicen otros productos orales que contienen clorhexidina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La caries dental es una enfermedad frecuente que es prevenible mediante la reducción de la ingesta dietética de azúcares libres y el uso de productos tópicos con fluoruro de sodio. Un agente antibacteriano conocido como clorhexidina también puede ayudar a prevenir la caries. Hay varias preparaciones con clorhexidina que se utilizan sin prescripción y se administran profesionalmente, en diversas formulaciones y concentraciones. Aunque las revisiones anteriores han concluido que algunas formulaciones de clorhexidina pueden ser eficaces en los niños para inhibir la progresión de la caries establecida, actualmente hay falta de pruebas que respalden o rechacen un efecto beneficioso de su uso para prevenir la caries dental.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los productos orales que contienen clorhexidina (dentífricos, enjuagues bucales, barnices, geles, chicles y esprays) sobre la prevención de la caries dental en niños y adolescentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas electrónicas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) (25 febrero 2015), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; 2014, número 12), MEDLINE vía OVID (1946 hasta el 25 febrero 2015), EMBASE vía OVID (1980 hasta el 25 febrero 2015) y en CINAHL vía EBSCO (1937 hasta el 25 febrero 2015). Se hicieron búsquedas manuales en varias revistas sin aplicar restricciones de idioma en la búsqueda. Después de retirar las citas duplicadas, las búsquedas electrónicas recuperaron 1075 referencias de estudios.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) de grupos paralelos que compararon los efectos preventivos de la caries de los geles, dentífricos, barnices, enjuagues bucales, chicles o esprays de clorhexidina entre sí, placebo o ninguna intervención en niños y adolescentes. Se excluyeron los ensayos con intervenciones combinadas de clorhexidina y fluoruro o las comparaciones entre intervenciones con clorhexidina y fluoruro.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos de los ensayos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los desacuerdos se resolvieron mediante consenso. Cuando fue necesario, se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener aclaraciones o información adicional de los estudios. El número de estudios incluidos apropiados para el metanálisis fue limitado debido a la diversidad clínica de los estudios incluidos con respecto a la edad, la composición de la intervención y la variación en las medidas de resultado y el seguimiento. Cuando no fue posible realizar el metanálisis, se decidió presentar una síntesis narrativa de los resultados.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ECA que evaluaron los efectos de los barnices de clorhexidina (concentración 1%, 10% o 40%) y el gel de clorhexidina (0,12%) en los dientes primarios o permanentes, o ambos, de niños desde el nacimiento a los 15 años de edad al comienzo del estudio. Los estudios asignaron al azar a 2876 participantes, de los que se evaluaron 2276 (79%). Seis estudios se consideraron con riesgo alto de sesgo general y dos estudios con riesgo incierto de sesgo general. La evaluación del seguimiento varió de seis a 36 meses.

Seis ensayos compararon el barniz de clorhexidina con placebo o ningún tratamiento. Fue posible agrupar los datos de dos ensayos en la dentición permanente (un estudio utilizó clorhexidina al 10% y el otro al 40%). Lo anterior dio lugar a un aumento del DMFS en el grupo de barniz de 0,53 (intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,47 a 1,53; dos ensayos, 690 participantes; pruebas de muy baja calidad). Solamente un ensayo (barniz de clorhexidina en concentración al 10%) proporcionó datos utilizables para los niveles elevados de estreptococos mutans > cuatro con CR 0,93 (IC del 95%: 0,80 a 1,07; 496 participantes; pruebas de muy baja calidad). Un ensayo midió los efectos adversos (por ejemplo, úlceras o tinción de los dientes) e informó que no hubo; otro ensayo informó que no se observaron efectos secundarios del tratamiento. Ningún ensayo informó sobre el dolor, la calidad de vida, la satisfacción del paciente o los costes.

Dos ensayos compararon el gel de clorhexidina (concentración al 0,12%) con ningún tratamiento en la dentición primaria. La presencia de nuevas caries produjo un intervalo de confianza del 95% compatible con un aumento o una disminución de la incidencia de la caries (CR 1,00; IC del 95%: 0,36 a 2,77; 487 participantes; pruebas de muy baja calidad). De manera similar, los datos de los efectos del gel de clorhexidina sobre la prevalencia de estreptococos mutans no fueron concluyentes (CR 1,26; IC del 95%: 0,95 a 1,66; dos ensayos, 490 participantes; pruebas de muy baja calidad). Ambos ensayos midieron los efectos adversos, pero no observaron que ocurrieran. Ninguno de estos ensayos informó otros resultados secundarios como las medidas de dolor, la calidad de vida, la satisfacción de los pacientes o los costes directos e indirectos de las intervenciones.

Tools
Information
Share/Save