Quimiorradioterapia para el cáncer de cuello de útero: resultados de un metanálisis

Las mujeres que presentan un cáncer de cuello de útero demasiado grande para ser eliminado por cirugía o que se ha diseminado a los tejidos alrededor del cuello del útero (a menudo llamado cáncer de cuello de útero localmente avanzado) se pueden tratar con radioterapia (tratamiento con rayos X). También podrían recibir quimioterapia (tratamiento farmacológico) junto con la radioterapia. A lo anterior se le llama quimiorradioterapia (o quimiorradiación). Esta revisión encontró 18 ensayos controlados aleatorizados (ECA) realizados en muchos países. Los resultados de la revisión mostraron que las pacientes que recibieron quimiorradioterapia para el cáncer de cuello de útero tuvieron una mayor probabilidad de vivir más tiempo que las mujeres que recibieron sólo radioterapia. Cinco años después de ser tratadas, 66 de cada 100 mujeres que recibieron quimiorradioterapia todavía estaban vivas, en comparación con 60 de cada 100 mujeres que recibieron radioterapia. Las mujeres que recibieron quimiorradioterapia también tuvieron menos probabilidades de que el cáncer regresara o se diseminara a otras partes del cuerpo. La quimiorradioterapia ayudó a todas las pacientes, incluso a las que presentaban tumores más grandes o tumores que se habían diseminado más. Además, todos los diferentes fármacos que se habían utilizado en los ensayos (cisplatino, 5-fluorouracilo o mitomicina C) ayudaron a que las pacientes vivieran más tiempo o evitaron que el cáncer regresara o se diseminara. Algunos de los efectos secundarios a corto plazo fueron peores en las pacientes que recibieron quimiorradioterapia. Habitualmente los médicos pueden ayudar a las pacientes a enfrentar los efectos secundarios a corto plazo de su tratamiento. Desafortunadamente no hubo suficiente información para asegurar si los efectos secundarios a largo plazo son peores o no con la quimiorradioterapia.

La revisión también pareció mostrar que las pacientes que reciben quimioterapia extra (después de haber recibido quimiorradioterapia) viven más tiempo que las que sólo reciben quimiorradioterapia. Sin embargo, los investigadores están menos seguros acerca de estos resultados e indican que se necesitan nuevos ECA para determinar si administrar quimioterapia extra es mejor o no en las pacientes con cáncer de cuello de útero.

Conclusiones de los autores: 

Estos resultados confirman las recomendaciones de la alerta del NCI, pero también demuestran su aplicabilidad a todas las pacientes y un beneficio de la quimiorradioterapia sin platino. Además, aunque estos resultados indican un beneficio adicional de la quimioterapia adyuvante, este hecho se debe probar mediante ECA.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Después de que en 1999 el National Cancer Institute (NCI) emitió una alerta clínica, la quimiorradioterapia se ha utilizado ampliamente para tratar a las pacientes con cáncer de cuello de útero. Dos revisiones sistemáticas posteriores encontraron que la interpretación de los beneficios fue complicada y algunas preguntas clínicas importantes permanecieron sin respuesta.

Objetivos: 

Se inició un metanálisis mediante la búsqueda de datos actualizados de pacientes individuales (DPI) de todos los ensayos controlados aleatorizados (ECA) para evaluar el efecto de la quimiorradioterapia sobre todos los resultados. Se planificaron análisis para investigar si el efecto de la quimiorradioterapia difirió según las características de los ensayos o de las pacientes.

Estrategia de búsqueda (: 

Las búsquedas en MEDLINE, LILACS y CANCERLIT se complementaron con información proveniente de registros de ensayos, mediante la búsqueda manual en actas de reuniones relevantes, así como mediante la discusión con autores de ensayos y organizaciones pertinentes. Las búsquedas se actualizaron hasta octubre de 2009.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles para inclusión ensayos publicados y no publicados siempre que las pacientes hubieran sido asignadas al azar a radioterapia (con o sin cirugía) versus quimiorradioterapia concomitante (con o sin cirugía), que el método de asignación al azar impidiera el conocimiento previo del tratamiento asignado y que el ensayo hubiera completado el reclutamiento de las pacientes antes de la fecha de los análisis finales.

Obtención y análisis de los datos: 

Se realizó un metanálisis cuantitativo con información actualizada de las pacientes individuales de todos los ECA disponibles. Se buscaron los datos de todas las pacientes asignadas al azar en todos los ensayos elegibles. Se obtuvo información actualizada sobre la supervivencia, la recidiva y la fecha del último seguimiento. Para evitar posibles sesgos se solicitó información de todas las pacientes asignadas al azar, incluidas las que se habían excluido de los análisis originales realizados por los investigadores.

Resultados principales: 

Se identificaron 18 ensayos y 15 fueron elegibles para inclusión en el análisis principal. Sobre la base de 13 ensayos que compararon quimiorradioterapia versus la misma radioterapia, hubo una mejoría del 6% en la supervivencia a los cinco años con la quimiorradioterapia (cociente de riesgos instantáneos [CRI] 0,81; p < 0,001). En dos ensayos adicionales en los cuales la quimioterapia se administró después de la quimiorradioterapia se observó un beneficio mayor en la supervivencia. Hubo un beneficio significativo en la supervivencia en el grupo de ensayos que utilizaron quimiorradioterapia con platino (CRI 0,83; p = 0,017) y sin platino (CRI 0,77; p = 0,009), pero no se observó evidencia de una diferencia en el tamaño del beneficio según la dosis o el esquema de radioterapia o quimioterapia. La quimiorradioterapia también redujo la recidiva local y distante, la progresión y mejoró la supervivencia libre de enfermedad (SLE). Se indicó una diferencia en el tamaño del beneficio en la supervivencia según el estadio del tumor, pero no entre otros subgrupos de pacientes. La toxicidad hematológica y gastrointestinal aguda aumentó con la quimiorradioterapia, pero los datos fueron demasiado escasos para realizar un análisis de la toxicidad tardía.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save